domingo, septiembre 26, 2021
spot_img
InicioEntrevistasENTREVISTA A JUAN ABARCA

ENTREVISTA A JUAN ABARCA

Hoy entrevistamos a Juan Abarca, cantante de un grupo que, por su prolongada trayectoria, ya se podría considerar un clásico del panorama rockero español con sus 25 años de veteranía en los escenarios.
Hablamos de Mamá Ladilla.

La primera pregunta es obligada, ¿cuál es vuestro secreto?
Hola. En buena lid me temo que debo aclarar que, en caso de que tal cosa existiera, no debería comunicártela o dejaría de ser tal. Pero si te refieres a los muchos años de existencia del grupo, creo que la clave está en que en su día decidí dedicarme a esto. Luego con el tiempo me fui liando y me di cuenta de que tampoco estaría cómodo haciendo otras cosas. Así que seguir siendo músico a pesar de la edad, las hostias que te das, la precariedad de la acividad y un largo etcétera, no es más que una especie de huida hacia delante, qué le vamos a hacer.

El buen estado de salud del grupo se presenta en forma de vuestro nuevo álbum: «Exhuma y Sigue», con temas nuevos. ¿Ha supuesto vuestro mayor reto de cara a la situación actual?

Portada de Exhuma y Sigue
Portada de Exhuma y Sigue

Muchas gracias, yo también creo que el grupo está ahora mismo en muy buen momento. Lo que más me preocupa, y de lo que más orgulloso estoy hoy por hoy, es la manera de empastar musicalmente los tres. Con los cambios de formación eso costó mantenerlo al nivel de antaño, pero a base de trabajo esta formación ha conseguido sonar como una piedra de nuevo. Respecto a nuestros mayores retos… como grupo hemos hecho el mejor disco que hemos podido, lo hemos promocionado y presentado en directo, y ya está. Como personas tenemos en estos tiempos situaciones mucho más jodidas a las que enfrentarnos cada cual.

Además del nuevo disco, tenemos el videoclip de «Barbarie». Habéis vuelto a la carga con todo ¿eh? Disco, videoclip y gira, ¿sois irreductibles como los galos?
Totalmente, y muy felices de nuevo con Producciones Lamas, ¡lo han vuelto a hacer! Además se trataba de eso: no quedarse quietos, no anquilosarse a causa de esta situación. Creo que sacar este disco, que además ha quedado muy bien, ha sido un gran acierto. Girar un poco para presentarlo también, aunque ahí hemos tocado hueso porque la situación está lejos de ser lo que fue, independientemente de que cada bolo pueda salir un poco mejor o peor. Ahora nos vemos un poco atados de pies y manos, y puede que en invierno tengamos que elegir entre no hacer bolos o hacerlos en condiciones no ideales. Estoy agotado de la frase que voy a decir ahora, pero no puedo decir otra cosa: a ver si escampa.

Y ya que hemos mencionado la salud y situación actual. El COVID-19 acabó con los conciertos presenciales, pero eso no os detuvo. Hicisteis concierto en streaming en Gruta 77, ¿qué tal la experiencia de tocar un concierto sin público delante?
Muy rara pero muy agradable, y el concierto muy concurrido. Sentimos que mucha gente agradeció la posibilidad de verlo. Nos mandaron montones de fotos de pequeños grupos de amigos o familiares viéndolo en un parque o en el salón de su casa, dando botes… Por otro lado era eso o nada, así que echamos ahí toda nuestra energía. Y hay una cosa de la que se habla poco: la carrerilla de esta actividad. Nosotros por ejemplo solemos estar bastante ensayados siempre. Si el último bolo fue hace dos semanas, con apenas un repasito (o incluso ninguno) vamos al siguiente seguros y felices. Pero desde hace año y medio, para cada pequeño paso que hemos dado, como por ejemplo ese concierto en streaming, hemos tenido que ensayar muchas veces y aún así no hemos salido igual de seguros. La pérdida de carrerilla es devastadora, ahora mismo ése es el verdadero pulso. Yo estoy más que feliz de que los tres tengamos bolos por otros lados (los “veranos de ladilla” este año son cero patatero) porque así, aparte de lo obvio, que es que hay que comer, no nos olvidamos de que somos músicos.

