EN ESTE PAÍS LOS MÚSICOS VIVEN DEL AIRE

Hace un par de días se puso en contacto conmigo «Diario de un rockero» ofreciéndome escribir un articulo sobre lo que yo quisiera relacionado con el mundo de la música y no he querido desaprovechar la oportunidad para hablar de la situación del rock en el país con mas grupos de música y festivales por metro cuadrado.

Somos miles de bandas las que luchamos por hacernos un hueco en la escena y a pesar de que un alto porcentaje de estas bandas tiene un mensaje en sus letras de solidaridad, contra la explotación laboral, a favor de luchar contra las injusticias, etc, somos muy insolidarios y eso lo saben cuatro listos y se aprovechan del esfuerzo de los demás.

Si hiciéramos una gráfica de lo que paga el público por la entrada de un concierto y lo que finalmente recibe el músico estoy seguro de que casi todo el mundo se echaría las manos a la cabeza.

La estafa comienza cuando llamas a una sala para programar un concierto y la sala omite información sobre algunos gastos que hay que cubrir. Después y con una absoluta falta de respeto hacia el músico la sala te comunica que para promocionar el concierto es mejor que de los 5 euros que cuesta la entrada 2, 5 vayan destinados a una cerveza o refresco, ahí empieza el robo, porque vale que te están dejando el espacio para hacer tu show pero que te lleves además de la barra entera, la mitad del fruto de nuestro trabajo se llama explotación laboral. Esto, aunque parezca mentira, es el mejor de los casos.
Pasan unos años y tu banda se empieza a hacer un hueco en la escena entonces aparece una nueva figura: Los promotores.
Los promotores son unas personas que no han cogido un instrumento en su vida, ni saben lo que es sacrificar la mitad de tu juventud metido en un local de ensayo, ni saben el esfuerzo económico que hay que hacer para conseguir tener un equipo decente para mejorar como músico y como banda, solo saben que ellos por el hecho de poner su sello y hacer alguna gestión tienen que cobrar antes que el músico su parte y luego ya si eso hablamos.
Otra figura en auge cuando vas asomando la cabeza en el mundo del Rock and roll es la del manager de la otra banda, este manager es el que negocia su caché con el promotor sin tener en cuenta a la otra banda con la que toca. A muchos os parecerá normal, pero hagamos una recopilación de quien se está llevando el dinero antes que el músico: El dueño de la sala (la mitad de la entrada más la barra) o en su defecto el alquiler de la sala mas la barra, el técnico de sonido (en algunas ocasiones se paga aparte), el promotor (suele llevarse un 20%) el manager (entre un 10% y un 20%), el caché de la banda que tiene manager (esto depende mucho de que banda sea) y ya después de todos esos si queda algo cobra tu banda el 50% compartido con la banda que ya se está llevando su caché.
Esto es un insulto al trabajo que realizamos, la mayoría nos dejamos la piel para sacar un trabajo de la máxima calidad posible y sacrificamos mucho para poder hacer lo que nos gusta, pero no hay respeto por la música ni se quiere apoyar la música emergente. En este país se tiene la creencia de que la música y el arte en general tienen que ser un hobbie que tienes que hacer después de trabajar en un trabajo serio y no señores, no se equivoquen, en este país hay muchísima calidad y talento en el arte en general pero los propios artistas estamos haciendo que se menosprecie el trabajo de todos.
Esto sucede porque si tu banda no acepta esas condiciones porque son un insulto a tu trabajo aparece otra banda que cree que a nivel promocional va a ser bueno bajarse los pantalones y acepta lo que les ofrezcan, incluso pagar por actuar.
Luego está el tema de los festivales que ofrecen que actúes con bandas famosas y te ofrecen que te apuntes a su concurso de bandas para quedar de que apoyan a las bandas emergentes, cuando en realidad lo único que hacen es que te pases unos meses haciendo promoción gratuita de su festival y encima dar imagen de que apoyan la música desde la base.

Y por último quería hablar del queridísimo público que prefiere pagar 100 euros por ver a Metallica que 5 por ver un concierto de varias bandas emergentes. No os dais cuenta de que esos supergrupos no hubieran llegado a ser lo que son si no se les hubiera apoyado desde la base.
También quiero hacer una mención especial para la «New Wave» del Rock: El Rap y el Trap que está consiguiendo que los movimientos sociales estén dejando de lado completamente al Punk Rock, a las bandas que históricamente han apoyado la lucha. Se ha pasado de apoyar a las bandas de este genero para dar paso a chavales que alardean de no tener ninguna formación musical y que hablan desde un lenguaje que desprecia a las mujeres, hace apología de la vida de gangster y con un nivel musical pésimo.

