Sínkope saca su decimosegundo álbum, con ya veintisiete años de duración de la banda. Este nuevo disco recibe el nombre de “El Parque de los Poetas” y salió a la venta el 1 de diciembre de 2017. Habiendo sacado en 2016 su exitoso doble CD+DVD en directo, “¡¡¡Gracias!!!”, vuelven a demostrar que están en su mejor momento. Este grupo creado en la comarca de La Serena (Badajoz) siempre ha sido fiel al rock urbano y a las letras con aire poético.

Nos encontramos con un formato tríptico con imágenes en las que vemos como se destruye un bosque, que da a entender que nos estamos cargando el planeta. En la primera parte hallamos el libreto con las doce canciones que contiene el disco.
“El Parque de los Poetas” es un disco con una hora y pico de duración, un poco largo comparado como es habitual, y doce temas.

El Cd abre con “Los Bichos que Alimento”, una canción potente que cobra vida rápidamente y la que tiene una gran combinación entre la melodía y la poesía. La segunda es “El que Mata la Vergüenza”, entra a romper. Habla sobre aquello que empieza de una forma y acaba torciéndose; tiene una gran potencia. “Mi Barca y mi Mar” es el single y el primer videoclip del álbum. Tiene un ritmo más calmado aunque va subiendo, esto hace que destaque ante los anteriores. A continuación, llega la canción que da nombre al disco “El Parque de los Poetas (Construcciones la Ruina)”. Este tema esconde un gran mensaje: “Aquí antes había un parque; el Parque de los Poetas, pero construyó “La Ruina” y se fue tó a hacer puñetas, tó a hacer puñetas”. Da a entender que cada vez más los humanos nos cargamos la naturaleza para pensar en nosotros mismos y construir para ganar.

Quinta, “No me Desates” empieza de forma pausada pero pronto sube por todo lo alto para liberar los demonios y sentimientos interiores. Llega ahora “La Tasca donde la Poesía es Bebía”. Habla sobre Caronte: un dios de la mitología griega encargado de transportar las almas de los difuntos hasta el más allá. En este tema Vito dice que no tiene miedo para cruzar ese lugar. En cuanto a el ritmo es mas calmado y da un tono de melancolía. Seis minutos y cuatro segundos es lo que dura “Pan de Besos”, donde participa Lorenzo Gonzalez como voz y coros, una balada con carácter más dulce y coros bastante marcados. Llegamos a la mitad del disco con “Y me da Mucha Rabia” y “En los Tejaos de los Gatos sin Maullidos”, que arrancan lentas con pena, pero pronto muestran mucha fuerza; expresan rabia sobre el medio ambiente.

“En Parihuelas”, un tema muy característico del grupo, ya que tiene fuerza y Vito luce su voz, no tiene nada que ver con el tema anterior. “Si Querer me va a Doler” penúltima y muy íntima, es un tema amoroso pero con sufrimiento. Se ve en el estribillo cuando dice: “La verdad es que no entiendo pa qué coño me enamoro si me engancho y paso mono y me matan los recuerdos…”, un estribillo que engancha desde el primer momento en el que lo escuchas, sin duda uno de mis favoritos. El LP se cierra con “Abriéndose un Claro”, un tema acústico y más triste cantado por Vito y Aurora Beltrán. Las dos voces se unen perfectamente a pesar de ser un tanto distintas.

También colabora Jesús Cuervo haciendo los coros en “Los Bichos que Alimento”, “El que Mata la Vergüenza” y “La Tasca Donde la Poesía es Bebía”.

Para la grabación y mezcla del disco se encargó Luis Miguel García, en los Sonak Studios & Live de Mérida, mientras que la masterización ha tenido lugar en los estudios Crossfade Mastering (Valencia), a cargo de Enrique Soriano.
A día de hoy la banda está formada por: Vito Iñiguez, voz; Miguel Álvarez, bajo; Alberto David, Guitarra; Woody Amores, guitarra, y Ferdi Hernández, batería.

Uno de los mejores disco que he escuchado, donde todas las canciones tienen algo y no se podría quitar a ninguna. Un Cd para no dejar de escuchar.

Itziar Donaire

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here