InicioCrónicas de conciertosBLAZE BAYLEY + ABSOLVA Madrid (Sala Moby Dick)

BLAZE BAYLEY + ABSOLVA Madrid (Sala Moby Dick)

Vibrante homenaje a la doncella

Vibrante y apasionado show el que nos ofreció el entrañable y sexagenario cantante británico Blaze Bayley, que obtuvo su mayor foco mediático entre los años 1994 y 1999, como vocalista de Iron Maiden, dejando grabados dos discos como: «The X Factor» y «Virtual XI». Con motivo de la celebración de los 30 años de su paso por la doncella de hierro, nos visitaba en Madrid como cierre de la gira que le ha llevado por varias ciudades españolas.

Abrían su actuación la banda procedente de Manchester Absolva, que llevan funcionando desde 2012 y atesoran seis álbumes de estudio y uno en directo. Una banda muy solvente que domina todas las claves del heavy metal más tradicional y puro que tanto nos gusta y que protagonizó una actuación impecable que entusiasmó y satisfizo a la mayoría de los asistentes, que cuando empezaron ya abarrotaban la sala Moby Dick.

La banda está comandada por los hermanos Appleton, Chris a la voz y guitarra solista y Luke a la otra guitarra, completando la banda el bajista Karl Schramm y el batería Martin McNee. Su presentación no daba lugar a dudas: “We are Absolva and play Heavy Metal”. Desde la inicial “Fire in the Sky”, que título a su último trabajo, salieron a darlo todo como una auténtica maquinaria perfectamente engrasada que sabe como funcionan los códigos del metal clásico, interactuando con el público y ejecutando cada tema de forma impecable.

Canciones como “Anthems to the Death”, “Never a Good Day to Die”, “Fistful of Hate” o “Side by Side”, mantenían a un público enchufado y eso que la mayoría no estábamos familiarizados con estas composiciones, pero ver como sonaban esos riffs matadores y como enganchaban sus estribillos nos hizo disfrutar muchísimo de su actuación.

Tras “Stand Your Ground”, miraban a sus inicios con “Code Red”, un corte de su debut discográfico «Flames of Justice» publicado en 2012, para transitar después por terrenos más actuales con “Refuse to Die” y volver de nuevo a sus orígenes con “From Beyond the Light”, para concluir una potente e impecable actuación. Su repercusión en la venta de discos en el puesto de merchandising lo decía todo.

Un pequeño momento de descanso y Absolva volvían de nuevo al escenario, mientras alguien comentaba de forma jocosa que se habían hecho rogar con el tema de los bises. Para el profano en la materia, tenemos que apuntar que la banda es la que acompaña a Blaze Bayley e interpreta de forma sobresaliente sus canciones en la etapa de la doncella de hierro.

Tenemos que apuntar que Blaze estuvo unos meses retirado de los escenarios por un infarto y que tras pasar un periodo de descanso y recuperación, volvió con nuevos bríos y valorando la nueva oportunidad que le daba la vida, además dejando algún kilo de más en el camino.

Fue saltar al escenario y empezar coreando “oo-oo-ooh”, ese estribillo tan adictivo de “Lord of the Fly”, antes de empezar a sonar los instrumentos y ya tenía al público enganchado y de su parte. Lo cierto es que para cualquier seguidor del metal y sobre todo para los más fieles seguidores de Iron Maiden, poder escuchar las canciones de estos dos trabajos y con su vocalista original, en un escenario reducido y a sabiendas de que es poco probable que la doncella vuelva a tocarlas, es todo un placer que nos gusta disfrutar con cada concierto del de Birmingham en nuestra ciudad.

Con “Sign of the Cross”, el ambiente en la sala era inmejorable, los músicos de Absolva interpretaban cada tema con exquisita precisión y dejando lógicamente todo el protagonismo para el bueno de Blaze. Esos cambios de ritmos, esas guitarras dobladas y la participación del público creaban el clima necesario para explicar a cualquier persona ajena a este mundillo, las claves de esta música y la devoción de sus seguidores.

“Judgement of Heaven” nos dejaba las mejores sensaciones con el público cantando cada estribillo, mientras llegaba una efectiva “Fortunes of War”, dando paso después a “Virus”, una canción que salió en un single publicado en 1996 y que no aparece en ningún disco de Maiden, dejándola en el ostracismo y que se incluyó en el recopilatorio «Best of the Beast». En directo gana muchos enteros la verdad sea dicha y sobre todo con unos músicos como los que estaban sobre las tablas.

En la parte central del show, incluyó tres canciones de su carrera en solitario, que no es moco de pavo precisamente, aunque centrándose únicamente en el álbum «War Within Me», el último publicado, a la espera de su inminente «Circle of Stone”, que sale en unos pocos días. Un magnífico “Warrior”, “War Within Me” y “Pull Yourself Up” configuraron este mini set list dentro de la celebración maideniana, que encajó a la perfección con el resto del repertorio, al ser temas muy directos y coreables.

Y tocaba el turno de centrarse ahora casi al completo en el disco «Virtual XI», tras una primera parte centrada en «The X Factor», del que extrajeron una coreadísima “When Two World Collide”, “Lightning Strikes Twice”, proponiéndonos Blaze participar con él, para seguir con la más celebrada “The Clansman”, con esas líneas de bajo tan reconocibles y retumbando la sala al grito de “Freedom, freedom, freedom, freedom”, sin lugar a dudas el punto álgido de la noche.

En la parte final llegaba el guiño de Maiden a nuestra lengua con “Como estais amigos”, todo un homenaje al pueblo argentino y los soldados que murieron en 1982 en la guerra de las Malvinas, con unas líricas muy reflexivas y emocionales. A ritmo casi de speed metal llegaba la imprescindible “Man of the Edge”, último retazo de «The X Factor», para culminar otra extenuante y gratificante noche con “Futureal”.

Que alegría nos da que el cercano y amigable Blaze Bayley sigua manteniendo tan buen nivel vocal, haya recuperado su salud y derrochara amabilidad y simpatía con todos sus seguidores, para que nadie se quedara sin su foto con él, ni sus discos firmados. Volveremos a acudir a su próxima llamada como hemos hecho casi todas las veces que nos ha visitado en solitario. Todo un detallazo poner en su puesto de merchandising los discos firmados a 10 € y las camisetas a 20 €, logrando una venta masiva y dejando menos lastre para sus próximos bolos. Que aprendan muchos otros!

Crónica y fotos por: José Luis Martín

Si quieres ver más noticias como esta, visita nuestra sección Crónicas de conciertos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

DEUSES DO MALTE – MEIA PIPA

Seguimos dando caña a las catas comentadas. Hoy traemos un cerveza un poco espacial. Viajamos a Portugal con Deuses do Malte Meia Pipa. Deuses do Malte...