Esto es en definitiva hegemonía de la ideología del capital, y si tanto decimos en las canciones que luchamos por un mundo nuevo, no queda otra salida que luchar por cambiar esta dinámica el mundo del Rock o estará muerto dentro de muy poco.

Mi conclusión es que los músicos de este país vivimos del aire y por eso no hace falta que nos paguen por nuestro trabajo. Evidentemente hay algunas excepciones, pero el funcionamiento general en este mundillo es así.

Raúl Zurita: Vocalista de Blokeo y bajista de The Birra´s Terror.

2 Comentarios

  1. Creo que eres un poco llorón, o estas frustrado porque no llegas donde quieres. Respecto a los promotores, siempre tienes la opción de arriesgar tu la pasta y palmaras más d ella mitad de las veces. Respecto a los manager, como eres tan avispas y tienes tantos contactos, lleva tu mismo tu propia banda y llama a todas las puertas para que te contraten los promotores (ahh no, que también los pones finitos), en su defecto como todo te lo harás tú a empresa no necesitas manager. También deberías ahorrar para montar tu propia sala y tocar sin pagar siempre que quieras. Venga por favor piensas que el trabajo de los demás no vale nada? Para que tú y tu banda toque en una sala ha ir meter billetes, espabila un poco.
    Lo de meterte con el público es ya el no va más,les vas a marcar también lo que tienen que escuchar. (Tu banda).

  2. Estás ofreciendo una imagen bastante sesgada de lo que llamamos Industria musical. Empezando por el tema de las salas, existen muchos tipos de salas con distintas condiciones y eres libre de aceptarlas o no. Puedes alquilar una sala, con dicho alquiler la sala paga al equipo humano que trabajará durante tu concierto (camareros, seguridad, técnico…) y pone a tu disposición su equipo técnico (Sonido, Luces…). Lo habitual es que en este modo de contrato, previo pago del alquiler, tú cobres íntegramente lo recaudado por la venta de entradas. Tú ganas con las entradas, la sala gana con lo que se consuma en su interior y cubre gastos con el alquiler.
    Por otro lado, si no hay un alquiler, la sala fija una consumición por entrada para así cubrir sus gastos y por qué no decirlo, obtener un beneficio ¿o acaso no están trabajando durante tu actuación? Tú ganas por tu trabajo que es tocar, ellos por el suyo que es servir en la barra.
    Dicho todo esto, si dices que incumplen las condiciones, empieza por firmar un contrato en el momento de cerrar la fecha de la actuación.
    La imagen que das del promotor está bastante distorsionada, o quizá te haya tomado el pelo un cualquiera bajo el pseudónimo de promotor. En ningún caso un promotor como tal cobra al grupo, sino que le paga un caché (acorde con tu capacidad de atraer público), asume los gastos del evento (promoción, alquiler de sala, impuestos…) y cruza los dedos para que el grupo genere dinero en dicho evento. El promotor es el último en cobrar.
    En cuanto al mánager no tengo experiencia con ellos, pero es un poco como lo anterior, tiene su función, sus contactos y su trabajo, y como cualquier trabajador tiene que cobrar por ello. Los habrá buenos y los habrá malos, como todo en esta vida, hay que tener ojo de a quien confías tu trabajo.
    Tanto tener mánager como trabajar con un promotor, es algo opcional, si te consideras capacitado para realizar su trabajo puedes prescindir de sus servicios. Lo que no puedes pretender es que alguien trabaje gratis para ti.
    En el tema de los festivales, estoy de acuerdo en que utilizan los concursos para conseguir publicidad gratuita a través de las redes sociales. No tiene sentido que en un festival de música el criterio de selección se base en la cantidad de seguidores que tienes.
    Para terminar, el público es libre de gastarse su dinero en lo que considere oportuno, culpar a este de que las salas están vacías es tirar la pelota fuera de tu tejado. La autocrítica a veces es más efectiva que el llanto, si no le gustas a la gente, prueba a mejorar tu trabajo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here