El pasado 19 de agosto Daimiel (Ciudad Real), volvía a acoger el Brujas Festival, un festival que apuesta por lo mejor de la escena underground nacional, pasando por diferentes estilos desde el Metal Extremo, hasta el Rap. Este año el festival celebraba su duodécima edición en el mismo lugar donde en pasadas ediciones se ha llevado a cabo, el Auditorio Municipal, un recinto al aire libre. En esta edición el festival gozó de la presencia de: Soziedad Alkoholika, Hell’s Fire, We Ride, Minority of One, Sutil Karmico y Zeniza.

El festival abría sus puertas con los rockeros Zeniza, banda local que cuenta con un primer trabajo editado, “Hombres Afortunados”. Los manchegos practican una mezcla entre Rock clásico y sureño, Rock and Roll y Punk. Ellos fueron el entrante para lo que vendería después y nos ofrecieron un espectáculo, que a pesar del poco público que se encontraba a las 21.30h, no dejó a nadie indiferente, ya que gozó de mucha conexión entre los músicos y se hicieron notar en el escenario a pesar de que se movieron poco en este. Y es que no le hacía falta, ya que ahí estaba Jesús, su vocalista para dirigirse a los allí presentes. Una banda que pudimos disfrutar los pocos que decidimos acercarnos desde el inicio del festival y nos hizo disfrutar de sus canciones, sus riffs y melodías y una batería muy desenfadada, quien se encargaba de los coros, junto con uno de los guitarristas de la formación. Cada músico aportó sus influencias en el directo, lo que hizo que el concierto que ofrecieron fuera más directo y personal. Algunas canciones que nos presentaron fueron: “Infieles”, “Hombres Afortunados”, “Embrujo de Luna”, “Triste Adiós” o “Libertad”. Sin duda, una actuación que duró treinta minutos y nos hizo descubrir un gran talento de lo que podemos encontrar en Daimiel y no olvidar que en la zona de Ciudad Real hay muy buenas bandas de la escena del Rock.

Cambiamos de registro y nos encontramos a los raperos Sutil Karmico, la última aportación local en el Brujas Festival. La formación se compone de un DJ que ejecutaba el sonido de ambiente en su mesa de mezcla y dos MCs. Sus letras eran de contenido social y parece ser que son una de las bandas con más tirón que está teniendo en Daimiel. Una actuación que duró unos 40 minutos, donde los MCs estuvieron en todo momento moviéndose en la parte delantera del escenario mostrándose más cercanos del público.

Y desde Vigo tuvimos el placer de disfrutar de We Ride, una banda de Hardcore con vocalista femenina, algo poco habitual en la escena del Hardcore, y que han pasado por festivales como la primera edición de Download Madrid Festival, o el Resurrection Fest, entre otros. Su nuevo disco “Empowering Life” les trajo al festival de Daimiel. Y no solo eso, también nos presentaron a su nuevo integrante, Tweety Campany quien llegaba al bajo a la formación gallega y que celebraba su 30 cumpleaños. Por ello, se llevó un tartazo por la cara. Canciones como, “Do It All Again”, “What You Are”, “Stay Golf”, “Self Made”, o con la que se despidieron, una versión de D.R.I interpretada al puro estilo de Biohazard, son algunos de los temas que nos trajeron. Fue una banda muy trallera y que desprendía mucha fuerza sobre los escenarios. Y es que en ocasiones pudimos ser testigos de la de Circle of Death que se produjeron durante su actuación y como poco a poco fueron enganchando adeptos. Sobretodo Mimi, con esa voz rasgada se enfrentaba al escenario para sacarle partido, mostrándose cercana al público.

Los siguientes en salir a escena fueron los más esperados Soziedad Alkoholika, los cabeza de cartel. Estaban presentando su nuevo disco “Sociedad Antisocial”, pero además dieron un repaso a su carrera con un espectáculo de más de una hora y media, donde interpretaron temas clásicos, incluso algunos que hacía mucho que no se veían caer en un directo y también otros que eran más actuales. Y es que los de Thrashcore repartieron cera para todos y se hicieron notar en todo momento. Y es que a lo largo de su concierto pudimos ver como el bajo iba ganando terreno por momento, incluso a veces con más presencia o como en ocasiones la batería se hacía más pesada y rápida. Toda una declaración de intenciones que motivó a más de uno y le hizo cantar y bailar o incluso meterse en un intenso mosh, al ritmo de la potente música que respiraban. Algunas canciones que se fueron sucediendo fueron: “Polvos En Los Ojos”, “Niebla de Guerra”, “Cadenas”, “Sistema Antisocial”, “Ratas”, “Pauso Bat” o “Motxalo”. Fue el momento de mayor expectación y mayor afluencia de público de la noche, y consiguieron dejar el listón bastante alto y con ganas de más.

Ya se acercaba el final. Ahora le tocaba el turno a los más sureños, los madrileños Hell’s Fire con su dosis de Southern Metal. La banda llegaba al Brujas Festival con ya tres discos y el último con el cual están haciendo fechas es sin duda, “Rest In Riff”. Esta noche pudimos ser testigos que Mario, uno de los guitarristas (ellos dicen que es escocés por su pelo pelirrojo) no pudo acompañarles. En su lugar se encontraba Víctor, quien se marcó un solo brillante. A lo largo de su actuación su vocalista Big Mario fue el centro de atención de muchos. Sus bromas y actitud jocosa hicieron mella entre los que allí se quedaron a ver final del festival, pero como siempre él quería ver a su público bien diferenciado, por lo que en ocasiones pedía que alumbrarse a los presentes. Canciones como: “On The Road”, “Far Away From The Sun”, su versión de “Ace of Space” de Motorhead, “March of The Witch”, “Cletus”, o “Diggin’ of My Soul” con esos riffs de guitarras y la característica forma de tocar la batería que tenía Pi, enganchaba. Era asombrosa la delicadeza como este atizaba con sus baquetas creando una atmósfera que le envolvía. O también los encuentros de cuerdas que pudimos disfrutar. Todo esto fue una muestra de lo que allí se revivió, convirtiéndose en uno de los mejores directos de la noche.

Para terminar desde Jerez de la Frontera (Cádiz), la formación de Pop/Punk Minority of One con un ligero toque a Hardcore Melódico. Tenían influencia de Bad Religion, Green Day, Saves of The Day, hasta donde pudimos apreciar. Contaban con un vocalista que era la cara más visible de la formación. Se encargó de contarnos lo comprometidos que estaban con diferentes acciones sociales de su tierra y también nos contaban de que trataban sus canciones. Sobretodo pudimos ver como brincaba y saltaba con frecuencia sobre el escenario. Además uno de sus guitarras no paraba de moverse al ritmo de la música, mientras que el otro se encontraba más concentrado en lo suyo a las cuerdas. Con una hora de actuación pudieron dar rienda suelta algunas canciones como: “Remedies For Pain”, “No Gender”, “Glory Day”, “War Beyond Classwar”, entre otras. También nos hicieron saber que era la primera vez que tocaban a las tres de la mañana. Y es que a estas horas de la noche éramos menos los que resistimos hasta el final, ya que muchos se marcharon tras finalizar la actuación de SA. Pero si, estuvieron muy cercanos y muy integrados en el festival con muchas ganas de pasarlo bien.

Habrá que esperar al año que viene para más Brujas Festival y más música underground nacional y de muy buena calidad en Daimiel con el propósito de que siga convirtiéndose en el festival de referencia más underground de la zona.

Crónica por: Gloria A.B
Fotos por: Pedro Bao

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here