Madrid acogió al Maestro en una noche como fue la pasada 20 de diciembre. Y no podíamos despedir el año sin contar como Rosendo se despedía de los suyos en Wizink Center en una gira que ha llamado Gira Mi Tiempo Señorías… Y es que para la velada quiso que le acompañara su hijo, Rodrigo Mercado.

La noche madrileña que se avecinaba previa al fin de semana la abrió Rodrigo Mercado, quien aseguró durante su actuación que es un placer despedir a Rosendo, tocando para él y para el público de su padre. El artista había publicado su nuevo EP con Warner Music este año y lleva por título “Dame Voz”. Hizo su entrada saludando: “¡Buenas noches Madrid!”. De pronto dio comienzo el concierto y en la pantalla del escenario se proyectó una imagen con la silueta de perfil del artista. En ese momento empezó a sonar “Astro Rey”, en la cual en la versión en CD ha contado con Rosendo y Fito y Fitipaldis. El artista nos hizo un repaso de su música, en la cual se mezclan un sonido ligado al Reggae con cierto toque al Rock, Funk, Pop, Soul, e incluso Jazz, por la manera en la que ejecutaba el batería. Lo que si es cierto, es que el teclado estuvo bien presente en toda la actuación, deslumbrante como el solo adornaba cada melodía y le daba mucha armonía y dinamismo a cada tema. Rodrigo también tan agradecido, como aprendió a serlo del Maestro dijo entre palabras, que daba las gracias a todos/as los y las que se acercaron a verle, ya que no se lo esperaba. Además admira el buen rollo del público rockero, como así hizo saber. Sería la primera vez en la capital que tocase para tanta gente y en un gran escenario como ofrece Wizink Center. En canciones como “Sensible”“Brisa” el propio Rodrigo Mercado rapeaba con su voz. Finalmente fue una actuación de unos cuarenta y cinco minutos, donde interpretó unas nueve canciones para amenizar para lo que vendría después.

Después de este aperitivo llegó el grande, el Maestro, el inconfundible Rosendo Mercado. Para muchos es y seguirá siendo un referente del Rock Nacional y para otros una influencia y lo que les ha impulsado para querer dedicarse al Rock, a la música. Y seguirá siendo una leyenda viva del Rock, tras haber llevado 45 años sobre los escenarios. Rosendo y los suyos: Rafa J.Vegas al bajo y Mariano Montero a la batería, hicieron su entrada por la puerta grande a un recinto donde se había colgado el cartel de entradas agotadas, un Sold Out en toda regla y bien merecido. Comenzaron con “Aguanta El Tipo”. La configuración de los músicos en el escenario fue la más acertada, ya que la batería se posicionó en la parte derecha, lo que hizo que tuviera más visibilidad. Siguió con canciones como “Por Meter Entre Mis Cosas La Nariz” “Cada Día”. La actuación solo había hecho más que empezar. Rafa J. Vegas aprovechó a su favor el escenario, ya que se movía sobre este de un lado a otro con un cálido abrazo al incondicional. Después de “Cúrame de Espanto” todo el público se puso a aclamar a Rosendo a viva voz. Con “Mala Vida” el Maestro arrancó con una guitarra que rugía y bailaba un vals, junto con un mar de estrellas que en ese momento se proyectaba en la pantalla del escenario. Sin embargo, en “Y Dale” Rosendo y Rafa se trajeron un baile, en el que se movían hacia delante y atrás, siguiéndose entre sí muy sincronizados. Y en “Amaina Tempestad” el público cantaba el estribillo. Sin embargo, “El Tren de Leño fue presentada entre palabras en las que el propio Rosendo afirmaba que la escribió cuando era un chaval. Y no faltaron temazo y clásicos como: “Flojos de Pantalón”, “Masculino Singular”, “Pan de Higo”, “Navegando”, “Agradecido”, “Loco Por Incordiar” y “Maneras de Vivir”. Antes de tocar “Pan de Higo, Rosendo se dirigió a sus fans a sus seguidores, quienes estaban en el concierto para entre palabras despedirse, y dónde dijo que no le gusta hablar en público y menos las despedidas. Una de las frases que dijo fue: “Nos volveremos a ver en el cielo, cuando yo no esté”. Durante “Agradecido” se sucedieron imágenes de las diferentes portadas de los discos del Maestro y de los directos que grabó con Leño y Barricada. Hicieron un parón y se fueron del escenario tras interpretar “Maneras de Vivir” y con un público que se había venido arriba. En la pantalla del escenario se pudo ver proyectada la firma que el propio Rosendo muestra en la portada del disco “Loco Por Incordiar”. Poco después volvieron a escena y tocaron la canción que dio por terminado esta gran despedida, “Que Desilusión” y la firma seguía ahí. Con una cálida despedida se marcharon como un regalo para nuestros oídos. Fue un concierto que duró unas dos horas, haciendo un repaso por la carrera del Maestro y sin colaboraciones.

Fue una despedida por todo lo alto y muy viva, que quedará en el recuerdo, y con un Maestro muy agradecido en todo momento. La buena música no se olvida, se queda en el corazón.

Setlist:

  1. Aguanta El Tipo
  2. Por Meter Entre Mis Cosas La Nariz
  3. Cada Día
  4. Muela La Muela
  5. Cosita
  6. El Ganador
  7. No Dudaría (Antonio Flores)
  8. Cuando
  9. Cúrame de Espanto
  10. No Son Gigantes
  11. Mala Vida
  12. Y Dale
  13. Soy
  14. Amaina Tempestad
  15. Vergüenza Torera
  16. El Tren (Leño)
  17. Flojos de Pantalón
  18. Masculino Singular
  19. Pan De Higo
  20. Navegando
  21. Agradecido
  22. Loco Por Incordiar
  23. Maneras de Vivir
  24. Que Desilusión

Crónica por: Gloria A.B
Fotos por: Segundos Congelados

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here