viernes, diciembre 2, 2022
InicioCrónicas de conciertosSARATOGA 30 ANIVERSARIO

SARATOGA 30 ANIVERSARIO

En un época convulsa por la que estamos atravesando, saliendo de una pandemia, con una crisis económica y energética provocada por la invasión rusa en Ucrania, una alta inflación que ha retraído el consumo y que ha derivado en un goteo incesante de cancelaciones de giras nacionales e internacionales, por el incremento de los costes y la escasa venta de entradas, lo conseguido por los veteranos Saratoga tiene un mérito extraordinario. Agotar todas las entradas o hacer “sold out” como dicen los anglosajones, en una sala como La Riviera y con días de antelación, no es tarea fácil como estamos pudiendo comprobar recientemente. La expectación que había levantado la efeméride del treinta aniversario de la banda madrileña, fue refrendada con la entrega de sus músicos, y con un público que no paró de cantar y ovacionar un tema tras otro.

A las 20:45 comenzaba el show, proyectando en la pantalla gigante detrás del escenario, y con “Si Amaneciera” de fondo, todas las portadas de la historia de Saratoga en orden cronológico. Momento después, fueron apareciendo a través del vídeo ex componentes de la formación, como Fortu (Obús), Joaquín Arellano “El niño” (Runa Llena), Leo Jiménez, Tony Hernando (Lords of Black) y Dani Pérez (Khael), mandando un saludo, reconociendo los méritos de Saratoga y deseándoles que todo saliera bien.

Y llegaba el momento tan esperado por todos, cuando empezaron a salir los miembros del cuarteto, con el Estepario Siberiano apareciendo en primer lugar y sentándose al frente de su batería, Jero a nuestra derecha, Nico a nuestra izquierda y Tete el último en salir ante grandes ovaciones.

“Tras las rejas” y “A Morir”, de su magnífico álbum ‘Agotarás’, abrían la velada de una noche que iba a permanecer en nuestro recuerdo y que además iba a quedar inmortalizada en un DVD que saldrá próximamente.

Tras comentar Tete: “¡la que hemos liado!”, viendo cómo estaba la sala a rebosar y como se celebraba cada canción, llegaba “No Sufriré Jamás Por Ti”, único corte que iba sonar de «Secretos y revelaciones», para dar paso después a uno de sus temas más emblemáticos, y es que Saratoga tiene unos cuantos, como “Maldito Corazón», de ‘El clan de la lucha’, que fue coreado por el respetable a voz en grito, como casi todo el repertorio.

Tete nos preguntaba si íbamos a ser capaces de aguantar y yo me preguntaba si ellos también iban a ser capaces de mantener ese ritmo endiablado y con una intensidad propia de una banda de veinteañeros.

Con “A Sangre y Fuego”, el primero de los dos cortes que iban a tomar de ‘Vientos de guerra’, el pie de micro de Tete que es la famosa salamandra metálica, empezó a soltar chispas, ante la euforia de una sala que estaba en perfecta comunión con el grupo.

Tras “El Vuelo del Halcón”, uno de nuestros temas favoritos de la etapa del disco «VII», en la que estaban Tony Hernando a la guitarra y Andy C. a la batería, y Tete nos pidió que le cantáramos el cumpleaños feliz a Jero y Nico por esta conmemoración, llegaba “Morir En El Bien, Vivir En El Mal”, que daba título al disco.

En uno de sus clásicos por antonomasia como “Perro Traidor”, contaron con los primeros invitados de la noche, los hermanos Escobedo, Jorge a la guitarra y Carlos a la voz, que se marcó un gran dueto con Tete, mostrando un registro diferente pero compenetrándose muy bien.

Había que poner un poco de calma, y para ello las luces bajaron la intensidad y se arrancaron con “Lejos de Ti”, del álbum «Mi Ciudad», que junto con el de «Agotarás» fueron los más utilizados de la noche, con cuatro canciones de cada uno. Momento después para el lucimiento del Estepario Siberiano, última incorporación al combo desde 2020, para su solo de batería.

