La noche del 3 junio fue mágica. Saurom llegaba a Madrid por todo lo alto y se disponía a celebrar su 20 Aniversario junto con la presentación de su último disco «Sueños».

_AO_0640

En el escenario una pantalla de LED, se disponía a proyectar imágenes de la banda y otras imágenes y vídeos en relación con el tema que se iba sucediendo en cada momento. Además otro detalle a destacar fue, que al no poder hacer un espectáculo con fuego, utilizaron unos cañones de humo que lo simulaba, ya que cuando se accionaban aparecía de un color rojizo. Con estos elementos y otros que veremos más adelante, pudo darse cabida un gran espectáculo, del cual venimos a hablar.

_AO_0648

Antes de dar comienzo el concierto entre el público apareció un personaje fantástico, que hizo recordar la portada del disco Vida,  paseándose por la sala para amenizar un poco la espera. Más tarde el público comenzó a vitorear a la banda y los músicos fueron entrando. Y con una Intro a base de «Camino de Estrellas», donde sólo se escuchaba de fondo parte de esta a través de la voz de una niña, se daba paso al primer tema de la noche «Irae Dei». De este modo, Miguel Ángel Franco (voz) salía a escena y como siempre se posicionaba en la parte delantera para poder sentir más cerca al respetable. Entonces la banda ya se encontraba al completo. Raúl Rueda (guitarra) fue otro de los que más activos se mantuvo y sobretodo intentaba mantenerse en la delantera. Y como siempre, José Gallardo (bajo) daba mucho juego al directo. A lo largo del concierto pasaron por diferentes etapas de la banda y además recuperaron temas que hacía tiempo que no interpretaban en el directo. Vivimos épocas más rockera, otras más poperas, otras más metaleras, otras donde había más folk y primaba la fiesta y otras más oscuras. También hay que destacar a un coro (Coro Nerta) que les acompañó todo el tiempo y un grupo juglaresco madrileño amigo de la banda, que animó el espectáculo con sus quehaceres, así como malabares. Y no nos olvidemos de Tito Lara, que se mantuvo a la guitarra acústica y el ukelele y Alberto Domínguez al whistle y otros instrumentos como la flauta.
Con «Náufrago» llegaban las primeras palabras y en esta ocasión por parte de Miguel Ángel Franco que nos decía: «Esta noche tenemos un concierto muy especial. Venimos a soñar. Bienvenidos al mundo de los sueños». José Gallardo correteaba por el escenario y no paraba quieto y Santi Carrasco (teclista) dejo un segundo el teclado a un lado para posicionarse en la parte delantera y así poder ganar algo más de protagonismos y poder disfrutar aún más de su público, ya que hasta ahora poca presencia estaba teniendo. Los primeros confeti cayeron con la llegada de «Noche de Halloween». Por otra parte, Raúl Rueda no sólo estuvo a la guitarra, sino también a la mandolina como se pudo comprobar en «Memorias de un Héroe», por ejemplo. Y después llegó «El Hada y La Luna», canción muy especial que dedicaron a todo aquel que se entraba ahí abajo disfrutando del concierto.

_AO_0933

La primera de las colaboraciones llegaba, cuando Julia Medina con un precioso vestido blanco, ponía voz a «El Reino de las Hadas» y no sería la primera vez que la viéramos, ya que más adelante subiría a los escenarios y nos volvería a sorprender. Más colaboraciones sucedieron, y sin duda, no pudo faltar José Antonio Gil en «La Batalla con los Cuero de Vino» y «El Saltimbanqui», quien durante los tiempo en los cuales la formación se hacía llamar Saurom Lamderth era el bajista. Y como así asentia Miguel, nos hizo saber que fue una de las colaboraciones más especiales y llevaba 15 años sin compartir escenario con ellos. Durante el primer tema que colaboraba lanzaron unos globos gigantescos. Después de esto, Julia Medina volvía con un vestido aterciopelado negro para interpretar «Dalia». Con la llegada de «Sueños Perdidos» proyectaron el videoclip y con «La Musa y El Espíritu» volvía una vez más Julia Medina.

_AO_1044-Editar

Unas palabras de Narci Lara (guitarra, gaita, sonaja, violín y flauta travesera) en agradecimiento al respetable por estar ahí y hacer posible estos 20 años, dieron paso a «Paz» y el la parte instrumental José Gallardo no dejaba de dar vueltas. Sin duda, todos fuimos convocados a un «círculo juglar» como así decía el título de «El Círculo Juglar» a petición de la formación. Entonces en el centro se hizo un gran círculo y gran parte de los allí presentes empezaron a girar sin cesar. Y todo ya se estaba terminando y José Antonio Gil volvía nuevamente para poner su granito de arena una vez más en «Fiesta», donde de pronto caía una explosión de confeti como si fueran mariposas sobrevolando el interior de La Riviera. Después, llegaba el último tema «La Taberna», donde José Gallardo terminaba alzándose a su público realizando un stage diving. Finalmente, decidieron volver al escenario tras la petición de su público, quien no hacía más que pedir a viva voz un tema más. De este modo, llegaba un bis final de la mano de «Dracum Nocte», dando por concluido el concierto. Miguel Ángel Franco sin dudarlo, bajó del escenario posicionándose en el foso y con ello, consiguió lo que estaba deseando; tuvo un encuentro mágico con los seguidores de Saurom, donde alguno llegó incluso a darle la mano.

Un concierto que se hizo corto, donde no hubiera estado de más unos temas más, pero es que ya lo dijo Miguel Ángel Franco, que seguro que echamos en falta canciones, algo inevitable. Aun así un espectáculo muy emotivo plagado de sentimiento.

Crónica por: Gloria A.B
Fotos por: Pedro Bao López

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here