jueves, octubre 21, 2021
spot_img
InicioEntrevistasENTREVISTA A ASKOMEDAS

ENTREVISTA A ASKOMEDAS

Hoy nos reunimos con los tres punketas que actualmente componen Askomedas (a saber: Mario Ruiz Fraile, Alejandro Gomez Ródenas y Javier Sendra Sanchez). Lo hacemos en su local de ensayo para hablar y escuchar su nuevo disco, «Burrocracia». Entre risas y cachondeo, sacamos unas fotillos y escuchamos tanto los temas de su recién sacado trabajo como los del futuro disco que ya se avecina. Los temas suenan limpios, cañeros, divertidos. Los ejecutan con química, pero sobre todo, con risas y caretos cachondos. En cierto momento, nos sentamos a hablar. Esta fue nuestra conversación.

En un principio, Askomedas formaba parte de la cuadrilla de grupos de la okupa La Dragona. Pienso principalmente en Ssuizidate y Punkto y en Punk Panther, entre otros. Pero vosotros os diluisteis hace ya unos añitos, un poco antes que estos otros grupos, que actualmente están disueltos.

Ahora volvéis con un sonido igual de crudo en su actitud cachonda y descarnada, pero con un sonido más limpio y trabajado. Mi pregunta es ¿qué os hace volver ahora, tras la covid? Como algún tema vuestro parece reflejar, es un momento en el que tanto la movilización política, la escena, los bares (ayer se me desgarró el alma al ver que habían cerrado el Chiscón); todo lo que os ha visto crecer parece herido de muerte, como sí no quedase esperanza.
Mario (M), Javi (J) y Alex (A): Risas.

M: Lo del Covid ha sido un poco de mala suerte, porque nosotros empezamos antes del covid. En febrero de 2019, Javi, nuestro batería, nos propuso a mi y al antiguo guitarrista y cantante, Proban, retomar el proyecto. Proban decidió no volver, yo decidí unirme, y al final encontramos a Alex. Así formamos la banda.

En 2019 nos dedicamos a sacar algún tema nuevo, pero sobre todo, dimos una vuelta a temas antiguos que no se llegaron a grabar. Con la nueva formación, todos fuimos aportando nuestro rollo e intentamos solventar lo que consideramos errores de ejecución. Que el tema estaba muy guapo, pero había que cambiarle cosas.

Así, durante todo 2019 estuvimos componiendo, para en 2020 meternos a grabar y a tocar. Recuerdo que empezamos a grabar un día antes de que decretaran el confinamiento. Aquel viernes de marzo estuvimos en el estudio. Y salió fatal: tuvimos que tirar a la basura todo lo de ese día por problemas de ruido que no se pudieron resolver. Y claro, luego llegó el confinamiento. Entonces no es que hayamos vuelto tras el covid, es que el covid nos jodió vivos. (Risas).

Por sacarle el punto bueno, pudimos dar una vuelta de nuevo a los temas, sobre todo cuando se pudo volver a los locales de ensayo. Así pudimos hacer la grabación tranquilamente y dejar todo mejor.

J: Yo destacaría que nosotros no nos hemos parado, como sí les ha pasado a muchos otros grupos que se mueven más por tema bolos, y al no haber bolos, pues no ensayan. Nosotros, al no haber bolos, nos hemos centrado en ensayar y componer. Por eso al poquito de acabar la cuarentena sacamos el disco.

M: Claro, nuestro disco terminó de grabarse en mayo de 2020. Lo que pasa es que lo hemos sacado en 2021, porque como no había bolos ni nada.

J: Claro, la idea tampoco era no tirar un cartucho a la basura. Porque sí no hay sitios donde tocar, pues el álbum se quedaba ahí en el olvido.

M: Y bueno, hay otras razones. En agosto fue cuando grabamos el videoclip con que queríamos salir. También ese mes nos terminaron el diseño de los vinilos. Con esos diseños y el nuevo logo ya hemos tenido todo el material gráfico para poder publicar. Pero claro, luego los vinilos no nos los dieron hasta enero febrero. Todos esos factores han llevado a esperar a 2021 para publicarlo todo, pero el álbum está grabado en mayo de 2020. Por eso estamos ahora con todas estas canciones nuevas que acabas de escuchar en el ensayo,

A: Claro, todo esto nos ha permitido centrarnos mucho en las canciones que ya teníamos, pero sobre todo sacar nuevos temas. Y ahora, que es cuando se está empezando a abrir todo, nos vemos con mucho que hacer, mucho que sacar. Dimos un bolillo hace poco que se dio muy bien, y bueno, tenemos ya temas para sacar un nuevo disco.