Igual que algunas veces nos quejamos del sonido o de las luces, hay que resaltar que en esta ocasión fueron impecables ambos aspectos. Cada instrumento se oía perfectamente y además muy bien compactados, con un juego de luces que resaltaba muy bien la escenografía, y que contaba además de las pantallas, con plataformas donde se subían los músicos para los solos o para juntarse con los invitados y los roll up a ambos lados, con la portada del disco «XXX».

Para las “Las Puertas del Cielo”, Tete coloco encima de una de las plataforma un perro de peluche y se la dedicó a todos los peludos y animales.

Para “Mi Ciudad”, contaron con la guitarra de Pablo García, saciando la curiosidad que tenían de cómo sonarían sus seis cuerdas al servicio de Saratoga, y la voz de Víctor García, que pareció perderse con la letra en algún momento, componentes de Warcry, que aprovecharon que estaban de promo por la capital con su reciente disco «Daimon».

Un pequeño solo de bajo por parte de Nico, dio paso a que entrara con su instrumento en el magnífico “Si Tú No Estás”, una de las grandes canciones de «Aeternus», que fue muy bien recibida.

Con la salida de Leo Jiménez, que permaneció siete años en la banda, se produjo el momento álgido de la noche, una aparición muy esperada y que seguro que ayudó a vender muchas entradas. El recibimiento fue espectacular y muy coreado, demostrando con “Vientos de Guerra”, lo que es el heavy metal en su esplendor y como lo viven en su máxima expresión sus seguidores.

Sin bajarse Leo del escenario, dio la bienvenida al maestro Pepe Herrero, que iba a participar en la balada por excelencia de Saratoga “Si Amaneciera”, que aparecía en «El Clan De La Lucha». La iniciaron ellos dos con el teclado y voz, incorporándose el resto más adelante, y sobresaliendo la emotividad de Leo y el magistral sólo de su creador Jero Ramiro.

Para el final tiraron de canciones de la última época como “El Olvidado de Dios” y la galopante “Soy Como El Viento”, una vibrante composición que nos encanta. Nos obsequiaron después con dos tremendo bises como “Rojo Fuego” y “Resurrección”, donde un tete descamisado se subió en un barca neumática, y a lo Christian Lorenz de Rammstein, fue llevado en volandas por todo el recinto, poniendo un brillante colofón a una celebración más que merecida. Siempre hay alguna canción deseada por alguno que se queda fuera, pero resumir treinta años de carrera no es tarea fácil, y no se puede pedir mucho más cuando la banda has estado casi dos horas y cuarto encima de un escenario y dándolo absolutamente todo.

Creo ciertamente que Saratoga se encuentra en un momento de plenitud. La incorporación del Estepario Siberiano ha sido un gran acierto, y ahora mismo la juventud de éste y de Tete, junto a la veteranía y experiencia de Nico y Jero, dan una consistencia a la banda, que les encarama a las primeras posiciones del heavy metal nacional, donde llevan mucho tiempo sin bajarse. Y por si tuvieran dudas, el apoyo de sus seguidores, quedó de manifiesto en lo acontecido en pasado sábado en La Riviera. Deseamos que nos sigan dando alegrías en los próximos años y bolos de este calibre.

Setlist:
Tras las rejas
A morir
No sufriré jamás por ti
Maldito corazón
A sangre y fuego
El vuelo del halcón
Morir en el bien, vivir en el mal
Perro traidor
Lejos de ti
Las puertas del cielo
Mi ciudad
Si tú no estás
Vientos de guerra
Si amaneciera
El olvidado de dios
Como el viento
Rojo fuego
Resurrección

Crónica y Fotos: José Luis Martín.

Si quieres ver más noticias como esta, visita nuestra sección Crónicas de conciertos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí