Me atrevo a aventurar que este va a ser el concierto de este año de Cultura Inquieta de Getafe en que la media de edad de los asistentes será la más baja. Una hora antes de que abriesen los accesos al recinto, los seguidores más apasionados ya estaban haciendo cola, con sus minis en la mano para combatir el sofocante calor reinante.

Lichis fue el encargado de abrir, con una banda formada por guitarrista, baterista y bajista; a la que él aportaba otra guitarra; ya fuera acústica o eléctrica, según el tema interpretado. Está presentando su segundo disco en solitario, “Mariposas”, aunque no por ello o precisamente porque sólo tiene dos discos firmados con su nombre, completó su actuación con alguna versión y algún tema de La Cabra Mecánica.
A medida que fue avanzando el espectáculo de Lichis fue acabando de llenarse el recinto y de caer la noche.

Ya era noche cerrada cuando salieron al escenario Leiva y los músicos que le acompañaron en la velada; encabezados por su hermano Juancho (Sidecars) que uniría su guitarra a la del propio Leiva. Además, la banda estaba formada bajista, baterista, percusionista, sección de vientos (saxo y trompeta) y teclista.
Están presentando “Monstruos”, tercer álbum de Leiva tras Pereza, de cuyo grupo fue intercalando varios temas a lo largo de la noche. Fueron de los más aclamados por los asistentes, especialmente “Aproximación”, lo cual es lógico porque ya han pasado a formar parte de los clásicos del rock en castellano.
No decayó en ningún momento a lo largo de las dos horas que duró el concierto.
A modo de ceremonia, los integrantes de la banda que pueden moverse libremente al no estar condicionados por su instrumento (como no son el baterista, el percusionista o el teclista), acabaron haciendo un círculo en el centro del escenario, que cerraron como si se estuvieran conjurando o felicitando por el buen desarrollo que había tenido la velada; mientras, Leiva se había apartado a un lado. Dieron por finalizada su actuación tras esta canción.
Volvieron a salir para los bises, por supuesto. En el último de ellos, Leiva contó que en su momento Pereza había sido telonera de La Cabra Mecánica, e que invitó a Lichis a cantar con él en el último de los bises. La situación había cambiado ahora, pero
ambos músicos acabaron el concierto cantando juntos en total armonía y fraternidad. Un bonito gesto.
Fue un muy buen espectáculo y los asistentes quedamos muy satisfechos de lo que habíamos presenciado y escuchado.

Fotos y Texto por: Luis Miguel del Campo

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here