El 18 de diciembre debía haber sido el día en el que el hardcore arrasaría con la sala Moondance, cercana a Sol. Lamentablemente y pese a que no faltaron ganas, no fue así.

_DSC1899

Con bastante retraso dio comienzo la actuación de Haddock, quienes si brillaron gracias a su puesta en escena y la entrega del público. Pues con un escenario que obligaba al cantante a tocar fuera del mismo y una iluminación pésima en la sala, difícil era hacerlo de otra forma. Sin embargo, y pese a las inclemencias de la sala, un bestial inicio al que por desgracia no acompañó un buen sonido, supo ganarse a sus fieles, quienes vieron como el sonido mejoraba entre temas y tuvieron la oportunidad de unirse al cantante en diversos temas.

_DSC2050

Vestidos de Tortugas Ninja y la canción de su serie de fondo, salen al escenario los miembros de Nuestroctubre, con un sonido más cercano al que finalizó el concierto anterior. Pero con la misma falta de iluminación iniciaron el concierto animando al público, quienes para el segundo tema iniciaron un mosh pit provocado por el propio cantante, quien se pasó la mayor parte del concierto interactuando con el público. Su concierto despedía brutalidad, incluso en los momentos más suaves como en su versión del tema ¿Porque Te Vas? de Jeanette. Poco antes de terminar el concierto, una indisposición que llevó al cantante a vomitar ,no fue suficiente para detener el tema tras el cual se disculpó.

_DSC2310

La falta de tiempo empezaba a notarse con Retrace The Lines, quienes pese a ello y a la falta de uno de sus cantantes, supieron salir al paso dando un gran concierto, que recibió buena acogida por parte del público. Pero demasiado breve, en el que si bien se pudo ver una gran presencia en el escenario, apenas pudo disfrutarse. Una lástima, pues podrían haberse posicionado como uno de los mejores grupos de la noche, si no fuese por las prisas.

_DSC2528

Quedaba un concierto y no iba a liarse de los problemas. Just For Revenge entraba en escena demostrando gran pasión y con un público animado desde el principio. Sin embargo, la falta de tiempo apenas les dio para unos temas en los que sucedieron numerosos acoples. Sin Embargo, eso no impidió que intentaran disfrutar y aprovechar hasta el último momento, generando anécdotas como el momento en el que el cantante lanzó el micrófono al público cayendo al suelo. Destacar el emotivo momento dela dedicatoria a su entrenador de cuando eran niños, recientemente fallecido.

En resumen, una noche en la que las prisas y problemas se sucedían uno tras otro, pero que en ningún momento minaron las ganas y puesta en escena de cualquiera de los grupos.

Álbum de Flick

Crónica por: Rhaezzar.

Fotos por: Laura Ruíz

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here