El pasado 30 de septiembre asistimos a uno de los conciertos más significativos de la historia de Rock y del Punk. Death llegaba a Madrid por primera vez dentro de su gira European Tour 2016, y lo hizo acompañado de Zelators. Una cita acogedora para los amantes de la buena música y que tuvimos el placer de revivir en nuestros corazones en la sala Caracol.

_ao_6728

La noche arrancaba con Zelators, una banda que me hizo recordar una época en España, donde el Rock estaba más accesible y al alcance de todos. Con esto me refiero, a los años ochenta con la Movida Madrileña. Pues si, ellos en esencia tenían ese espíritu y lo transmitían perfectamente. Sobretodo lo pudimos revivir gracias a Silvi con su voz tan expresiva y toda su puesta en escena muy rebelde. Se movían como querían y hacían lo que les daba la gana, por lo que su estilo era bastante libre, ya que mezclaban Rockabilly, con psicodélico y el punk y rock de garaje. Así que, lo que ellos revivieron, es lo que David Bowie definió como la «nueva era». Comenzaron con «One Way Lover», titulo que se repetía en el estribillo. Con la llegada de «Twisted Attitude» Chuso tocaba la batería con unas maracas. Además, dedicaron a un gallego que se encontraba entre el público y quien vino desde Vigo a disfrutar de este concierto una versión de Misfits, «T.V Casualty». Se despidieron con «Makoki», pudiendo haber tocado algún tema más, para que la espera entre una banda y otra se hiciera más corta, pero no tenían más repertorio.

_ao_6825

Death como ya dije al principio, era la primera vez que visitaban Madrid, pero no solo eso, era la primera visita que realizaban en España. Este fue sin duda, la segunda fecha de la gira española. Además, llegaron con nuevo disco bajo el brazo, «N.E.W», valga la redundancia, donde seguían manteniendo la esencia de sus inicios en los años 70. Actualmente, tras su regreso a los escenarios, los hermanos Hackey volvían sin su hermano mayor David, quien fundó la banda, componía y fue el guitarrista. Volvieron con nuevo guitarrista y con quién ya antes habían compartido experiencia en la banda de Reggae, que un día llegaron a tener, Bobbie Duncan. Consiguieron llegar y emocionar a cada uno de los que allí se encontraban, hasta el punto de que una espectadora que se encontraba en la primera fila, se dedicó todo el concierto a retratarlos con todo detalle, transmitiendo lo que sentía. Además, estuvieron muy cercanos a su público antipándose a las sensaciones de la gente y generando un sentimiento como si Dave (como así llamaban a David sus hermanos) estuviera con ellos apoyándoles y disfrutando el concierto con ellos. Con todo y con esto, consiguieron transmitir sus emociones, llevándose al público a su bolsillo desde el corazón. Y consiguieron transmitir su espíritu de pasión y sentimiento por el Rock, dejándonos atónitos; es decir sin palabras. Sin duda, David estuvo presente ya que le homenajearon con una canción que compusieron para él y recordarle siempre, ya que el supo mantener vivo el espíritu de la banda. Con ello, llegaba «Major». Y también, revivieron canciones como: “Keep on Knocking”, “Rock & Roll Victim”, “Let The Word Turn”, “Polticians in my Eyes”, entre otras. Gran espectáculo que consiguió que la sala quedara abarrotada, porque todos querían ver a los de Detroit y fundirse en un abrazo musical con la expectación de unos músicos que vivieron a arroparnos sin concesión.

Crónica por: Gloria A.B
Fotos por: Pedro Bao López

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here