El 13 de Mayo, volvimos a uno de los mejores lugares para escuchar música al aire libre: Rivas-Vaciamadrid. Concretamente al Auditorio Miguel Ríos, un lugar especialmente diseñado para ese propósito, que contó con grandes eventos en los días anteriores, como el Rivas Rock. En esta ocasión, tocaba La Raíz como atracción principal, mas Machete en Boca, en calidad de artista invitado.

Para caldear el ambiente, Machete en Boca tomó posición sobre el escenario. Un grupo, al que también tuvimos la suerte de ver, en la capital junto a Zoo el pasado mes. El concierto fue muy similar al anterior, pero hubo notables diferencias. La más sustancial, fue la soltura con la que las MCs se movian por el escenario y rapeaban sus letras. Y también, hubo momentos en el que DJ tomó protadonismo, sobretodo cuando se quedó solo, y se marcó una sesión en la que en algunos fragmentos, se podía destinguir “I Fink U Freeky” de Die Antwoord, entre otras. En difinitiva, hicieron las veces de un gran aperitivo musical, para todos aquellos que querían ver a La Raíz, desde su sitio preferido en la pista.

Después de acomodar el escenario y ya casi entrada la noche bajo, la atenta mirada de Venus, que nos acompañó en varias jornadas anteriores a lo largo de la semana pasada, llegó el turno de La Raíz. Nada más tomar posición, empezó a sonar la inconfundible intro del L.P “Entre poetas y presos”, para continuar con la que precede en en él, y que le da nombre. Su peculiar homenaje a lo presos políticos durante el franquismo, dió paso a “Borracha y callejera”, una canción con más cachondeito que la anterior, y con motivo de la primera aparición de Julio Manoa sobre el escenario, que le dá ese buen royo característico de la banda y es energía pura. Desde el inicio, se dejaron la piel, pero no pararon ahí, siguieron con “La Voz”, una de las que más saltos y bailes provocó. Tan solo, contaban con noventa minutos para despedirse por primera vez de la Comunidad de Madrid, en este año. Lo aprovecharón bien, “Muérdeles” enlazó con la anterior, y a su vez, también sin respirar vino, “Jilgueros”. De haber seguido así, a más de uno de sus incondicionales fans, le podría haber dado un sofoco, pero el grupo decidió tomar un respiro, cambiar de tercio e incluir una canción con un estilo cercano al flamenco, que no suele estar presente en sus conciertos: “El tren huracán”. Todos los los cuatro vocalistas del grupo, estuvieron espléndidos, cada uno con su estilo y su ritmo; Pablo se mantuvo tranquilo, como si todo se parase mientras cantaba, pero sin olvidarse de recorrer el escenario de lado a lado. Por el contrario, Sen-K, se mostró muy enérgico, no paró de saltar y moverse duranta su actuación. Y Pancho tuvo una actitud más intermedia.
La banda dejó diecinueve temazos, en una noche, en la que las canciones se sucedian una tras otra y siguieron convirtiendo trios de canciones en una, entre ellas, “Nuestra nación”, “Llueve en semana santa” y “Por Favor”. Terminada esta última, empezaron a respirar levemente entre tema y tema hasta el final. Para despedirse por primera vez de Madrid, eligieron “Nos Volveremos a ver”, tras la cual, se dirijieron al público, para agradecerles su apoyo durante los años sobre los escenarios y concluyó el concierto.

Gran concierto, para una gran noche, cada vez quedan menos oportunidades, para posiblemente ver a La Raíz, por última vez, ¡No las desaprovechen!

Crónica por: Willy Copa
Fotos por: Pedro Bao

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here