martes, octubre 26, 2021
spot_img
InicioCrónicas de conciertosUNDERGROUND KOMBUSTIBLE + CRIMSON SLAUGHTER + FEEL NO PAIN

UNDERGROUND KOMBUSTIBLE + CRIMSON SLAUGHTER + FEEL NO PAIN

El 18 de marzo acudimos a los lejanos e inhóspitos locales de ensayo Rock & Pop. Sus instalaciones disponen de una sala con escenario y condiciones de sonido y luces suficientes para ofrecer conciertos a un nivel más que aceptable. Pero su lejanía y la ausencia de zonas de ocio alrededor, hace que sea un lugar poco frecuentado. Sin embargo, más de 60 personas se dieron cita allí para disfrutar de tres bandas de metal, dispuestas a demostrar lo que saben hacer. La apertura de puertas estaba prevista a las 21:00, pero hasta las 22:00 no saltaría al escenario la primera formación.

Contra todo pronóstico, los encargados de abrir la noche fueron Underground Kombustible, los canarios encabezaban el cartel, pero no tuvieron remilgos a la hora de ser los primeros en calentar la sala. Su estilo cabalga entre el Groove Metal y un Rock macarra con toques sureños, todo ello acompañado por una voz en castellano que sin grandes alardes, pero con solvencia y elegancia, nos hace viajar a través de canciones con las que hacer mucho headbanging y corear sin complejos. Esta faceta del grupo está especialmente cuidada, ya que guitarrista y bajo hacen uso de los coros de forma precisa y efectiva durante todo el show. El batería sudó la camiseta durante todo el recital, dando intensidad a las canciones y haciendo que los platos se cayeran de la plataforma varias veces, ante el vendaval de mamporrazos que propinaba. Entre tema y tema el cantante hacía gala de su carisma, sobrio pero descarado, honesto pero jocoso. Durante el recital hubo hueco para un guiño a Black Sabbath, tiempo para que el cantante de Hell’s Fire (Big Mario) se subiera a las tablas en la canción “Manduka” y espacio para un momento Thrash Metal en la canción “Vendetta”, provocando el primer mosh pit de la noche. A lo largo del concierto, la banda demostró estar perfectamente engrasada y conjuntada, rayando a un nivel profesional. Finalizaron con su tema “Loco Hey”, fácilmente coreable y disfrutable por todos los presentes. Un notable concierto de una banda con grandes dosis de actitud, que ojalá tenga más oportunidades de actuar a lo largo de la Península en el futuro.

A las 23:15 comenzó el concierto de Crimson Slaughter. Los madrileños lo tienen claro. Quieren hacer Thrash Metal. Y no se van a romper mucho la cabeza para ello. Grandes dosis de energía y “tupa tupas”, que hicieron las delicias de los amantes del género. Pudimos disfrutar de sonidos similares a Slayer o Exodus, que ofrecieron los encargados de las cuerdas, dando caña a sus guitarras y bajo BC Rich. Además presentaron a su nuevo batería. En “Wretch God” atendimos al único breakdown del concierto. Y luego más de lo mismo, mucha caña para hacer mosh pits como putos locos, ritmos rápidos de batería que hacían caer de nuevo los platos al suelo. La verdad es que un servidor se iba aburriendo un poco, aunque hay que reconocerles que son una banda muy compacta, de una juventud y espontaneidad envidiables. Me sorprendieron con un solo de bajo, justo al final de un tema nuevo que nos ofrecieron, uno de los mejores para mi gusto. Poco más que añadir, una joven banda que tendrá que encontrar su propio estilo en un futuro, si no quiere diluirse entre las decenas de bandas del género. Técnica y ganas les sobran.

Más allá de las 00:00 y con el público un poco cansado ya, hacían acto de presencia Feel No Pain. Banda de Thrash Metal también, pero con un punto más melódico, recordándonos a ratos a los primeros Metallica o a Megadeth. Su bajo de cinco cuerdas le daba un punto especial a la base rítmica, menos acelerada y frenética que en el anterior grupo, pero igualmente efectiva y más rica en matices. Se dejó notar algo de descoordinación entre los miembros del grupo, quizá fuera fruto del cansancio, las prisas… o simplemente no tuvieron su noche. Aún así ofrecieron un recital muy digno, cabe destacar un tema que estrenaron esa noche “The Lonely Path”, con medios tiempos y un rollo más Groovie que invitaba al headbanging. Los dos guitarristas hicieron uso de sus voces durante el concierto, dando cierto dinamismo a los temas. Para terminar interpretaron dos versiones bastantes dignas de “Whiplash” de Metallica y “Reign in Blood” de Slayer. Una guinda final que hizo que los asistentes echaran el resto en el último mosh pit de la noche.

En resumen un buen combo de conciertos que fueron de más a menos (sin referirnos a la velocidad y la distorsión), pero que mereció la pena presenciar. Y que demuestra de nuevo la buena salud de la música metal y rock en España, a pesar de la escasa presencia en las salas.

Crónica por: Esteban Muñoz

Fotos por: Noe Lence

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here