martes, agosto 16, 2022
spot_img
InicioNoticiasNoticias destacadasRESEÑA SOUL MUSIC, de TERRY PRATCHETT

RESEÑA SOUL MUSIC, de TERRY PRATCHETT

¿Qué es la música con rocas dentro? ¿Qué tiene de especial esa guitarra? ¿Cómo se consigue olvidar? Todas estas preguntas las intenta contestar el ya difunto Terry Pratchett en su obra Soul Music. Y dirás “¿qué hacen en una web dedicada a conciertos de rock hablando de un libro?”. Pues sigue leyendo y lo entenderás.

Si no conoces a Terry Pratchett, te diré que fue un escritor magnífico que nos dejó en 2012, con una imaginación y humor desbordante que consiguió engancharnos a aquellos que buscábamos historias nuevas, originales y, porque no, divertidas. Terry, fue y es uno de los más brillantes escritores de fantasía, pero no la de brujería y espada clásicas, él usaba la fantasía como un medio para poner en el foco temas como el racismo, el machismo, la política, la muerte… Pero, también lo utilizaba para opinar de temas de la cultura contemporánea, y en la obra aquí reseñada, pone en evidencia que el rock es la música reina dela cultura moderna. Además, tiene una manera interesante de narrar pues sus protagonistas siempre andan en distintas localizaciones y momentos mientras todo sucede, uniéndose sus caminos al final de la trama en el acto final. Este estilo consigue mantenerte siempre atento y activo con la rotación de escenarios y sucesos, manteniendo un ritmo fresco en todo momento.

Pero bueno, vamos a situarnos un poco en el lugar donde se desarrolla su obra, todo lo que sucede en sus novelas se sitúa en el Mundodisco.
Y, ¿qué es el Mundodisco? Pues el sueño de cualquier terraplanista, como su nombre indica se trata de una sierra plana con forma de disco que tiene la peculiaridad de verse sostenida por 4 elefantes colosales que se sitúan sobre una gigantesca tortuga Gran A’tuin que navega por el universo con todo este peso sobre su caparazón. Es un mundo donde la magia está muy presente, con razas propias de la fantasía como enanos, trolls o un orangután bibliotecario, pero con un toque de mentalidad contemporánea que consigue que nos sintamos como en casa mientras estamos leyendo, a la vez extraño y familiar, pero siempre con ese toque mágico que hace cualquier cosa posible.

Y ahora vamos a ver de qué trata Soul Music.
*Esta reseña no contiene spoilers*

Esta historia comienza con un accidente y alguien viéndolo en la distancia ante la impotencia de no haberlo podido remediar, la Muerte (que en estas obras es un personaje más). Por otro lado, vamos a conocer a nuestro otro protagonista Buddy, procedente de Nellofselek (léase del revés), que tras unas idas y venidas en su aspiración como músico y tras perder su arpa, conseguirá una guitarra de una misteriosa tienda, este instrumento dotará al protagonista de una habilidad única para arrastrar a las masas a sus conciertos con su grupo con el que crea un nuevo género musical: la música con rocas dentro. Y no solo eso, sino que también crea el sentimiento rockero, el cual empieza a calar en las personas como una especie de hechizo que hace que hasta los magos cambien sus túnicas por el cuero y los pinchos. Y en todo este follón musical aparece Susan, una jovencita estudiante de un colegio para señoritas que recibe una labor tremendamente complicada: sustituir a la Muerte mientras esta permanece desaparecida. Y, ¿dónde está la Muerte? Pues recorriendo el mundo mientras intenta averiguar cómo borrar sus recuerdos. Todo ello terminará con un final apoteósico, con solo de guitarra incluido.

Es una obra llena de humor, referencias musicales e incluso crítica a la propia industria, poniendo en evidencia a los representantes que exprimen a sus estrellas. Pero también es un tema dedicado al olvido, más bien a querer olvidar, algo tremendamente difícil si tienes buena memoria y, a la vez, cómo nuestros recuerdos que nos persiguen nos convierten también en lo que somos (esto puede sonar complicado pero cuando lo leáis lo entenderéis mejor). Y, por supuesto, va sobre la música, sobre irse de gira, sobre los artistas obsesionados con el éxito hasta sus últimas consecuencias. Porque ya te llames Elvis Presley, Freddie Mercury o Buddy de Nellofselek, una cosa es cierta: la música puede hacerte inmortal, o al menos burlar lo suficiente al destino.

Texto por: Guillermo Rodríguez

Si quieres ver más noticias como esta, visita nuestra sección Varios.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí