sábado, noviembre 27, 2021
spot_img
InicioCrónicas de conciertosDECIBELIOS + TRES POLLOS (Sala Gruta 77, 28 abril 2017)

DECIBELIOS + TRES POLLOS (Sala Gruta 77, 28 abril 2017)

Se prometía en la Gruta una noche que más que de concierto podríamos calificar de auténtica fiesta. Los Tres Pollos empezaron su descarga a las doce menos cuarto cuando en la Gruta 77 todavía no se había concentrado demasiado público con “De Tarifa a Castellón”, aunque al poco tiempo se iría llenando la sala de gente con muchas ganas de marcha. Chavales, esa puntualidad… El trío madrileño Tres Pollos compuesto por Natxo, Bakali y Dani no se complica, lo suyo es ametrallar con un punk rock directo, sin florituras y cargado de diversión. El bajo potente empezó ejecutando la segunda canción del repertorio: “Kiev”, a la que se uniría para cantarla uno de los fans más entregados del grupo, que no tardó ni un microsegundo en subir al escenario. La oda a la “Mala vida” fue cantada por el bajista, el guitarrista y el batería. Una aún más trepidante cover de Motorhead rebautizada como “Lunático” y a continuación otra destacada canción del disco con el sello de la Potencial Hardcore “En la incubadora: “Kamikaze”. Especialmente coreada por los seguidores fue “Tiburones”, que previamente el grupo había dedicado a los “amigos del Partido Popular”. Hubo espacio también para el recuerdo a Leño por parte del bajista que canturreó la estrofa de Rosendo de “El tren”: “Si controlas tu viaje serás feliz”. Y tras “No me tiendas más la mano” el guitarrista se quedó a pecho lobo y el bajista se desabrochó más la camisa de los Ramones. Parece que estos chicos tienen cierta tendencia al despelote. Con el ambiente más caldeado atacaron la coreable canción “Siberia”.

A partir de ese momento, la banda abordó una serie de covers de conocidas canciones de rock estatal: el guitarrista entonó el “Salve” con la nariz tapada para recrear mejor el tono de Evaristo Páramo. En esta canción anticlerical, se subirían unos amigos de la banda a cantar el popular tema de La Polla Récords, después abordaron “Lola” de los Cicatriz y “Mario (Encima del armario)” de Siniestro total. Volvieron a echar mano de su disco “En la incubadora” para rematar la actuación con “Tarifados”, “No kiero verte!!” y “Medio pollo”. Nos quedó la sensación de que esta es una banda muy querida, apreciada por sus seguidores y que aún puede dar mucho más de sí. En “Diario de un rockero” les deseamos un gran éxito tras otro.

Llegó el turno de los míticos Decibelios, aunque debemos especificar que el cantante Fray se ha rodeado de nuevos músicos para recrear los temazos de una banda mítica, irrepetible, nada menos que la banda que introdujo la música oi en España. ¿Estarían a la altura los nuevos Decibelios? Bueno, pues hay que decir que el grupo empezó interpretando una pieza instrumental blues y Fray saltó a las tablas unos instantes después que el resto de la banda con muchísima fuerza, como lo que es: un animal de directo. Ataviado con una peluca con tupé y pastillas y gafas de sol como los imitadores de Elvis en Las Vegas, hacía su papel para gran entretenimiento de público cantando “Rock del fiambre”. El repertorio no podía ser mejor, compuesto en gran parte por los temazos del popular disco “Caldo de pollo” que levantó pasiones: la pegadiza y cañera “Piara indecente” (Paletas al poder!), la ultrarápida “Fill de puta”, “Sóc un upstart”, “Local 15 visitante 0” o “Botas y tirantes” (dedicada a Edu, un gran amigo de la Fray) o “Matar o morir” (dedicada a una persona que murió asesinada por militares). La banda que acompaña a Fray funcionó perfectamente: se mueven mucho, brincan, pegan patadas al aire, ejecutan perfectamente las canciones y las cantan, miran con complicidad al público y mantienen un continuo y mutuo feedback con la hinchada. Por su parte los seguidores más activos se animaron a subir al escenario y saltar a las primeras filas, otros bailaban pogo en la pista y otros entonaban los cantos de la banda como el “Mooooooolinera, ahaha, ehehe, ohoho” que preludia el “Voca de Dios”. Y más canciones esperadas, como “Barna 92”.

Fray comió grandes billetes de papel mientras denunciaba “¡Así es como nos hacen comulgar!”, luego dio a comulgar con ellos a la banda y al público y comprobamos que los billetes eran de pan de ángel. No podía faltar “Seminarista y los boy scouts” durante la que Fray se puso de rodillas y se flageló la espalda con una cuerda imaginaria. Tampoco se olvidaron de la formidable “Ningún nombre de mujer” con el gran acompañamiento del saxo, ni por supuesto del tema estrella de la banda “Voca de Dios” (Fray espoleaba al saxofonista a grito de “¡Mata cabrón, mata!”) que fueron de los más celebrados. Muchos gritos de júbilo ante la entrada de los ritmos caribeños de “Vacaciones en el Prat” y fuertes coreos de las estrofas del temazo. Fray animó a beber “Sangre dorada” con su cerveza en alto y ejecutaron más ritmos jamaicanos con “Que cante Figueras”, el ska que denuncia la falsedad “Camaleón”, un tema muy simple pero cargado de sentimiento: “Mi barrio”, el ska con tintes de pasodoble dedicada a Julio “Estos macarrones aún no están hechos”, dedicada al pueblo saharui con la bandera del Sáhara desplegada por Fray “Viento de libertad”, la rápida “Exploited Klimbers” y la coreable “Oi! Oi! Oi!”. Llegando al final del repertorio Fray animó a subir al escenario a todo el mundo, por lo que se congregó sobre las tablas de la Gruta 77 un número considerable de seguidores de la banda mientras sonaba “Kaos”. Con el escenario de nuevo despejado de hinchas, siguieron con la cachonda y pegadiza “Boina” y remataron con la oda a la botella de alcohol “Canción de cuna”.

Muy a gusto se debía sentir Fray con la hinchada madrileña ya que decidió añadir unos bises que no estaban previstos como “Botas y tirantes”, “Voca de Dios” (Bonus escogido por una muchacha entre las primeras filas), “Vacaciones en el Prat” y se despidieron definitivamente con “Ningún nombre de mujer”.

Por nuestra parte, aunque esta no sea la formación original de Decibelios pensamos que Fray se ha rodeado de músicos a los que se les ve partícipes de la fiesta, que no son mercenarios musicales, sino que disfrutan con lo que hacen y son muy competentes y efectivos, por lo que repetiremos próximos conciertos de Decibelios sin lugar a dudas.

Crónica por: Miguel A.R.
Fotos por Luis Miguel del Campo

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here