M: Vamos, que el Covid no nos mata (Risas). El Covid mata a las personas, pero no mata al Punk.

«Burrocracia», vuestro recién sacado trabajo, parece que tiene un sonido mucho más pulido tanto que la «Re-Maketa» como que «Suavidad». Me mola bastante, por cierto, la idea de que hayáis integrado todos los viejos trabajos en el recopilatorio «Memoria del Pasado», que aunque solo sea virtual, está muy bien pensado para tener todo accesible en el bandcamp y poder hacer honor a toda la antigua etapa, a la vez que empezáis una nueva. La pregunta en sí es ¿Cómo valoráis esta evolución y sacar un nuevo trabajo con una propuesta más empastada tanto a nivel de imagen como a nivel de sonido?

J: Lo de imagen lo dices por Alex y sus ojitos azules, ¿no? (Risas).

M: Pues como dices, la etapa antigua la hemos cuidado bastante, aunque prácticamente ya no tocamos nada de lo antiguo. Pero para nosotros el pasado fue genial y muy divertido, una época increíble que no queremos que desaparezca, y que es la base de lo de ahora.

De hecho, muchos temas del nuevo disco se compusieron de forma muy preliminar en la etapa antigua, aunque nunca se grabaron, y ahora les hemos dado una revisión muy grande. ¿Por qué este cambio de rumbo? Pues hemos tenido una evolución como músicos y yo creo que en general antes había cosas que antes nos costaban más. Íbamos muy salvajes y tirando de actitud.

J: Lo pasábamos muy bien, pero a nivel sonoro era una puta mierda. (Risas).

M: Claro, para mi teníamos ese fallo. O bueno, más que fallos, cosas que no nos apetecía volver a hacer, porque ya las hemos hecho todos. Cosas como tener temas muy lineales, en los que repetiamos mucho las mismas partes: una batería pa-pa-pa-pá, una chicharra de guitarra pu-pu-pu-pú, y nada más.

Aprendimos una cosa que era el posicionamiento. Cuando un tema es todo el rato igual, al final no sabes en qué parte estás. Al principio intentábamos meter mucha caña, pero aprendimos que si el tema no baja y no cambia, al final satura. Teníamos estrofas en las que no se entendía absolutamente nada.

Queríamos coger las canciones, cambiar cosas que no funcionaban. Nunca tocábamos con claca, ahora Javi toca con claqueta. Intentamos que las cosas no fuesen igual que antes, sino un grupo renovado. Repito, sin despreciar lo antiguo, que ahí lo hemos mantenido y lo hemos seguido purificando.

J: Creo que lo que nos ha hecho cambiar ha sido la ambición… (Risas) La ambición de probar cosas nuevas y mejores.

M: ¡Ambición ninguna, eh! (Risas)

J: ¡Joder! Digo la ambición de querer sacar cosas nuevas y no conformarnos con un sonido, de intentar buscar cosas mejores.

A: Es una evolución… Vas aprendiendo, vas tocando cosas distintas. Igual no habría usado la palabra ambición…

J: ¿Y qué coño le pasa ahora a la palabra ambición? (Risas)

A: ¡Qué suena fea! (risas) ¡Vete con tus millones ahí a robar! (risas)

J: Pero sí yo soy el más pobre de aquí (risas)

M: Pero eso, hemos querido un sonido mucho más agradable de escuchar, pero sin salirnos de la línea Askomedas. Siguen siendo temas punkis y cañeros, estúpidos…

A: La actitud y la estupidez no han cambiado. Su proporción va cambiando según la canción, pero creo que se mantiene siempre el equilibrio.

M: También queremos dar las gracias a nuestro productor Javier Balmoral, que aunque no esté aquí presente, es literalmente el cuarto miembro de este grupo. En 2018, casualmente, yo empecé a entablar una relación de amistad con Javi. Y él es productor profesional, que curra con artistas de renombre. Un día le invité como colega a un ensayo, porque él tocaba punk y le sigue molando, y… le gustó el royo. Nos dijo que nos lo hacía gratis. Y así ha sido, nos lo ha hecho todo gratis. Es una persona que ha estado viniendo a los ensayos, ayudándonos a repasar los temas, enseñándonos recursos, arreglos, toda la mezcla de producción…

J: Nos ha enseñado muchísimo musicalmente.

M: Nos consiguió a precio regalado el grabar en los estudios Drax, los mejores estudios que hay en España a día de hoy. Cobran un puto pastizal la hora, y nos lo dejaron superbién el día… Y haciendo días de entrar a las 16 y salir a las 6 de la madrugada.

A: Hemos tenido mucha, mucha suerte.

M: Sí, porque esta persona se ha involucrado muchísimo y gratuitamente. En el directo que dimos hace poco vino él a montar el sonido.

J: Y gracias a él sonó muy bien.

A: Es increíble cómo nos conoció y se involucró desde el minuto uno, con cosas que incluso alguien cobrando haría con la mitad de corazón. Le tenemos que agradecer muchísimo. Hemos aprendido mucho con sus apuntes de cambios de dinámica. Toda esta mejoría de sonido nos viene mucho de cómo él nos ha ayudado.

J: La mitad de lo que somos ahora es gracias a él.

M: Y no toca en el grupo, pero es del grupo, el cuarto miembro en la sombra. (Todos lo suscriben)

J: ¡Javi te queremos!

Por otra parte, tras este receso, ha salido del grupo uno de sus pilares, Proban, y ha entrado Alex, una persona con la que siempre habéis tenido mucha relación a través de Ssuizidate y Punkto, las okupas y los bares. ¿Cómo se lleva la nueva formación? ¿Qué ha cambiado?A: Esta es pa’ vosotros. Sí no diré que es la peor experiencia donde me he metido. (risas)

M: Es un grupo nuevo y una puta maravilla. Queremos a Alex con locura, y ha sido increíble que se incorpore. Quiero que se entienda que a Proban le echamos un montón de menos, y que lo pasábamos que te cagas. Pero ahora el sonido cambia mucho… Proban era guitarra y cantante. Al entrar yo de cantante y Alex de guitarra, estaba el miedo de qué iba a pasar. Pero ha funcionado increíble y hemos empastado de la hostia.

J: Desde el minuto uno, Alex fue llegar y ponerse a full. Nos hemos entendido para todo.

M: Y a nivel técnico, pues las guitarras que están saliendo son increíbles, son la polla. Para nosotros Alex ha sido un cambio radical en el grupo. Literalmente radical: ni a mejor ni a peor, es un grupo distinto. Se nota en las grabaciones.

B: Mucha conexión. Yo le digo «Alex, prueba esto» y lo transmite a la guitarra en el momento. No hace falta explicarlo. Donde se le dice, hace.

A: Yo lo he sentido tal cual. Ha sido un cambio interesante. Porque yo he conocido a Askomedas, y a Mario, Javi y Proban en el grupo antiguo, pero de una manera muy distinta: como público, gritando en sus conciertos, berreando sus canciones, unas canciones que ahora tengo la posibilidad incluso de tocar, y que molan un montón. Es un grupo que para Ssuizidate y Punkto fueron en su momento como unos hermanos mayores, en plan «veniros vosotros, los peques, aquí a tocar a Radio Jabato». (Risas)

Entonces cuando se me dio la oportunidad, pues fue genial. Ha habido una conexión muy grande, nos hemos entendido muy bien. A mi me hace mucha ilusión formar parte de un grupo con el que hemos tenido tanta relación de tantas formas. Y la verdad es que funcionamos muy bien, rápidamente empastamos, probamos cosas y montamos temas. Yo me siento muy agusto. Yo no puedo hablar de la época anterior, pero creo que lo estamos haciendo muy bien y estoy muy orgulloso e ilusionado de eso: pasar de público al escenario.

M: No somos los Red Hot ni la Polla Records, pero bueno.

A: Pero he estado en más conciertos vuestros que movidas de esas.

Pues la siguiente es sobre el futuro. ¿Cómo veis el futuro? ¿Tenéis algún bolo en mente? O bueno, visto lo visto en el ensayo ¿Tenéis un disco en mente?
M: Pues tenemos un disco prácticamente hecho, a nivel de local de ensayo. Nuestra idea es entrar a la producción en poco. Estamos terminando de sacar los temas en el local, y luego el proceso de grabación lo hacemos largo, porque como curramos con Javi, pues luego trabajamos los temas uno a uno, y les cambiamos cosas.

