Sorpresa las que nos llevamos el pasado 10 de diciembre en Vallecas en la sala Jimmy Jazz. Las Sexpeares venían a Madrid a presentar su nuevo disco «Me Fui de Casa». Además no estuvieron solos, ya que estuvieron muy bien acompañados por L.S.M.

Los primeros en subirse al escenario fueron L.S.M, la banda de Punk de Pinto. Recordemos que su último disco es «La Palabra y El Mal Genio» y que ya están trabajando en el siguiente. Y dicho esto comentamos como fue su directo. Abriendo paso con «Revuelta» de su aclamado disco La Palabra y El Mal Genio. Alberto «Lagrimas» (vocalista) tenía bastante presencia sobre el escenario; y eso plasmó durante todo el concierto demostrando rabia y actitud frente a un público al que se entregó con creces y no hacía más que dirigirse. El calor iba subiendo y al final optó por quitarse la chupa. Sin embargo, los ritmos de batería de Marín y la letra de «La Palabra y El Mal Genio» entraban solos. Además, había momentos donde la batería tenía unos medios tiempos en una línea más Ska, lo se volvió a ver en más momentos de su actuación y no solo de esta canción. Por otra parte, «Avaricia» era presentada con las siguientes palabras: «Avaricia que rompe el saco». Durante este tema se mostraban más cañeros. Alberto «Lagrimas» terminó diciendo y dedicando: «Para los facinerosos». Con «Energía» se muestra un Punk mucho más sucio, rudo y desenfadado. Y así lo transmitían como así se decía en el estribillo: «Necesito tu energía». A final veíamos a un publico que terminaba rompiendo entre aplausos. «Guerreros Humanos» llegaba con las siguientes palabras: «Las calles si que son nuestras, no nos las pueden quitar». Como toque fiestero, un poco de Ska no estuvo mal para animarnos a todos y convertir esto en una noche de fiesta. Por otro lado, nos deleitaron con unas versiones castellanizadas como: «These Boots Are Made For Walking» (Nacy Sinatra), Monkey Man (The Special) y «500 Milles» (The Proclaimers) a la llamaron «Tirando Millas».

Después de esto, llegaba el plato fuerte de la noche Las Sexpeares. Fueron la gran sorpresa de la noche. El power trío era bastante llamativo. Dos mujer y un hombre al mando de una formación de Grunge. Su estilo era muy potente y transmitía mucho. Era esa fuerza con la que salieron al directo, la que les mantuvo vivos hasta el final. Abrieron paso con muy buen pie con «Catnip», con una batería que tenía todo lo que hay que tener: actitud, carácter y energía. En definitivas cuentas, era muy inquieta y estaba llena de vida. Parecía una máquina de matar, lo que se vio a lo largo de toda la noche. Belén (voz y guitarra) tenía una voz con la que transmitía rabia, sobretodo cuando la rasgaba. Fue toda una locura lo que empezó a cocerse en el escenario. Sabía compaginar dos registros: la voz rasgada con una voz limpia más grave y desenfadada de las que encuentras dentro del Grunge. Con la llegada de «¿Para Qué?» Xavi (bajista) empezó a tomar forma al bajo, se le escuchaba más y empezó a ganar más protagonismo. Todo esto, se volvió a ver en más ocasiones en algunas canciones del repertorio con el que nos sorprendieron. Cada vez ese sonido se volvía más underground y cada vez lo hacían con más fuerza y más energía. Consiguieron llegar a los que estuvieron allí, quienes terminaron rompiendo en aplausos por ejemplo al finalizar «No Vuelvo a Beber». «Demolición» llegaba con un inicio con una guitarra que se volvía más rítmica. Además, se convirtió en uno de los temas más pegadizos con ese estribillo que decía: «Ta, ta, ta. Ya, ya». En «Icarus» volvimos a ver ese bajo potente al pie del cañón, como en la primera parte de su actuación. Por otra parte, «Andar Por Andar» era el tema más lento que nos traían. Y un tema que va en contra de las bandas tributo era sin duda, «Mejor Me Callo». Y en «Mis Ojos» se produjo un encuentro de bajo y guitarra, donde se enfrentaban juntando con fuerza sus cabezas. Con «Engendro» transmitieron un mensaje: «Hay que respetar más a los demás». Además, dedicaron «Q.A.D.G» a todos los que asistieron al concierto y disfrutaron de su actuación. Y la siguiente llegaba asintiendo que seguro que allí había alguien que le gusta la necrofília. Así llegó «Revolución Z». Con «Me Fui de Casa» decían que se acababa ya el concierto. Pero dos bises llegaron con «Venganza» y con «Combustión» poniendo punto y final a este directazo.

Gran descubrimiento el de aquella noche. Os esperamos en Madrid.

Crónica por: Gloria A.B
Fotos por: Mikel Masa

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here