viernes, septiembre 24, 2021
spot_img
InicioCrónicas de conciertosPORCO BRAVO & LENDAKARIS MUERTOS, SALA BUT - 31/03/2017

PORCO BRAVO & LENDAKARIS MUERTOS, SALA BUT – 31/03/2017

La primera vez que les vi, fue en un cartel un el Gruta 77, “–Lendakaris Muertos—“, después de leerlo 8 veces y reírme 20, dije… ¡esto!… HAY QUE VERLO!!!!. (Me paso lo mismo con Jarabe de palo… Ojito a los nombres, que luego vas tirando el dinero y nadie te lo devuelve).
Así que ese 19 de octubre de 2006, más lejos de lo que esperaba, (grandes Euskaldunes escupiendo fuego y quemando banderas de la nación opresora) descubrí a dos hermanos desgarbados, tremendamente ingeniosos, tocando punk vibrante y rápido, muy rápido. Tenían prisa, al día siguiente curraban (Eso decían…).
Diecitantos años después, os sigo contando mi vida y no solo eso, hoy os voy a contar aquella gran noche del sold out de los LendaPorcosBravos , la unión de dos grandes bandas, o por lo menos la inteligencia de Lendakaris Muertos al juntarse con una banda como Porco Bravo.

Estos empezaron pasadas las 20:30, en un ambiente de fiesta y expectación, la banda de la grapadora adicta a los artificios, empezando a desprenderse de estas etiquetas, y despuntando por lo que son: puro ROCK (en Mayúsculas). Con los primeros compases de “Mírame”, la sala empezó a ser suya, los de Barakaldo cuenta con el directo más provocativo del panorama, poderosos de principio a fin, desplegando toda su artillería pesada, sustentada por sus tres discos; sonaron temas del nuevo (La Piara): “Solo quiero bailar”, “Miénteme”, hasta “Se quema” y “Corre” de su homónimo primer álbum. Todo esto a ritmo frenético que marca su directo, cargado de actitud y watios en cada gota de su enérgico sudor.
Al grito de GROOO!!! Manu (Frotman entre los frotman) tono solemne, pide silencio para pronunciado la frase emotiva de la noche…-“Este concierto y todos los que nos quedan, está dedicado a Pulpo”- . Sinceramente, no creo que estuviera muy lejos el amigo Pulpo, pero allá donde este, se sentirá bien orgulloso de participar en una banda así.
Seguía el Show y el bueno de Manu centraba todas la miradas, llega un momento muy GROO!!, yo lo llamo: “Grapadora, periódico y fuego” y quien no lo hubiera visto antes, alucinaría, pero esto no había hecho más que empezar.
Les tocaba seguir flipado, con la sarta de recursos escénicos que venían: Envestidas hacia el público desde el escenario, desde el al segundo anfiteatro, con la careta de GOOOrrino, con una bengala en las posaderas (No intentarlo en casa, a no ser de que estés empadronado Baracaldo) en manos del efervescente gran público, dando de beber Bourbon hasta al apuntador, surcar al público a lomos de una tabla de Surf…. Manu sin duda tiene cuerda para 6 conciertos seguidos.
En “Nunca pasa”, el tono de la noche subía con cada prenda que Manu se quitaba. A lo mejor va ser verdad que los españoles, no solo toman café con leche y se ponen cachondos, como espetaban canción tras canción los de Baracaldo.
Esto reyes de la provocación y la barbarie, nos dejaban para el final su mejor momento, que inclusos los de seguridad degustaron. Como colofón en “Eléctrica Actitud” en su último acorde literalmente ardieron las guitarras y el bajo, adosadas a sendas bengalas. Con un descaro de nivel dios ya podemos decir que hemos asistido al directo más loco, hoy por hoy, que te puedes encontrar encima de un escenario. Al grito de “GRoooo” Madrid sucumbía al poder de la bestia brava.

Momentazo de la noche, suena el himno de la URSS, no sé si ponerme la mano en el pecho o fumarme un piti… Yo se poco de himnos, lo que si se, es que estos tipos son unos genios de la provocación. La última nota de esta añeja música, contrasta con la sacudida de los de Pamplona, tremenda lluvia de minis, vasos, camisetas, punkis y demás utensilios que te encuentras en un concierto en “Troncos, aceros, maderos”, “Ultimo Txakurra”, “Cerveza sin alchol” y “Pasao de rosca”. Si cuatro canciones, que duraran no más de minuto y medio y ya habían pasado encima del escenario más crestas que en Camden town durante todo el año.
Así son los de Nafarroa, un auténtico tiro en la sien. Si también es cierto que musicalmente no han inventado nada, puedo decir que tienen el directo más participativo de todo el estado, hasta los de seguridad se ríen, olvidándose de la manada de punkis y menos punkis que arengan a Aitor y los suyos a dar una voltereta más, un salto más. Llevándoles en volandas, para sentir el directo como pocos grupos del estado.
Y el Show seguía, la sala But, ese templo del pop (cuando se llama OchoYmedio), en el que tomarte una cerveza supone hipotecarte, estaba siendo profanada, desvirgada. Esa gigantesca icónica bola de espejos, estaba siendo testigo de cómo el Punk raudo y tenaz, le ganaba la partida al indie. Un día es un día, oía entre los musculosos camareros.

Y los Lenda a lo suyo, con proyecciones en la pantalla trasera (que nivel), soltando el rosario de ingenios que tienen por canciones, lo que no me acuerdo cuales tocaron, (tengo el set list por ahí) tocaron muchas; puedo decir que tocaron todas o casi todas, para lo que duran, que menos. No podían falta “Modo dios” y “Modo diosa”, esta última en el libro guinness de los records, como canción más rápida e icono en la igualdad de género.
Después de aquel jueves de Octubre del 2006, les habré visto mil veces, siempre he pensado lo mismo, son una maquinaria perfecta para pasártelo bien en un concierto, gracias al gesticular de la cara de satisfacción de Aitor, que últimamente me desafina mucho pero no para quieto gracias a su estado físico portentosos, pletórico cual jugador del Osasuna en pleno ascenso a primera.
A Joxemi, siempre sonriente, incansable detrás de la guitarra. Fichaje estrellas multimillonario (Eso oí a Aitor, en el último concierto) el último en entrar en la banda… y POR FIN… UN MUSICO!!! pensé.
El amigo Jokin, que le zumba a la caja que no gana en baquetas, grande como siempre.
Y el ultimo, pero para mí el primero: El amigo Potxeta, o lo que es lo mismo, un Punk de verdad. Desde que militara allá por los 80 en Tijuana in Blue, siempre me pareció el bajista tipo del punk, su chupa de cuero, su pose, sus corcheas… inalterable. Teniendo que proclamar cada vez que le veo: “Estamos en esto (en el Punk) Por POTXETA”.
La noche llegaba a su fin, pasamos del “Centro comercial”, a las Ikastolas, oímos el “Detector de gilipolleces”, nos quedó muy claro el “Problema vasco”, gritamos “Gora España” y para acabar condecoramos a los “Veteranos de la kale borroka” al son de “ETA, deja alguna discoteca” y la emblemática “Oso panda”.
Así despidió la noche la banda más graciosa que he visto encima de un escenario, lo que empezara como parodia Dead Kennedys, hoy es un grupo referente en esto del Punk estatal.

Larga vida a Porco y a Lendakaris, larga vida a la unión entre las bandas (genial iniciativa), larga vida a la elocuencia y la ironía, al reírse de todo e incluso de uno mismo.
Hasta la próxima: Y sin embargo, Madrid, también os quiere.

Crónica por: A.Makeda
Fotos por: Pedro Bao

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here