domingo, mayo 22, 2022
spot_img
InicioCrónicas de conciertosXOEL, OÉ, OÉ, OÉ.

XOEL, OÉ, OÉ, OÉ.

Léase el titular melódicamente porque fue el cántico que sonó el pasado 22 de enero en el WiZink Center, muy a menudo, entre canción y canción del amplio setlist que brindó Xoel López. Y aún no habíamos podido escuchar en directo en Madrid su último disco “Si Mi Rayo Te Alcanzara” lanzado en 2020, y es que le teníamos muchas ganas. Las mismas que él reconoció que tenía de vernos bailar de pie sus temas.

“Here Comes The Sun” la canción de intro de siempre, empezó puntual, y, con ella, el escenario se empezó a llenar de músicos (Ede a los coros y teclado, Adrián Seijas percusión y guitarra, Charlie Bautista al teclado, Fer Llamas a la batería, y Adrián Bartol al bajo, y María Yfeu y Teyou a los coros). Y, por si aquello no fuera suficiente fiesta, las incorporaciones de Tuli al saxo y el Gato Charro a la trompeta desde la mitad del concierto le dieron, si cabe, más ritmo y fuerza al espectáculo.

Xoel López en Madrid
Xoel López en Madrid

Las dos horas largas de show arrancaron con «El Destello» y otras canciones del mencionado último disco, mezcladas con clásicos de Deluxe, como «Quemas», «Reconstrucción» o «El Amor Valiente». Temas remember que llegaron acompañados de un insinuado notición; ¡va a haber gira de Deluxe! Eso escuchamos y eso, los nostálgicos, quisimos entender (y punto).

Mientras el WiZink se iba calentando (costó, quizá, un poco más por la ausencia de público en gradas), Xoel orquestaba toda la multitud de músic@s e instrumentos con maestría, dejándoles brillar a cada un@, sin dejar de hacerlo él. Y, como coruñés generoso (y majo, según todo el que le conoce), llegaron las colaboraciones; Alice Wonder, con la que interpretó, con mucha química, «Pez Globo» y «Cometa», Teyou con la canción «Catarata» o cuando María Yfeu y Xoel deleitaron con una versión de «Por El Viejo Barrio».

Las luces nos gustaron, porque podían ser tanto frenéticas como íntimas y bailaban acompasadamente y por igual con “la percu” o el eclecticismo de los teclados. Apostamos a que no fue de casualidad tampoco que la última canción antes de los bises fuera «Lodo», que dice que “Si estás atrapado en las sombras, aguarda, aguarda…” porque así hicimos, esperar en el oscuro a que volvieran a salir a escena.

Fue salvaje, y no solo porque durante el concierto sonaran «Vampiro Blanco», «Jaguar» o «Tigre de Bengala», sino porque esos ritmos latinos te atacaban directamente a los pies y las caderas y era imposible quedarse quieto. Xoel, además, no lo hubiera permitido, porque venía con todo (guitarra acústica, la eléctrica, la armónica y la pandereta) y manejaba muy bien todas sus armas.

Recuerdo cuando fui a un concierto de Xoel en el Picnic, bar que regenta, junto con su hermano y otros socios, allá por el 2008. Si allí ya se podía sentir el cariño que le tienen sus seguidores, imaginaos el sábado con 4.000 personas…
Pues sí, «Tigre de Bengala» fue la última, y nos faltó sacarlas.

Crónica y fotos: por Anna Lamona

Si quieres ver más noticias como esta, visita nuestra sección Crónicas de conciertos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí