lunes, septiembre 20, 2021
spot_img
InicioCrónicas de conciertosSHINOVA ARRANCÓ GIRA EN MADRID CON CUATRO CONCIERTOS

SHINOVA ARRANCÓ GIRA EN MADRID CON CUATRO CONCIERTOS

El pasado 21 de Mayo, Shinova comenzaba un recorrido de cuatro Rivieras en Madrid. Desde el comienzo mostraron sus ganas de volver a las actuaciones en directo, después de un letargo producido por la pandemia y la dudosa gestión de las autoridades en relación a los eventos artísticos y musicales. En cualquier caso y disfrutando de lo presente, los músicos salían con orgullo a defender un repertorio del todo necesario en la escena alternativa del pop Rock en castellano.

La primera canción que verdaderamente me sorprende es «Solo Ruido», del disco que presentan «La Buena Suerte». Con referencias a la navegación como metáfora de la vida, un recurso habitual en Gabriel, líder y vocalista de la banda. El batería se acompaña dentro del conjunto de su instrumento con un pad con bombos muy graves que llenan la sala y crean una atmósfera peculiar, ampliando las canciones y haciendo retumbar el pecho.

Shinova en Madrid
Shinova en Madrid

En «Ovnis y Estrellas», también del nuevo disco destaca el juego de edición con las voces, y en este punto debemos felicitar a los técnicos de sonido, imprescindibles en cualquier evento musical, pero que en este tipo de proyectos pasan a ser parte artística y creativa del concierto. Me gusta especialmente en cuanto a la letra un verso de la primera estrofa que dice lo siguiente: «Entre antenas y dioses menores me cuesta dormir». No pude evitar pensar en aquella noche de la cuarentena en plena pandemia en que todos vimos desde nuestras casas luces juegueteando por el cielo, y que desde todo el mundo se compartían a través de las redes sociales.
Antes de arrancarse con otra agradecen nuestra asistencia: «Es el primer concierto de la gira, y ya llevamos unos cuantos, en el que casi aplaudís a tiempo.» La gente ríe y aprovechan para decirnos a modo de publicidad que venden vinilos. Entonces pasan a una canción de su anterior disco: «Cartas de Navegación», y con el tema de «El Álbum», Erlantz Prieto a las guitarras nos demuestra que es un excelente corista. Quizá parezca una exageración, pero cada vez cuesta más encontrar grupos en que los coros estén trabajados, y la voz no suene débil y a lo lejos, aderezada en exceso por efectos para hacerla digerible. En esto Shinova se salva, y se agradece.

Un buen espectáculo de luces les abriga, me gustan especialmente los barridos de luces direccionales blancas, muy rockeras mezcladas con las chupas de cuero. Otra canción del nuevo disco que ha funcionado increíblemente bien ha sido «La Sonrisa Intacta», bien defendida en directo. Este hit se ha colado en el segundo puesto de las más escuchadas últimamente de la banda. En mi opinión el secreto está en la carga afectiva y nostálgica de las estrofas y el toque esperanzador del estribillo con el bombo a negras que siempre funciona para levantar a una sala o a un festival. La guitarra vacilona del riff inicial me recuerda de lejos a Supersubmarina, y algunos giros de la voz me trajeron un aire de Manolo García.

Shinova en Madrid
Shinova en Madrid

Quizá el punto que menos me atrajo del concierto era la distancia temporal entre canciones. Las luces amarillas se encendían, y les veíamos beber agua, hablar entre ellos, las pausas para hablar eran largas… y si una canción te ha llegado dentro quieres que esta ola de emoción se propague hacia la siguiente del setlist. En cualquier caso Gabriel hablaba con seguridad.

Cerca de acabar el concierto tocaron «Mirlo Blanco», y La Riviera se llenó de voces cantando al unísono. Esta es su canción con más escuchas, y no me extraña en absoluto a juzgar por un estribillo de esos que buscan los artistas para dar el gran paso hacia la popularidad.
Dentro de los temas del final el que más me sorprendió fue Te debo una canción. Gran juego de coros lejanos al comienzo y un ritmo perfecto con una batería minimalista. Es un agradecimiento y al mismo tiempo un viaje entre los recuerdos del compositor, en el que se desnuda y saca a relucir aspectos de su historia que la mayoría ignorábamos. La gran virtud de esta canción es su carácter personal, que nos acerca más íntimamente al grupo.

Shinova nos ofreció una maravillosa tarde que dejó un buen sabor de boca a todo el público, después de su directo enérgico y sincero. Tenemos muchas ganas de ver el gran desarrollo y crecimiento que aún le queda a esta magnífica banda, y ojalá lleguen de nuevo tiempos festivaleros para que demuestren con creces que son capaces de grandes cosas.

Crónica por: Gisme
Fotos por: Mario Tote

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here