Era Sábado 20 de Octubre y en Madrid se respiraba ganas de dejarse la voz y el cuerpo en la sala Mon Live con ¡El Noi del Sucre! en su gira de despedida previa al parón indefinido que, con mucha lástima, nos toca asimilar.

Las puertas se abrieron al público a las 19:30 horas, donde se escuchaba que se habían vendido entre 800 y mil entradas, por lo que, tanto la decisión de “entrar los primeros”, como la de “me quedo en la calle tomándolas antes de entrar” no fueron muy acertadas, pues el concierto no empezó hasta las 21 horas, exactamente; a unos nos tocó pasar la hora y media de espera dentro, sin poder salir, pero con buen sitio, mientras que los otros tuvieron que buscarse un pequeño hueco detrás.

Lo que estaba claro era que el público estaba impaciente por disfrutar, a lo bestia, de cada segundo.

El directo comenzó con fuerza y se mantuvo así o más punkarra aún durante todo el Show de los Noi, quienes repasaron sus 28 años de trayectoria punk en diferentes formatos musicales.
El set list mezclaba los clásicos de Los muertos de cristo (con temas como Lágrimas de sangre, Pan y circo, Dios salve al rey, Resistiré, Los gritos del silencio I y II o Abre los Ojos, entre otros) y los diferentes volúmenes de A mi manera, empezando con Los miserables, Ya no hay locos, Ave Fénix, Luces sobre Bagdad, Por quién doblan las campanas u Ojalá existiera dios.
Como era obligatorio y de esperar, no pudieron despedirse sin tocar Ni dios ni amo o El pasajero.

Con todo, la despedida y el repaso de los clásicos, el público estaba ferviente, desatado, sí había locos en el concierto. Brotaba energía por todas partes, pero también conciencia y lucha, pues no podían faltar alusiones a la necesaria unidad de la izquierda, contra la hipocresía del capitalismo o el siempre presente apoyo a Alfon que siempre se corea exigiendo su libertad.

Tras un show apoteósico, los Noi se iban despidiendo entre tema y tema y, con nostalgia, el final del concierto llegó a su hora, sobre las 23:15.

Como bien dijeron, el parón será indefinido, pero seguirán con diferentes proyectos, entre los que se encuentra la película en la que están inmersos donde utilizan Ya no hay locos como banda sonora de ésta.

Crónica por: Segundos Congelados
Fotos por: Luis Miguel del Campo

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here