El pasado 17 de octubre asistimos a una noche épica en la madrileña sala Excalibur. Llegaba el momento de cuatro bandas, siendo una de ellas desconocida en Madrid y que venia de fuera como fue el caso de Sovengar y tres formaciones más procedentes de la capital que ya tenían un público hecho.

IMG_0744

Heid traían nuevo guitarrista rítmico, Javier Vecino, al cual no hicieron presentación alguna. También, se notaba la ausencia del violín, ya que no pudo asistir al evento. En su lugar, fue sustituido por José Manuel García a la gaita y whistle (Sectem Custodes), que ya lo hizo en anteriores conciertos. La banda de Pagan/Black ha tenido mejores momentos frente a los escenarios, pero aun así no estuvieron por debajo del nivel. «Ruido de Batalla» uno de los temas más aclamados, se celebraba con un pogo terrorífico. El vocalista tiene una voz muy expresiva y desgarradora, algo que quedaba plasmado en cada uno de los temas que interpretaba. Por otro lado, otro de los protagonistas fue el guitarrista solista (Ivan), ya que estuvo en todo momento pendiente del público y de los medios allí presentes, siempre ofreciendo una sonrisa y una mirada de complicidad hacia todos (Como bien se pueden ver en las fotos que llevó a cabo nuestro fotógrafo).

IMG_0827

Survael venían más fuertes, con un buen avance y muy buena mejoría si lo comparamos con anteriores conciertos, pero seguimos viendo que a su vocalista le falta perfección en su voz. Este sería su último concierto hasta el momento, ya que anunciaron que iban a meterse a grabar en el estudio. En su estilo se podía percibir Thrash Metal, Heavy Metal y Hardcorde Punk. Miguel, bajista de la formación, estuvo muy resolutivo en todo momento sobre todo en las partes de coro. Quizá les falto algo más de movimiento para encauzar con su precisión y rendimiento. En defensa de lo animales, con «War of thhe Wild», hacían mención al problema de la caza de lobos, zorros.., dedicando ese tema a la lucha contra este hecho que sucede en la actualidad más de lo que queríamos.»Desperta Ferro» es sin duda el tema más famoso y con el, se lanzaron a hacer su primer videoclip, que siempre incluyen en sus setlist, por lo tanto no podía faltar. Se despidieron con un tema de una banda a la que admiran mucho y al igual la respetan muchísimo,«Blum Im Auge» de Equilibrium.

IMG_0844

Y sin hacernos esperar más, los cabeza de cartel, Sovengar, que vinieron a presentar «Vindicta et Gloria», un disco algo escueto y joven, nos sorprendieron gratamente con su directo. Antes de nada hacer mención especial a su tan cuidada indumentaria, compuesta por cotas de malla, trajes de piel.., lo que ha debido de ser una gran inversión para ellos. Su vocalista sorprendía no solo por su vestimenta, casco de Skyrim y demás accesorios, sino también por como se agachaba y levantaba y se dirigía al incondicional que parecía que iba a saltar del escenario. Destacaba también uno de los guitarristas por su lenguaje visual, y por la fuerza que expresaba en cada movimiento sobre el escenario. Otro detalle a destacar, el momento en el cual el guitarrista solista tocaba su guitarra por detrás de su cuello. Por último, un detalle a resaltar, cuando ya se iba acercando el final de su espectáculo, se produjo un acercamiento de guitarras, y en ese instante no se veía las caras de ambos guitarristas, solo se sentía el rugir de las cuerdas de las guitarras. Una sorpresa fue la cover de «Ghost División» de Sabaton. «Call to The Battle» single promocional de su álbum, no hacía más que repetir una y otra vez la palabra Battle, se escuchaba perfectamente. Además, hicieron un cierre glorioso indiscutible para la banda con «Brothers of Metal» de Manowar.

IMG_1007

Cerrando se enfrentaban Pimeä Metsä, que fueron los que marcaron huella a pesar de no presentar nada nuevo. Una formación de Viking con clara influencia nórdica, con letras en fines que para muchos es algo complicado de entender, pero con un publico que les sigue a todas partes. Cuentan con una presencia en escena que causa sensación sobre los allí presentes, gracias a un vocalista con mucho carisma y la sobrada técnica del resto de integrantes. El vocalista entró en el escenario con el micrófono puesto sobre un hacha de mano y, mientras interpretaba los temas, se dedicaba a hacer aspavientos, amenazando al público, a veces sacaba su cuchillo y señalaba a sus compañeros. Cuando comenzó el concierto, tocaron el cuerno para que a continuación entrara el vocalista en escena. Solo hubo un único momento en el que el vocalista nos sorprendía con algo diferente, cuando tocó el bodhran. El batería tenía unos ritmos muy dispares que en alguna circunstancias se volvían cercanos al ska, y mantuvo en todo momento la concentración, algo que dejaba presente en la seriedad de su mirada.

Nos despedimos y hasta la próxima crónica. Damos las gracias a las cuatro bandas por ofrecernos la oportunidad de poder descubrir nuevos talentos. Nos vemos en los conciertos.

Crónica por: Gloria A.B
Fotos por: Pedro Bao López

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here