El pasado 20 de junio asistimos a una Power Metal Nights en la céntrica sala We Rock de Madrid, una sala que no se caracteriza por tener el mejor sonido y mejores luces. Al contrario, destaca sobretodo por sus desbarajustes con el sonido. Pues aquí nos enfrentamos a Phoenix Rising, Edhellen Raven’s Gate.

01_Ravens_Gate_019

Los primeros en subirse al escenario fueron los valencianos Raven’s Gate, que nos visitaban por segunda vez. Eligieron Madrid para cerrar su gira Defying Gravitour 2015. Si te gusta Sonata Ártica, esta podría ser tu banda, ya que tiene muchos recursos de ellos, como la forma de maquillarse del vocalista o incluso musicalmente hablando. El vocalista salió al escenario con su famoso guante-garra. Y es que parecía un vampiro, solo le faltaban los colmillos. Su registro de voz es el de una voz limpia que se compagina con una voz rasgada, donde predomina más la limpia. Eran muy visuales y sobretodo el vocalista muy expresivo. Por otra parte la batería era potente, y podría decirse que era lo que más se escuchaba de toda la banda. Comenzaron con Distance Of Fire. También hubo una versión de la popular canción portuguesa Nosa, Nosa de Michel Teló, que sirvió para comprobar si el teclado se escuchaba correctamente, ya que por un fallo procedente del técnico de la sala, este había dejado de escucharse. En Bliss el bajista abrazó a su bajo, le dio besos y le cantó como si se tratase de su princesa en su clave más humorística. Por otra parte, él también era quien hacía mayormente los coros. Su micrófono dejó de escucharse en la última parte del concierto, de ahí que no se escuchasen sus coros desde ese momento hasta el final.  A pesar de todo el público demostraba que se lo estaba pasando muy bien, ya que no paraban de cantar las letras de las canciones. Otra versión que siempre está en su conciertos es Never Gonna Give You Up (Rick Astley). Después de esto, llegaba la primera colaboración de la noche con César Yepes (vocalista de Darkblazers) en 3..2..1 Awake!

02_Edhellen_017

A continuación llegaron los de Alicante, una formación de Power Metal Sinfónico, que ya conocimos por su anterior concierto en Albacete en la segunda edición del On Fire Metal Fest, donde nos sorprendieron gratamente. Ellos son Edhellen. Venían con un músico menos, les faltaba el guitarrista rítmico. Este sería su último concierto antes de preparar su segundo álbum. La formación daba mucha importancia a la figura del teclista, ya que es imprescindible para resolver lo que nos iban a exponer en el escenario. De el dependía la tuerca sinfónica que sujetaba todo. También, se observa que tienen influencia de Saratoga en la cuestión vocal en lo que viene siendo la entonación. Y es que el vocalista no pasaba por su ausencia. Tenia una voz impecable. Era la voz de la noche con esos agudos que se metía y la entonación que le ponía en todas las canciones. Su sonido es muy envolvente. Cuando hicieron entrada al escenario, al vocalista no se le escuchaba, ya que estaba usando el mismo micrófono que Raven’s Gate utilizó en su espectáculo para sus coros. Este problema lo solucionó el técnico. Otro de los problemas acaecidos y ya cansa de encontrar en esta sala, que por un momento cuando menos lo esperabas, el bajo dejó de escucharse. En cuanto el técnico se dio cuenta e hizo por solucionarlo, la guitarra se dejo de escuchar. Fallos muy habituales del técnico de la sala y que estropean el sonido de las bandas que pasan por la allí. Una versión que suele haber en sus conciertos es la archiconocida Un Beso Y Una Flor (Nino Bravo), donde el guitarrista cambiaba a una guitarra menos pesada. Pues aquí el presente se puso en pie y no paraba de cantar. Después llegó la presentación de un nuevo tema Otro Sueño, que estará en el nuevo disco de la formación. Con Reflejos contaron con Carlos Barrera (guitarrista de Raven’s Gate).

03_Phoenix_Rising_012

Phoenix Rising jugaban en casa y fue aquí donde terminaron la temporada de conciertos. Tuvieron suerte, ya que tuvieron el mejor sonido de las tres formaciones que nos acompañaron aquella noche. Si antes teníamos una banda que tenía muy presente al teclado, ahora tenemos otra, donde las piezas fundamentales son las guitarras. Escogieron como primer tema Fire&Ashes. También se puede confirmar que había bastante afluencia de seguidores entre el público y ya al sonar las primeras notas no dudaron en ponerse a cantar. Más colaboraciones vinieron por delante a lo largo de la noche con Victor de Orion Chilid en Agoraphobia. Aquí el vocalista se dio una vuelta por la sala rodeando a su público, y enseguida volvió al escenario. Después con Mi Libertadad, el teclista cambiaba de teclado a uno de mano que le dio más movimiento en el escenario.  Al poco después, al escenario se subió un espontaneo que como broma que formaba parte del concierto, apareció trajeado y con gafas de sol diciendo ser el manager de la banda. Parecía que iba hacer aspavientos con que ya no podían tocar más tiempo; pero enseguida le bajaron del escenrio. Y otra de las colaboraciones llegaba con Dani de In Vain en Dulce Presión. Se marcharon con el tema más largo de su setlist, un tema que dura unos diez minutos, Era de Luz. Con ello llegó la última colaboración de la noche, donde volvimos a ver en el escenario a Álvaro de Edhellen y a Arturo de Raven’s Gate a la voz.

Sin duda una agradable velada de Powe Metal que esperamos repetir. Muchas gracias a Edhellen, Phoenix Rising y Raven’s Gate por la Power Metal Nights.

Álbum de Flickr

Álbum de Facebook

Crónica por: Gloria A.B

Fotos por: Pedro Bao López

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here