InicioCrónicas de conciertosCRÓNICA DE OBSESIÓN FATAL+TRES POLLOS+ SSUIZIDATE Y PUNKTO EN MADRID

CRÓNICA DE OBSESIÓN FATAL+TRES POLLOS+ SSUIZIDATE Y PUNKTO EN MADRID

En la Gruta, como en casa. Era 1 de diciembre, y despediamos el primer día del último mes del año con un bolo de punk en la Gruta 77 de Carabanchel.

Abrían los Ssuizidate y punkto a las 23:00, y fueron puntuales, para variar. No habían pasado ni un par de minutos de la hora cuando empezó a sonar “Sektari@s”, mi tema favorito de esta gentuza. Pasan los años y esencialmente siguen haciendo lo mismo, aunque no han perdido ni una gota de la cara dura y la picardía que de siempre derrochan por el escenario. Sonaron “La Muerte”, “Marionetas” y covers de “Barrenkalle” y “I fought the law”. Punkarreo callejero, muy inspirado en el sonido radikal vasco, con toquecillos british y ska, todo ello filtrado por un sello personal que se fija en su sonido, sobre todo en directo. Los tres miembros de la banda no se cortan un pelo en mandar a la mierda a quien toque. Sí este día toca mandar a la mierda al público, que está paradito, pues ea. Sí hay que contestar a algún comentario jocoso de algún tipo con mala cresta, pues dale. Fueron así divertidos los intercambios de insultos entre el público y los ssuizidas, que cuando a veces paran entre temas montan este pequeño show, faltón pero sin mala bilis. Lo de insultarse se ve cada vez menos en estos tiempos de lo políticamente correcto y, cuando estamos con rock and roll, la actitud se agradece. Sonaron en esta dinámica “El papa en una rave”, “Alkohol y rock&roll”, “Puta España” o “Anfetamina”, los clásicos de su único disco “Anfetamina Pale Ale”, que poco a poco va sumando años. También sonaron algunos temas que de momento solo podemos escuchar en directo, como “Autosuficiencia” y “Cuándo Mundo”. Este último, por cierto, parece una pequeña evolución en el sonido tipycal ssuizida, una evolución desde esos orígenes en el estómago de la Dragona que se agradece y da esperanza. El tema marca diferencia respecto al clásico ruido del grupo, con un sonido que quizás podamos describir como más alegre, aunque siempre callejero y kalimotxero. Tan impresentables como siempre, aunque con un público menos volcado de lo que solemos encontrar, salieron bien del paso, manteniendo su energía y su cara dura. A ver cuando sacan más temas y se meten de nuevo al estudio, que hay ganas de nueva mierda.

Salimos para hacer tiempo a los Tres Pollos. Había ganas especiales de escucharlos, dado que era la primera vez que tocaban desde el accidente de Bakkali en las fiestas de Aluche, cuando se le cayó un altavoz encima. El asunto casi le cuesta la vida, y solo una larga y dura recuperación ha permitido que el tío siga caminando. El guitarrista es un jabato, como ya demostró grabando el videoclip de “Lunatico”, tema que sonó este sábado justo después de “Siberia” y “Kamikaze”. Bakkali se mantuvo en forma durante todo el bolo, desde el estallido del concreto con que abrieron hasta el último acorde. Sin embargo, no pudimos ver a los Tres Pollos juntos, dado que Dani, no pudo subirse al escenario porque estaba lesionado. Pese a ello, estamos deseando ver de nuevo el grupo al completo, y deseamos una pronta recuperación pal Dani. David Macarrilla dió la talla y se enrolló al final bastante con el público, regalando baquetas e incluso un parche. A parte de temas de su disco “En la incubadora”, tales como “De Tarifa a Castellón” o “Tiburones”, tocaron un par de temas nuevos que siguen esa línea de sonido rockero y macarra, de barrio, bien empastado y mejor tocado, con letras crudas que van al grano. Para mi, de lo mejorcito del punk de esta mierda de ciudad que es Madrid. Sonó así “Pedo Txungo”, tras la cual empezaron a subir diversas colaboraciones, la tropa del gallinero de entre los que destacaría a José, del garito Malavida de Aluche (que subió a cantar en el tema que el grupo dedica a su local). También notable la colaboración del Txuli, que al final del bolo sacó una gigantesca papelina en la que se leía “Medio Pollo 5 Micras”, ello mientras cantaba el estribillo de este temazo que ya es un himno para muchos de nosotros: “Medio Pollo”. Siempre es una locura bailarlo en directo, e incluso cantarlo por las calles de Madriz. No faltaron “No kiero verte” ni “Tarifando”, en un bolo que dejó el ambiente caldeado hasta el infierno, mucho más el anterior. Sin embargo, supo a poco, y es que los pollos siempre nos dejan con ganas de más. Deseando, como siempre, que llegue el próximo bolo.

El cierre lo ponían los de Barakaldo Obsesión Fatal, grupo cabeza de cartel que venía presentando su nuevo disco “Tiempos Revueltos”. La verdad es que al grupo solo lo conocía de una escucha rápida para preparar el conci, y joder, son la ostia. Es peña con mucha energía, que reparte actitud, furia, rebeldía y camaradería. Se nota que proceden del oí callejero y antifascista, y a lo largo de más de 10 años, han ido moldeando un sonido empastado, sabroso, repleto de matices, pero que no ha perdido un ápice de la rabia de sus orígenes. El nuevo disco sonó integramente, salpicado por viejos temazos, todo ello influenciado por el hooliganeo y ciertos toques de sonido británico. Destacaría “Tiempos Revueltos”, “Las Calles Arder”, “Nuestra Condena”, “Mi perdición”, “Punk Rock Revolución” (su inicio es brutal para un concierto) y “Let’s Go”. Buena música de buenos músicos, con los que tengo pendiente una entrevista. El público se volvió loco con los Obsesión, que sin duda fueron los que más movieron el local esa noche, dejándonos a todos loquísimos. Era imposible no brincar y menear el jepeto con sus riff y sus coros. El último bloque de temas fue un eskizofréniko mix de temazos que desencajaron las rodillas y los codos de toda la vasca. Se sucedieron así “Salvajes” (que nos desgañitó), “Generación Perdida”, “No Pararé” (temazo de cantar abrazado a un colega), “Pelea” y “Un Plan”. “La Muerte” y “100 años” pusieron un brutal broche final a la actuación, en la que es imprescindible destacar como lo gozaban el bajista y el guitarrista, la rabia vocal y gestual del cantante, la contundencia ágil del batería y lo duro del otro guitarra y corista. Quinteto brutal de vascos locos que tienen que volver a esta ciudad, porque incluso sin sernos muy conocidos lo reventaron: imaginad el día en que todos nos sepamos sus temas. ¡Eskerrik asko Obsesión! ¡A seguir dando por saco y a dejarnos más grandes noches cómo está!

Crónica y Fotos por: Zule

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

PRIMAVERA TROMPETERA 2024

El festival Primavera Trompetera de Jerez de la Frontera (Cádiz) se prepara para su nueva edición en 2024. Se llevará acabo los días 22...