Como sabéis, este pasado fin de semana la banda extremeña hizo doblete en la capital debido al éxito absoluto que hubo con la venta de entradas para la primera fecha del 17 de febrero, por lo que se decidió organizar otro concierto para el sábado 18 y resultó ser que también agotaron. Con esta cálida acogida recibíamos a Sínkope en Madrid, que venía a presentar el trabajo que lanzaron en la primavera de 2016, el CD+DVD “!!!Gracias¡¡¡”, el cual precisamente fue grabado en La Riviera el 13 noviembre de 2015 y conmemora los 25 años de la banda.

Pues bien, nos metemos en harina con la actuación de Sonotones, que comenzó poco antes de las ocho y media. La castiza banda continúa repartiendo leña con la presentación de su último álbum “No Hay Futuro”, por lo que nos obsequiaron con temas como “Qué Estás Contando”, “Viva el Vino” o “Punk Rocker”, y aunque el sonido a mi juicio no acompañó demasiado, hacia mitad del concierto ya tenían al personal metido en el bolsillo. Acabaron con “Señoras y Señores” (mi tema favorito de “No hay Futuro”), la incombustible “Solo Tienes una Vida” y la cañera “Vais Mal”. Bravo por Sonotones, que nunca defraudan.

Ya a eso de las nueve y media pasadas y con la sala llena y deseosa, disparan la intro de Sínkope. Como suele suceder en estos casos la banda va surgiendo de la oscuridad y se va colocando en sus puestos. Cuando aparece Vito ya con la luces encendidas y con las primeras notas de “Tirando de Rama”, su impronta invade todo el escenario. “Hoy me noto la voz algo quebrada, y la mirada más bien perdida…” no es necesario ni que lo cante, todos vociferamos la primera estrofa como si nos fuera la vida en ello. Y así será canción tras canción. “Romance de la Luna Gitana y el Sol Poeta” y “Al Socuello de tus Pechos de Seda” le siguen, Vito ya está armado con su inseparable copa y nos insta a acompañarlo en su recital, como si hiciera falta que nos animaran mucho para hacerlo. Lo cierto es que nuestro era el protagonismo absoluto. Incluso en algunos momentos el maestro de ceremonia hacía discretos gestos con la mano al resto de los músicos para que tocaran piano y así se escuchara mejor nuestro alegre cante, como en “Cuando No Te Pones Falda”.

Difícil meterse en el papel con “Humo de Contrabando”, pues más bien era el característico olor dulzón discotequero a nube de algodón lo que nos llega en la sala, pero qué le vamos a hacer, no todo podía ser perfecto. Tocan después “En Parihuella”, un tema inédito que no se sabe si alguna vez será grabado en estudio y que en palabras de su propio autor habla sobre la vida y muerte, y acto seguido el señor del parche nos dedica unas coplillas con una gracia genuina, muy suya. Y entonces nos vamos a “Le voy a cobrar a tus labios…”, nos guste o no la función se va acabando, pero aún queda artillería pesada por sacar. Vuelven con unos bises en forma de auténticos himnos como “A Merced de las Olas”, la cual irremediablemente me sigue haciendo recordar aquella célebre cuña que el Rockservatorio FM tenía con este tema, “A un Beso Mío le Llaman Ruina”, con la que tantas veces nos hemos sentido identificados…y cómo no “En Tarros de Miel”. Echamos así el telón a más de dos intensísimas horas de rock extremeño de pura cepa de la mano de esta banda de desgraciaos con mucha gracia. Únicos.

Vito se despide de nosotros hasta la próxima con la sugerente frase que sigue, en medio de la jarana total que se vivía en los últimos coletazos de la actuación… Si nosotros somos estrellas, vosotros sois el firmamento.

Gracias, Sínkope.
Salud y Rock and Roll

Crónica por: Elena O.B
Fotos por: Mikel Masa

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here