El pasado 23 de septiembre se celebraba en Madrid el primer aniversario del medio de prensa de Metal extremo, The Purgatory con un festival que se divide en dos partes. Nosotros hemos asistido a la primera parte de este evento, donde estuvieron bandas como Wormed, Fostioner Cuernos de Chivo.

001_fostioner_into_the_purgatory_019

Abriendo la noche se encontraban los madrileños Fostioner, que una vez más vinieron a ofrecernos un espectáculo de humor que adornaba a su Thrash/Death Brutal. Vinieron a presentar su nuevo trabajo, «Chandal Defenders». Juan (vocalista) apareció en escena con una camisa Hawaiana y unas bermudas, ¿pero donde estaba el chandal? Lo llevaban en esencia interiorizado. En Pornocalipsis, del que recientemente han lanzado un videoclip, han querido recrear el momento en el cual, Juan se masturbaba viendo la televisión. Para ello, cogió un bote de nata, se lo colocó por dentro del pantalón y después lo cogió para hacer salir la nata para hacernos recordar ese momento del videoclip. La conocida llegaba «Spaceship Bukake» con un público cantaba el estribillo. El momento más esperado de la noche fue cuando Pupano se subió al escenario con la cara pintada, como si fuera un Blacker e interpretó «Mundo 666». Los músicos de Fostioner salieron con una túnica negra y unas máscaras blancas. Después continuó contándonos una historia de un niño que se convierte en mierda. Seguido a esto, se hizo posible en directo la famosa canción de «Gangrena, de la que más de uno sentía curiosidad». Ya cuando todo estaba dicho, para cerrar su actuación llegaba lo que según Arce (batería) era el tema más técnico irónicamente, demostrando que podían tocar otros instrumentos. De este modo, se cambiaron las posiciones y este fue el resultado: Arce y Pupano a la voz, Juan a la guitarra, Jorge a la batería y Coke al bajo.

002_cuernos_de_chivo_into_the_purgatory_006

Metalcore con trazas de Groove Metal y muy técnico y muy decidido, eso fue lo que ofrecieron Cuernos de Chivo. Los de Toledo demostrado contundencia y fuerza sobre el escenario. Su vocalista era la cara más visible en la formación. Traían una puesta en escena inquietante con unos movimientos atroces sobre el escenario. Aquí habían venido para seguir dando caña a su nuevo álbum «La Pandemia». Por otra parte, las letras con la que se mostraban defensores de los animales, por ejemplo, transmitían mucha fuerza y energía, para luego plasmarlo en el directo. También quien se hacía notar en el escenario, era el bajista, ya que conseguía transmitir lo que la música le daba y le hacía sentir, por lo que tenía momentos en lo que no podía parar quieto. Y contagiando su locura, consiguieron que se formara un walf of death en plena actuación. Y ya cuando el show estaba apunto de finalizar, de entre el público cogieron al vocalista por lo alto y le bajaron del escenario, para de este modo hacerle ostentación y dar importancia a su que hacer durante el concierto. Algunas de las canciones de su repertorio fueron: «El Precio de Mi Raza», «Esto Va A Doler», «La Novia Zombie» y «Ultraviolencia».

003_wormed_into_the_purgatory_001

Wormed salió a escena a darlo todo y comerse el terreno y lo consiguieron. Su puesta en escena era arrolladora, consiguiendo ser los líderes de audiencia y los ganadores de la noche, ya que la sala estaba significativamente llena. Su vocalista ganaba en presencia y protagonismo, aunque el resto de artistas que le acompañan no se quedaron atrás, ya que desplegaron técnica y un chute de adrenalina que te envolvían, sobretodo por los finales que tenía la batería que conseguía transportarte a otro lugar. Su Death rozaba los límites hasta llegar a un punto, donde se encontraba con el Grindcore. Sin embargo, ellos definen su música como «sci-fi teach death metal”, ya que sus letras son algo futuristas, sobre la ciencia, que llevadas al directo se hacen más atractivas, como un puñetazo en la boca. Ellos estuvieron más centrados en su último disco, «Kighsu», pero no dejaron de lado sus trabajos anteriores. Es por esto, que interpretaran canciones de las que no nos podíamos despegar como: «Multivectorial», «Neomorph», «Computronium» o «Tautochrone», entre otras. Sin duda, su capacidad para crear sensaciones y agresividad era inconfundible y no hacía más que cautivar a cualquier alma que se encontraba por allí, por lo que no se podía dejar de prestar atención a su directo arrollador.

Crónica por: Gloria A.B
Fotos por: Pedro Bao López

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here