El pasado Jueves 23 de Noviembre del 2017, en céntrica sala Boite de Madrid, asistimos a la presentación del nuevo trabajo de Suevicha: «Burning Tales». Por si fuera poco, también hubo fiesta Jägermeister, del que nos bebimos unas probetas.

Después de unos años defendiendo su maqueta por todo el territorio, llegó el día de dar a conocer su primer álbum. Lo hicieron a base de bien, ya que lo interpretaron entero. A modo de intro “Burnning love” fue un gran acierto, su ritmo pausado y marcado, junto con el humo, la oscuridad en la sala, pese a tener como único foco de luz, el bombo de la batería, crearon un clima decadente idóneo para el inicio de una noche de stoner rock. El segundo aviso de lo que sería un gran concierto, lo dieron con “The wall”, donde destacó la estupenda voz de la vocalista. Ya con la tercera, “Banging”, el grupo madrileño se soltó la melena con una buena linea de bajo, una guitarra llamativa y una batería jugando con las intensidades de los golpes. El directo siguió adelante con otras grandes composiciones como “Screaming loud” y “Mirror and sand”, que terminaron de desatar al numeroso público, e hizo que éste respondiese con intensas ovaciones. Pararse a observar a las integrantes del grupo, era de lo más curioso debido al contraste de looks, y actitud entre ellas. Se pudo ver como los rizos perfectos de Tere (bajista), se movían levemente, mientras sostenía el peso instrumental sin apenas inmutarse. Luciendo su vestido de fiesta, con sus bailes cada vez más frecuentes, estaba Susie (vocalista), junto con su espectacular voz. Alba (guitarrista), y su estética grunge, principalmente por pasarse todo el concierto con los pelos en la cara, tampoco pasó desapercibida gracias al manejo de los trastes. Y Kal (batería), el latido del grupo, pura agresividad contenida en pro de la precisión. Probablemente son de mundos diferentes, pero juntas son música. Suevicha es una sucesión de canciones que te envuelven en sus tonos melancólicos, para marcarte y no dejarte escapar. Así lo siguieron demostrando con «Astral wave” y “Tequila”, canciones con las que completaron la presentación del disco, y momento en el cual, se acababa el concierto según el set-list. El público quería más y no se podían marchar sin tocar el más conocido hasta la fecha: “I don’t care”. Para despedirse tocaron “Hurricane”, tema inédito del combo femenino.

No se le puede pedir más, a una fría noche de un jueves, gran ambiente, mejor música y chupitos gratis.

Crónica por: Willy Copa.
Fotos por: Mikel Masa

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here