sábado, noviembre 27, 2021
spot_img
InicioCrónicas de conciertosLEIZE + LAS MADRES – SALA LEMON, 20 DE FEBRERO DE 2016

LEIZE + LAS MADRES – SALA LEMON, 20 DE FEBRERO DE 2016

Para abrir la noche de sábado rockero en la sala Lemon, allí estaban Las Madres, banda de rock canalla pero en otra onda diferente a la de Leize, mucho más cercana a bandas no metaleras como Burning o Los Enemigos. Su lírica elaborada tiene un sonido menos metalero. Para que os hagáis una idea de por donde van los tiros, el logo del grupo es una calavera pirata con mástiles de guitarras en lugar de huesos y un bombín a un lado como el que usa el cantante Amonra en las presentaciones en directo para acabar de redondear el aspecto granuja. Las Madres se autodefinen como “música rock-cabaretera con alusiones claras a bares nocturnos y vapores de alcohol”, y así es. Amonra como vocalista del grupo lleva el papel principal, sin desdeñar para nada la labor de Manu a la guitarra, el bajista Ángel y Pablo a la batería, que suenan perfectamente conjuntados.

004

El grueso del repertorio lo compuso su disco “Vergüenza me da” y su EP “Lo mejor de cada casa”. Así fueron desgranando los temas “Esconder el corazón”, “El vecindario”, “El niño bola”, “En tu honor”, “Doce de mayo”, “Precaución”, “Barrio bajo”, “Quemar el mundo”, y como bises: “Estados mentales” y “Rock & roll”.
Desgraciadamente no hay demasiada información en internet de la banda. Eso sí, buen show por lo que pudimos comprobar. Entrega, buen sonido y se nota que están curtidos en escenarios como Gruta77; no en vano llevan juntos en la carretera del rock and roll desde el 2008, amén de las bandas anteriores en las que han militado sus componentes.

Y a las diez de la noche, los corazones se aceleraron para el gran momento de Leize. Con una intro en la oscuridad para dar ambiente, saltaron a escena los guipuzcoanos con los primeros acordes de la canción que abre el nuevo disco “Dónde está!!!”. Desde el primer momento hasta el último se observa a la banda gozando muchísimo al tocar en directo y eso se transmite. Así la formidable “Futuro para mí”, fue la segunda en caer del repertorio, levantó una auténtica pasión colectiva y al final de la misma Félix con su simpatía habitual saludó con un gesto a unos niños entre el público desde el escenario. Genial que por fin se reconozca el derecho a los menores de edad de disfrutar de un buen concierto acompañados de sus tutores.

013

Más temazos: “Caminando” con su estupendo juego de guitarras dobles y su letra que invita a cantarla a pleno pulmón y a moverte a su ritmo, y “Sacando jugo” con los frenéticos saltos del bajista Toño Rodríguez en escena, que hicieron hasta tambalear su pesado cabezal y su pantalla. Alternando los clasicazos de anteriores discos con más de las nuevas: “Hundiéndome en la noche” en la que Félix se subió a uno de los amplis y dejó un breve momento de tregua a su guitarra para centrarse más en cantar y hacer cantar al respetable, “A fuego” y “Como arena”.

“Acosándome” muy celebrada y cantada por toda la sala como una sola voz. Huelga decir que Leize consigue hacer partícipe a su público como un músico más. Siguieron con el lamento de “Cómo duele” que venía en el disco “Buscando, mirando” y la que lleva el título del último redondo, ”Cuando te muerden”, que se ejecutó con los chorros de humo que se lanzaban desde el techado de la sala.

Tras otra breve intro, los guitarrazos constantes de Patxi se sucedieron hasta hacer reconocible los primeros acordes de “Sin sitio” en la que autoparafrasean algunos de sus títulos más célebres “Voy buscando, mirando, devorando… las calles”. Completando una tercera parte del repertorio para presentar el último disco añadieron: “Sospechoso” y “Cuando te veo». Y para la declaración de identidad de “Sangre de barrio” invitaron a un seguidor entre el público a cantarla con ellos, sin olvidar al público que la cantaba con puños y cuernos en alto. Siguieron “Demasiado tiempo” canción de adelanto del disco de tesoros recuperados del grupo “Lo que faltaba” y la romántica “A tu lado”.

El carismático Oscar Sancho al que pudimos ver disfrutando del concierto como un espectador más, se subió a las tablas para unirse a cantar el himno “Buscando, mirando” y con esa voz inconfundible acercó la interpretación del temazo a la máquina heavymetalera que es Lujuria. Con otro toque de romanticismo “Otra noche más” Leize relajaron un tanto el ambiente para volver a la quintaesencia del rock urbano de “Devorando las calles”.

El alegato antibelicista de “Muros” también era de obligada ejecución con ese Andoni a las baquetas que cuando le da a tope al bombo, se sobrepone hasta a la mismísima voz de Félix. Y tras un breve descanso, Leize volvieron para rematar con el fin de fiesta acostumbrado: “Noche de ronda” con los estribillos coreados por todos hasta el paroxismo.

Sabíamos que íbamos sobre seguro a este concierto. Sabíamos que Leize no defraudarían y nunca lo hicieron. En Madrid siempre les recibiremos con los brazos abiertos y Leize lo saben.

Crónica por: Miguel A.R
Fotos por Carlos Quesada

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here