Pero eso para nosotros ya es empezar la grabación. Inminentemente queremos empezar ese proceso, que esperamos acabar para principios del año que viene, y tener pronto ese otro disco, grabar otro videoclip más (que lo pasamos muy bien).

Eso a nivel grabación, a nivel bolos la cosa está jodida. Nosotros dimos hace poco un bolo en el que el aforo era de 35 personas. Es un aforo super-pequeño. Al final tiras de los colegas, pero tampoco van a venir todos sí tocas un mes después, y hay que espaciar conciertos. Ya sabemos como funciona la escena de grupos chiquititos, que al final si a la gente la quemas, te deja de venir.

Entonces, esperando que se mejore la cosa. Estamos agradecidos de haber podido tocar pero sin nada en mente. Obviamente, cuando esto se relaje, queremos hincharnos a tocar. ¿Dónde? ¿Cómo? No está pensado. A mi personalmente me gusta mucho el rollo okupa o festival, porque no tienes que tirar de la gente. Pero hay que conseguir que haya bolos de eso.

J: Está el panorama complicadete.

M: Tenemos mucha trayectoria por delante, muchas cosas en la cabeza. Hay un videoclip nuevo que está sin publicar… Hay cositas para seguir.

A: Y ganas.

J: Mucho futuro cercano, sí no nos suben la luz y tenemos que dejar de tocar (Risas) O lo hacemos con una bici a pedales de generador (Risas)

M: Aparte, creo que Burrocracia ha sido un estilo totalmente nuevo, pero los temas son temas antiguos que hemos revisado. El próximo disco trae muchas cosas nuevas, que han surgido de la nueva formación, y creo que se nota. Yo tengo muchas ganas de eso. También en Burrocracia va «Un Mal Día», un tema de un antiguo grupo de Javi. Para el nuevo vamos a grabar dos temas que son de antiguos grupos de Alex y mio. Eso es emotivo.

A: Recuperando el pasado, no renegando, sino haciendo homenaje.

M: Los punkis siempre estamos anclados al pasado, porque como todos nuestros ídolos están muertos desde que empezamos a tener conciencia, no te queda otra que escuchar el pasado (risas).

En el disco veo un rollo mucho más circense que en la etapa anterior. No solo veo que habéis cambiado el sonido, sino que las canciones están pensadas para el show. Por ejemplo, los momentos en que Mario se pone en plan presidente de la Gestapo dando discursos (Risas). Esa performance es super de bolo, igual que cuando hacéis cantos como el ¡No pasarán! que en directo mueven a la gente a ponerse a gritar con el puño en alto.
M: Para mi han sido dos puntos de inflexión importantes. Con los antiguos Askomedas, una vez nos dijeron: «sois malos, pero sois muy divertidos, y siempre hay que destacar por algo». Y luego, el rollo del productor, te saca los fallos y los colores. Yo no soy cantante profesional, y muchas veces rompo la voz. Javi me dijo «Pero tienes una voz muy divertida y haces cosas divertidas. Mira, aquí no intentes entonar, véndeme un crece-pelo, como en los antiguos carromatos de los circos. Te va a salir bien cuando yo esté doblado de risa y te compre el crecepelo». Hemos descubierto que tenemos esa vena cachonda.

J: Mario es un showman. El no quiere, y lo es.

M: Hemos aprendido a identificar cosas que se nos dan bien y explotarlas, y cosas que se nos dan mal que bueno… hay cosas que se te dan mal, las trabajas y salen, pero hay otras que tienes que cambiar o no puedes trabajar, porque al final esto es un hobby. Por eso, sí no podemos sacar las voces de los Iron Maiden, pues hay que explotar que somos graciosos. Intentamos sacar mucha parte coreable, mucho himno, muchas cosas compuestas pensando en que la gente pueda cantar.

J: También intentamos sacar cosas que a nosotros nos gustaría escuchar. Al final, ninguno vamos a vivir de esto.

A: Pero nos lo pasamos muy bien.

