sábado, diciembre 4, 2021
spot_img
InicioCrónicas de conciertosCRÓNICA MFC CHICKEN SALA MOBY DICK

CRÓNICA MFC CHICKEN SALA MOBY DICK

Jueves tarde noche, semana larga de trabajo y un servidor tenía que cubrir el concierto de MFC Chicken, de los que solo sabía que se habían fundado en la puerta de un sitio cutre para comer pollo frito allá por 2010.

Mientras esperaba en la cola como todo mortal, lejos del prestigio de los redactores que se saltan las colas de los conciertos, escuché a alguien a mis espaldas decir “Este concierto va a ser seguramente el mejor concierto disponible esta semana”. Este comentario hizo que mi ceja se levantara con aire crítico.

PERO, las palabras de esa persona no se alejaban de la realidad.

MFC Chicken en Madrid
MFC Chicken en Madrid

Una Moby Dick abarrotada (libre de las restricciones de la COVID-19) y con un público con una estética totalmente rockera fue una primera buena señal, indicando que estábamos ante un evento que se alejaba del público casual.
Se apagaron las luces y subieron al escenario los 4 miembros de MFC Chicken con un aspecto propio de banda contratada para el baile de primavera del típico instituto americano, con su cantante trajeado y ese bigote y perilla que me traían a la mente las palabras “Excuse me, sir” con un relamido tono inglés y su pinta de chicos formales, pero con rock corriendo por sus venas.
Tras acomodarse y coger los instrumentos arrancaron su sesión de puro rockabilly americano, y digo sesión porque no dieron un respiro al respetable mientras devoraban cada compás de cada tema mientras la música te hacia mover el esqueleto al ritmo de ese saxofón de Spencer Evoy, que además de músico es su vocalista. ¡Y vaya voz! No necesita ni micrófono con ese tremendo vozarrón con el que desata la locura y con la que juega con los graves para darle ese tono tan único que nos recuerda a los dinner americanos de los años 50.
Junto a él se encontraba su batería, Ravi Low-Beer, que hizo un trabajo excelente siendo la columna vertebral rítmica del grupo, manteniendo el ritmo sin aflojar ni un segundo de principio a fin del concierto.
Y con guitarra en mano tenemos al joven Dan Criscuolo, que además de tocar ocupa el hueco del vocalista en algunos temas con su juvenil y nasal voz con la que protagoniza algunos temas. Él, junto a su padre Zig Criscuolo eran miembros de The Fuzillis y sin duda aportan la base más sólida al grupo.
Mención especial al reverendo al teclado dando un aporte extra en algunos temas.

MFC Chicken en Madrid
MFC Chicken en Madrid

Y tras poneros en situación, vamos a repasar los que tocaron.
Tocaronmucho, más de 30 temas. Y sin duda, el centro del espectáculo fue la presentación de su nuevo disco «Fast Food and Broken Hearts». Y como toda presentación predominó el intercalado de temas nuevos y antiguos de su repertorio, durante casi 2 horas y sin dar respiro, cosa que resulta ideal para que el público no se enfríe. Todos estos temas, tanto los nuevos como «Always, Always, Always», «Fuck You», «Me o KFC called the Cops on Me», como los antiguos como «Chicken Voodoo» o «Chicken, Baby, Chicken», destacan en conjunto por tener un buen empaque de principio a fin sin perder fuelle, sin bajar ritmo y con una energía que mantienen al público en contante agitación haciendo que cada minuto valga la pena. Esto se ve reforzado con su cohesión en el escenario donde no paran de moverse con gran coordinación y respetando su estilo, mención especial a Spencer Evoy sacando el peine para repeinarse en pleno concierto manteniéndose hecho un pincel hasta la última canción.

Y hablando de final, un triple bis con los músicos bajando a la pista y rodeados del público mientras les hacían corro para que pudieran lucirse mientras reciben el cariño del respetable de cerca.

Si hubiera que sacarles alguna pega (la cual pongo a regañadientes porque para mi cumplen de sobra), cierto es que para oídos inexpertos pueden sonar bastante similares sus temas y que no reinventan la rueda.
Pero, saben lo que se hacen y lo hacen a la perfección con un estilo y una energía contagiosa haciendo que en directo brillen, haciéndote sentir que cada céntimo de tu entrada ha valido la pena.
Porque MFC Chicken le ponen tantas ganas que no tienen nada que envidiar a los más grandes.

Fue un concierto (y un descubrimiento personal) muy agradable que no os podéis perder si os gusta el rockabilly más marchoso de los últimos años. Si tenéis oportunidad de verlos en directo no os los perdáis, porque ganan mucho sobre el escenario.

Ladies and Gentlemen. Let’s fucking rock!

Crónica por: Guillermo Rodríguez
Fotos por: Luis Miguel del Campo

Si quieres ver más noticias como esta, visita nuestra sección Crónicas

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here