Vuestros fans os agradecemos que nos trajerais algo de música en vivo durante el encierro.
Pero, por suerte, la situación ha cambiado y hemos podido veros de nuevo en directo con vuestra gira Reanimator Tour. ¿Qué sensación os deja el ver a vuestro público sobre su asiento? ¿La gente sigue dándolo todo?

La gente da lo que puede. La sensación de que estén sentados es antinatural y chunga por mucho que agradezcamos con alivio poder volver a hacer algo, nos empeñemos en seguir a toda costa o digamos que la cultura es segura y todo eso. Ir a un concierto de este tipo de música y no poder dar botes y patadas es una incongruencia gigante, lo mires como lo mires. Esto tiene que acabar antes o después, e incluso aunque “acabe” un buen día, por desgracia no creo que vuelva a ser lo mismo en mucho tiempo. Está durando demasiado, es una carrera de fondo, y vuelvo a lo mismo: en los próximos meses puede que tengamos que elgir entre no tocar o tocar en modo Covid, cosa que si se hace es porque no queda más remedio. Las dos opciones son malas. ¿Qué va a pasar con todos esos músicos, jóvenes o viejos, que ha parado a la fuerza su plan vital y se están enquistando más y más? Al principio nos preocupamos todos por los técnicos, luego por las salas, y en ambas cosas teníamos razón. Cuántos ténicos han encontrado otra cosa y no piensan volver, y cuántas salas han cerrado para siempre. Ahora toca preocuparnos por los músicos, porque sobreviviremos como las cucarachas y bla, bla, bla, pero ¿no es esto demasiado tiempo ya? A saber cuántos se han retirado ya y quizá ni lo saben, miedo me da.

También hay que añadir en Madrid disteis varios conciertos seguidos en el mismo local para que la asistencia fuera escalada y todo el mundo pudiera disfrutar de vuestros temas. ¿Qué sensación os dejó el esfuerzo extra de este maratón de actuaciones?
A mí un cansancio vocal mediano durante un par de días, pero por lo demás muy bien, muy eufórico. La sensación general no es tan mala, aunque esté diciendo aquí unas cuantas cosas negativas porque las veo. La verdad es que, como trabajo, ir cada día a cantar tus cosas ante un público distinto no está tan mal. Por otro lado no tuvimos que cargar, descargar ni montar las tres veces, y eso es un plus la mar de bueno.

Ahora os voy a preguntar por el secreto de vuestra poción mágica. ¿De dónde sacáis las letras, cómo se os ocurren temas tan bizarros y a la vez que encajan tan bien?
Eso no se puede responder así como así, salvo que me lo tome simplemente como un halago y te diga que muchas gracias. Sí te puedo decir que me tiro miles de horas escribiendo, o sea que, suponiendo que mi anhelo sea por ejemplo la búsqueda de “temas bizarros”, al cabo de un tiempo de esfuerzo acaban saliendo ocho o diez opciones de las cuales al menos una debería ser medio adecuada a tal fin, y a partir de ahí tiro del hilo muy despacio, sin escatimar energía. Por otro lado el repetir todo ese proceso tantas veces durante tantos años se supone que contribuye a que te conviertas en experto en él. No sé si me salen cosas buenas, malas o regulares, pero sea como sea hay muchísimo trabajo detrás.

Y para terminar, ¿qué será lo siguiente? ¿un disco de Grandes Éxitos? ¿una colaboración con Rosalia? ¿ir a Eurovisión ahora que el rock ha triunfado en el festival?
Un pajote.

 

Guillermo Rodríguez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here