El pasado 18 de septiembre militantes neonazis se manifestaron en Chueca, lo que forma parte de una larga lista de agresiones al colectivo LGTBI, agresiones que ya incluyen incluso el asesinato, que es superheavy que ya estemos en ese punto. Más allá de lo concreto del odio contra el colectivo, me parece interesante ver esto como otra de las expresiones del auge del fascismo, que se ha generalizado en Europa y buena parte de Occidente. Vosotros siempre habéis sido un grupo muy activo y con mucho contenido político. ¿Qué pensáis de este fenómeno y qué papel creéis que debe tener la música en todo esto?
J: Yo me metí en el rollo punk porque siempre he pensado que la música es un modo de transmitir tus ideas. A mi del punk, a parte de lo instrumental, siempre me han llamado las letras. Para nosotros, el poder hacer música, aparte de eso, es poder transmitir nuestro pensamiento hacia los demás. Entonces claro, nosotros tenemos mucho contenido político, y queremos transmitir nuestras ideas a través de la música.

M: Intentamos no perder el humor, que al final es una armadura. Cuando te enervas y te hinchas de rabia; o lo gritas (que en muchas canciones lo gritamos) o intentas usar el humor. Nosotros intentamos concienciar mediante el humor. Estamos en un punto de mierda, a nivel político, y es algo sobre lo que no queremos perder el foco. Creemos que la música desempeña un papel fundamental como base concienciadora. Luego es un problema sí las cosas se quedan solo en palabras, que por desgracia, muchas veces es lo que nos pasa. Pero aún así sigue siendo necesario. El punk no ha muerto, pero creo que últimamente se transmite mucho menos este mensaje, y queremos que la música siga siendo un medio.

Toda esta música y este mensaje se han comercializado mucho. Y paradójicamente se vende un mensaje contra la mercantilización de la vida.
A: Sí, al final se busca algo que genere más beneficio que otra cosa.

M: A ver… los instrumentos cuestan dinero, la luz cuesta dinero. Está claro que dinero hace falta

J: Pero una cosa es ganar para no perder, y otra ganar solo para ganar dinero. Vender una idea para ganar dinero no me gusta.

M: Claro que ser consecuente en el mundo actual es imposible. Pero no queremos perder el contenido político.

J: Esa base de transmitir mensaje está siempre ahí, porque la cosa está muy jodida. El fascismo cada vez avanza más.

A: Vox avanza muchísimo, después de estar mucho por la sombra.

M: Lo de las agresiones está siendo un canteo últimamente.

J: El que se permitan manifestaciones como la de Chueca me parece increible.

A: Están campando a sus anchas, sin ningún escrúpulo ni problema.

J: Y nadie les dice nada, ni los prohíbe. Siempre se está criticando, que si se hace apología del terrorismo. ¿Y qué pasa con la apología del fascismo? Ahí está más claro que el agua ese mensaje de odio.

M: Claro, te sacan un cartel de la virgen y Vox se te echa encima, pero luego puedes irte a Chueca a decir «fuera maricas de nuestros barrios».

A: Y ahora meterte con ellos es delito. Porque criticar al nazismo y al franquismo es un delito de odio, tócate las narices. Acabas tu en Moratalaz porque ellos están gritando «sieg heil».

M: A veces espero que no seamos muy famosos para que no nos detengan por la letras. (Risas).

J: Que nos escuchen lo justo, pero no demasiado, para no entrar en sus radares.

Bueno, lo último sería ¿Qué queréis decir vosotros?
J: ¡Mama, estoy en la tele! (Risas)

A: ¿Esto cuando lo echan?

M: Solamente tengo que añadir: ¿colega, dónde está mi coche? (Risas) No, a parte de agradecer a Javier Balmoral, también gracias a Angel Maga y a Drax (que nos estuvieron grabando). A Lorenzo, que es promotor, manager, publicista… nos hace de todo. Nos puso en contacto para que nos hicieran el diseño y nos ahorrasen pasta con los vinilos. Gracias a Kaos Creative Studio, que se implicó muchísimo en el videoclip.

J. La verdad es que hemos tenido mucho apoyo, y es algo de lo que yo quiero dejar constancia. Sin la suerte y el apoyo de muchas personas que se han involucrado, nosotros sacamos otra puta mierda. Hemos flipado mucho. Al final somos tres mindunguis. Agradecemos siempre que haya apoyo, y debería haberlo para todos los grupos emergentes. Es una pena que haya tantos grupos buenos que no llegan a nada, y que luego haya otros grupos que quizás no son tan sonoros y sean los que se lleven toda la publicidad.

Si quieres ver más noticias como esta, visita nuestra sección Entrevistas.

Zule

Artículo anteriorARGION ESTRENA VIDEOCLIP
Artículo siguiente.POLAR+S.A.D EN MADRID

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here