Sábado 24 de Junio

Llega la tercera y definitiva jornada del Download, quizás algo más tranquila que la anterior en cuanto a número de grupos por ver, pero en cualquier caso igual o más intensa si cabe.

Para no interrumpir el dominio de las bandas norteamericanas en el escenario principal abrimos la veda hoy con Iced Earth, los que ponen la nota de heavy más clásico de todo el festival. Reconociendo que con este grupo nunca he trascendido mucho más del «Melancholy» con Matt Barlow, el vocalista que se encuentra desde 2011 en sus filas, Stu Block, hace una labor magnífica como frontman en temas también clásicos como pueden ser «Vengance is Mine», «I Died for You» o «The Hunter», y también con cortes de su último trabajo «Incorruptible» como «Great Heaten Army» o «Seaven Headed Whore». Su fundador y lider, el gran Jon Schaffer se encuentra discretamente situado en el lado izquierdo del escenario mientras saca sus reconocibles melodías a las seis cuerda, como es el caso de «Watching Over Me», con la que finiquitan el concierto de forma muy satisfactoria.

La siguiente parada es con los suecos In Flames, probablemente uno de los conciertos que con más ganas espero de todo el Download, y llegan por fin con las últimas luces del día y una performance austera pero muy cuidada. Con un juego de luces perfecto Anders Fridén aparece apostado en uno de los lados del escenario cantando prácticamente de perfil y ofreciéndonos la variedad de registros a la que nos tiene acostumbrados. Cae alguna de su último trabajo «Battles» como «Before I Fall» pero la locura llega con «Where The Dead Ships Dwell» y con «Only For The Weak» y ese riff memorable de guitarra a cargo de Björn Gelotte con el que saltamos y hacemos headbanging como si no hubiera mañana. Anders nos pregunta si aún nos quedan energías y continúan con la tralla de «Cloud Connected» y «Deliver Us» con las que el recinto se viene abajo. Antes de seguir Anders nos anuncia que hemos ido a escuchar música metal y no disco a modo de disclaimer por el tema que va después, «Paralyzed», de quizás su álbum más electrónico y cuestionado «Siren Charms», pero de la que nos recreamos igualmente. Con «The End» y el enorme mosh pit de «Take This Life» acaba un recital sencillamente perfecto. Sin tiempo que perder nos encaminamos a ver a Apocalyptica pero aquello está impractible, apenas podemos avanzar hasta algo más del acceso a los escenarios tres y cuatro…¿Que por qué a un grupo como Apocalyptica lo pusieron allí y no en uno de los principales? Es algo que no se ni entiendo, pero que provocó que más de uno tuviera que emigrar a ver a los norteamericanos Ministry en el main stage dos ante la imposibilidad de ver en condiciones a los instrumentistas fineses. Ministry resultó ameno aunque a mi juicio no hicieron gala de un sonido tan pulido como algunas otras bandas vistas hasta el momento, entiendo que eso formaba parte también del show rabioso de metal industrial que traían pero las bases rítmicas estaban tan altas que era prácticamente imposible distinguir nada más. Nos torturaron los oídos con temas como «Antifa» o «Señor Peligro» pero la canción más celebrada fue sin duda «Just One Fix«, conocida por formar parte de la mítica B.S.O de «El Día de la Bestia» y «So What» y ese ritmo aplastante que nos hace saltar, contagiados por la pegada brutal de la banda.

Viene ahora Los Profetas de la Rabia, o los que algunos tienen a bien llamar Los Rage Against The Machine 2, en cualquier caso, una banda que se puede considerar un auténtico dream team hace aparición en el main stage capitaneadas por el enorme Tom Morello. Con Chuck D de Public Enemy y B-Real de Cypress Hill a las voces, empiezan con la canción de Public Enemy que los da nombre y continúan con algunos otros temas emblemáticos de RATM como «Take The Power Back», «Guerrilla Radio» o «Bombtrack» aunque también descargan alguno de sus escasas composiciones propias como «Unfuck the World». Nos rendimos definitivamente al poder de Morrello a la guitarra cuando nos dedica una serie de virguerias a las seis cuerdas que corona dando la vuelta al instrumento y rasgando las cuerdas con lo que debe ser su nariz a la vez que en el anverso se aprecia un cartel que reza «Fuck Trump». Un verdadero crack. B-Real se esfuerza por comunicarse con nosotros con sencillas frases en castellano gesto que siempre resulta entrañable y siguen con un medley en el que enloquecemos absolutamente con «Jump Arround». Aquello es una auténtica fiesta que continúa con otro solo de Morrello que se acaba fundiendo con el DJ para acabar dando rienda suelta a «Bullet In Your Face» y otra canción que ya compuso Cypress Hill veinticinco años atrás en la que colaboraba Morello y que ahora tocan de nuevo en directo, «How I Could Just Kill a Man» y con «Killing In The Name Of» La Caja Mágica revienta literalmente. Enorme show el que se marcó Prophets of Rage.

Acabamos la cita con los pintorescos Avatar. Esta banda de metal sueca influenciada por estilos que van desde el death metal hasta el groove pasando por el industrial aparece con una estética circense de lo más inquietante. Su vocalista, maquillado bajo una suerte de bogey man de pesadilla, se mueve de un lado al otro del escenario haciendo girar su bastón y enseñándonos la lengua de una forma que acongojaría a cualquiera. Empiezan a meter caña con «Hail the Apocalypse» y otros trallazos en la línea como pesadísimo medio tiempo «Bloody Angel» o «The Eagle Has Landed». Pese al cansancio el bolo nos tenía totalmente absorbidos, incluso se nos quedaron ganas de más cuando con tras «Let it Burn» y «Smell Like a Freak Show» se despiden de la misma forma enigmática en la que vinieron prometíendonos que no dejarán otros cuatro años pasar antes de volver a visitarnos. Gran descubrimiento el de Avatar.

Crónica y fotos por: Elena O.B

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here