unnamed (65)

Hamlet es de esos grupos que ya gustando mucho, suelen sorprender positivamente aún más a propios y extraños con nuevos sonidos en sus lanzamientos. La larga espera de cuatro años desde que presentaran su disco anterior “Amnesia”, sugeriría que el grupo daría otra vuelta de tuerca en su lista de evoluciones. También la sustitución del guitarrista Alberto Marín por Ken HC daría a pensar que podríamos tener material más novedoso, pero el maestro de las seis cuerdas, Luis Tárraga, se ha aferrado en esta ocasión a los riffs a los que nos tiene más acostumbrados.

Las temáticas de denuncia social, dudas existenciales y sentimientos personales que escribe el vocalista Molly también son arsenal conocido en la banda. Quien se guíe por el título “La ira” para adquirir este nuevo disco la va a encontrar, pues en este último redondo de los madrileños hay mala uva a raudales. La potencia del tema inicial, “Lamento” nos atrapa desde el primer momento. Perfecto para la apertura del disco y puede que para abrir los próximos conciertos también. Tan grandes las melodías como los gritos de Molly. Y la base rítmica, penetrante hasta el tuétano. Cambios de ritmo magistrales y estupenda combinación de brutalidad extrema con armonías dignas de las mejores baladas. Personalmente pienso que “Lamento” es lo mejor del disco.

En “Imperfección” el bajo domina al comienzo, y a continuación la batería entra en unos curiosos drum fills con las guitarras a toda potencia. Elegido como tema de avance, este segundo tema defiende la grandeza de la esencia natural imperfecta frente a la artificialidad. Es difícil escuchar el single “Mi religión” y no moverse a su ritmo. Muy apropiado el videoclip para este tema, en el mismo se puede ver a la banda tocando en una sala rodeados de animados seguidores disfrutando de su música.

Pesada y maliciosa suena “Ser o no ser”. Ese discurrir amenazante me recuerda inevitablemente al de otra antigua canción del grupo, “El color de los pañuelos”. “Salvación” con batería hardcore, es particularmente la canción que menos me ha gustado del disco. Afortunadamente le sigue “Nadie más” que incluye denuncia en las letras, base rítmica potente y sencilla pero efectiva, y esas estrofas rapeadas marca de la casa que tanto nos suelen gustar a los seguidores de Hamlet.

En “Ciudad de Dios”, Molly se desgañita tanto como lo hacía en “Egoísmo”. Mientras que “Sin tiempo que perder” da tan sólo una pequeñísima tregua a la caña. Tan fiera como épica. La entrada instrumental de “Miseria” recuerda a Machine Head, aunque no tarda en llegar el sello Hamlet de los inicios con la voz de Molly. “Irreductibles” puede ser del mejor material del disco para los conciertos, pues escuchándola es muy fácil imaginar al público cantando con Molly el estribillo “Como las ratas, irreductibles”.

El último tema “Niega” incluye dobletes de voces en la mejor tradición de Pantera con el peculiar estilo de Hamlet, una machacona batería y cambios de brutalidad a melodías por estribillos. A continuación hay dos bonus tracks que no aportan mucho más. Estas canciones son las más largas de todo el disco, y consideradas como un añadido de regalo para el seguidor que se ha quedado con ganas de más se agradecen, pero analizadas en el conjunto de “La ira” se hacen pesadas y prescindibles. La melancolía de “Testificar” y “Me olvidaste” contrastan demasiado con la rabia general que domina todo el disco.

En definitiva, “La ira” es un buen disco, pero no creo en absoluto que sea “el mejor disco de la carrera de Hamlet” como se ha venido anunciando. En otros lanzamientos si ya tenían un sonido compacto y definido, Hamlet sorprendían con inteligentes evoluciones más allá del mismo. No es este el caso. Ahora se observa a simple vista la vuelta a sus lugares comunes, y se agradece, pero también echo en falta la originalidad con la que sorprendían en anteriores trabajos. Además hay que reconocer que falta melodía y hay material brutal de relleno. “La ira” no es un disco accesible para todos, pero sí gana puntos según vas dándole más escuchas y descubriendo más matices. Merece la pena darle la oportunidad, especialmente si te gustaron antiguos trabajos de Hamlet.

TRACKLIST:

  1. Lamento
  2. Imperfección
  3. Mi Religión
  4. Ser o No Ser
  5. Salvación
  6. Nadie Más
  7. Ciudad de Dios
  8. Sin Tiempo Que Perder
  9. Miseria
  10. Irreductibles
  11. Niega
  12. Testificar
  13. Me Olvidaste

Miguel A.R.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here