Nada mejor para la fría noche del 25 de Noviembre de 2017, que recibir calor humano dentro de la madrileña sala CATS, durante los conciertos de El desván y Poncho K.

En categoría de artista invitado, El desván llegó a Madrid para dar a conocer su nuevo disco: “La taberna del Infierno”. Mientras el público iba entrando a la sala, el grupo con evidentes influencias de Marea, comenzó con “Cerca del Cielo”, incluida en lo nuevo, al igual que el resto de las canciones que tocaron aquella noche. La sintonía con el público fue instantánea, y recibieron de éste, aplausos y ovaciones al terminar cada canción. Su rock urbano, cuadraba entre las tendencias musicales de los fieles seguidores de Poncho K, y canciones como “Antiheroes” con sus buenos guitarreos, “Mi Madriguera” y su fuerza, junto con la excelente “Poeta de Mi Tierra”, hicieron el resto. Para despedirse guardaron una de las mejores: “Una Noche Más”.

Con la sala repleta, bajista y batería tomaron posiciones para afinar y elegir baquetas respectivamente. Tras los últimos retoques, empezaron a sonar los dos primeros compases de “El Gallo de la Veleta”, momento en el cual apareció el descamisado Poncho K. El grupo sevillano, decidió así, comenzar con un tema incluido en su nuevo trabajo, titulado 11 Palos, del que tocaron casi todas a lo largo del concierto. Faltan adjetivos para describir a este consolidado grupo, que junto con 11 Palos, llevan siete álbumes, de los que al menos tocaron una canción. Como hicieron al rescatar de sus primeros discos “Amor Plátonico” de No Quiero Empates,“Quemar los Poemas” de Destino de Pluma y Mano y “Herrero”, de Cuantova queré. Del resto de LPs, sonaron estupendas canciones que hicieron vibrar al público como “Quien Apagará?”, “Punky gitano” y “Al loro”, pero no fue hasta la recta final, en el que el respetable entro en cólera y generó ese calor intenso del que hablábamos. “Mentiras de Sal” y “Verborrea” fueron las desencadenantes de tanta violencia contenida, que no cesó hasta que Poncho K abandonó el escenario antes de comenzar “Una Historia Con Las Manos”, que como al inicio del concierto, quedaron solos sobre el escenario bajista, batería y guitarrista, durante unos instantes. Después de más de una veintena de canciones, el concierto concluyó con “Al Marchar”, donde se volvió a desatar la furia colectiva y tres más de lo nuevo: “Lo Tierno y La Corteza” un tema muy consolidado que parece de los antiguos, toda una sorpresa. “Al Trote”, que igual no es la más indicada para hacer pogos, pero daba igual, se estaba muy bien entre empujones. Y por último “De Sereno”, que dejó una muy buena sensación y seguro que a más de uno, con ganas de asistir a otro concierto de la gira 11 Palos.

Otra gran noche de rock en la capital, por esto me encantan las presentaciones de discos. Nos vemos en la próxima.

Crónica por: Willy Copa.
Fotos por: Mikel Masa

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here