El segundo día de Garage Sound Festival llegaba el 9 de junio de 2018. El día arrancaba siendo soleado y con mucho calor, con una concentración motera  y una exhibición de bicis que acompañaba después. Seguido a esto, dieron comienzo las actuaciones.

La primera banda era Los Gallos y ya atizaba el sol con fuerzaLos madrileños del barrio de Carabanchel practicaban un Rock and Roll al muy puro estilo Rolling Stones, pero con letras muy pegadizas y en castellano. «Volver», «Puede Ser», o «Tal Vez Rock And Roll» fueron algunas de las canciones que interpretaron. Además sabían combinar energía y sudor sobre el escenario con Nacho Carballo al mando de todo. Y con las siguientes palabras despedían su actuación: «Esto es pxxx Rock And Roll en vuestra pxxx cara». Y seguido a esto, como colofón final todo terminaba rockanroleando en modo instrumental.

Los siguientes fueron Mirloblanco, que venían a presentar su nuevo disco «Reinas Salvajes», que ofrece un sonido muy ligado al Stoner. Su puesta en escena lo dijo todo, ya que traían de casa mucha adrenalina. Este power trío lo tenía todo sobretodo mucha energía viva, donde destacaba la figura del bajista, es decir Loren, quien no paró quieto ni un segundo. La pena fue que eran muy pocos quienes decidieron acercarse a primera hora y disfrutar de su actuación. Canciones que allí ejecutaron fueron: «Reina Salvaje», «Carne Viva», «Fuego Naranja», «Somos El Poder», entre otras. Era la primera vez que les veíamos subidos a un esceranio y la espera fue muy grata, dejándonos con ganas de más.

A continuación llegó la banda que ganó el Rising Star, The Splizzy Gang. La formación estaba liderada por la líder y vocalista Elisabet Gang. A estas horas todavía había muy pocos espectadores que optaron por otra de las bandas nacionales. En esta ocasión estabamos ante un grupo de la escena del Glam. Su paso por el festival fue casi desapercibido, ya que les faltó fuerza y más acción y actitud. Pero quién más presencia tuvo fue Elisabet Gang y Andy De Leo al bajo por ese rollo tan familiar que gastaron. Y con un EP publicado en 2016, «The Infamous First Scene» aquí se presentaron y trajeron canciones como: «Burn This Town», o «Sweet Love».

Seguidamente llegaba Hell’s Fire, toda una apisonadora sobre el escenario. Cabe destacar que el pasado año 2017 cumplían 10 años y ya con tres discos a sus espaldas, siendo el más reciente «Rest In Riffs». Eran los representantes del Southern Metal en el festival motero. Big Mario (vocalista) tuvo muy presente al público y se dirigía con facilidad con ese humor tan característico que le representa. Sorprendente la contundencia y energía que gastaron en todo momento como acostumbran siempre. Además interpretaron canciones como: «Same Old Story», «The Mirrow» o «March Of The Witch» entre otras. Fueron 30 minutos de gloria que supieron a poco, ya que nos dejaron con ganas de más.

Dewolff fueron una delicia sabiendo estar en su sitio con un sonido muy técnico que sorprende dentro del Blues/Rock. Estaban presentando su nuevo disco «Thrust». La banda de los hermanos holandeses Van de Poel, Luka a la batería y Pablo a la guitarra y voz tocaban con clase y se volvieron muy intensos. Pablo Van de Poel era quien conducía el proyecto y quién se dirigía al público. Este power trío tenía unas partes más trepidantes y dónde la melodía estaba aun más presente gracias al teclado, lo que hacía que fuera una de las piezas fundamentales y centrar la atención en él. Canciones como: «California Burning», «Don’t You Go Up To Sky», «Sugar Moon» o «Big Talk», fueron algunos ejemplos de lo que allí desplegaron.

Después llegaron uno de los referentes del Hard Rock, Graveyard. Tenían el escenario decorado con la portada de su último disco «Peace». Y además el bajo estuvo bien presente al inicio con ese sonido rompedor. Pero también disfrutamos de partes más rítmicas más adelante. En conjunto resultaron muy técnicos. Por otra parte también consiguieron animar al público. «Motion Countdown” o “Magnetic Shunk” fueron algunos de los ejemplos de los temas que trajeron.

Black Star Riders salieron a escena con retraso, unos treinta minutos tarde, debido a que el espectáculo con motos se alargó. Además el sonido no estuvo a su favor, lo que dificultó disfrutar de su calidad musical. Todo esto les hizo recortar el setlist. Pero a pesar de todo, la conexión entre los músicos era más que notoria. Interpretaron canciones como: «The Killer Instinct» o «Heavy Fire». También se atrevieron con dos versiones de Thin Lizzy: “Jailbreak” y “The Boys Are Back In Town”.

Glenn Hughes hizo revivir a Deep Purple en los años 70 con ese toque hippie que emanaba sobre él. Su actuación fue una de las más esperadas. Compaginó los agudos con los momentos de solo de teclado y guitarra, que se volvían intensos. Y muy entregado al incondicional le preguntaba en cada momento ¿Que sentís? Había también partes de psicodelia que se juntaban con ese clásico Rock. Las canciones más esperadas fueron «Smoke On The Walter» o «Highway Star», donde los presentes estaban más entregados. Pero también se atrevió con “Georgia On My Mind” de Ray Charles entre otro de los temas que se fueron sucediendo.

Gun ofrecieron un buen concierto con una muy buena puesta en escena. Este es el proyecto liderado por los hermanos Gazzi, Dante a la voz y Giuliano a la guitarra. Dante Gizzi se mantuvo cercano al incondicional y el resto de músicos se mostraron muy activos en el escenario. Demostraron que aún tenían energía, a pesar de las horas de la noche en las que nos encontrábamos. Por otra parte, Paul McManuns coronaba cada canción con sus baquetas. Y algunas de las canciones que desplegaron fueron: «Steal Your Fire», «Shame On Me» o «Better Days». Finalmente nos metieron de lleno en la boca del festival.

Y cerrando está segunda edición del festival se encontraban Imperial State Electric. Los suecos demostraron fuerza y talento sobre el escenario del Auditorio Miguel Ríos. Y lo que allí desplegaron fueron grandes himnos. Y es que consiguieron acrecentarse y cada vez iban a más. Y es que no defraudaron a nadie, ya que levantaron el vuelo de los amantes del buen Rock. Canciones como: «Empire Of Fire», «Anywhere Loud» «Beer Drinkers & Hell Raisers», fueron algunos ejemplos de los temas que trajeron.

Texto por: Gloria A.B
Fotos por: Pedro Bao López

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here