¡Viernes de aniversario! El punk, el hardcore, el psychobilly, el crossover y el metal se daban la mano de forma fraternal para lanzarse a los pogos más brutales. La tienda de skate “Conflict” celebraba sus 20 años de existencia nada menos que con un festival de categoría en la sala Copérnico compuesto por Grippers, Speed Sickers y Ratos de Porao.

Grippers (7)

Tenía ganas de ver descargar a los Grippers, a los que ya había echado el ojo y la oreja en algún vídeo suyo subido a youtube. En videoclip parecían muy energéticos y en concierto no decepcionaron. No en vano ya han tocado en salas como Gruta 77. Comenzaron con “Fires of revolución” para continuar con “Forget”, “LOL” y las pegadizas “Sometimes” y “Let´s go”. La cantante Mery es toda una fiera del punk rock. Está como pez en el agua conduciendo el concierto con total desparpajo, ametrallando las letras en inglés, gesticulando y bailando, sin parar ni un solo momento, apoyada por sus compañeros Markitos a la guitarra, Félix a la batería y Rachel al bajo. Es muy difícil no sentirse contagiado por el ritmo de estos chicos. En un concierto que fue de muy bueno a mejor a medida que avanzaba, Grippers brillaron especialmente en las canciones más rápidas como la mencionada “Let´s go”, “Hope” o la trepidante “Straight to hell” (nada que ver con el melancólico tema de The Clash con la que sólo comparte el mismo título). Grippers tienen material muy original y todas las canciones que tocaron son suyas, a excepción de “Wild in the streets” de los Circle Jerks. Toda una lección de punk and roll de los madrileños. Pero aún quedaba mucho más.

Speed Sickers (3)

Speed Sickers tienen entre sus filas a componentes de grupos como Andanada 7, Petra de Fenetra, Faber Pugana o Ignotus. El cantante Dani con cresta roja de mohicano lució una cachonda camiseta de Camela con el logo de Ramones y los nombres de los componentes de Camela como si de los Ramones se tratara, en una castiza parodia a la legendaria banda punk. Y es que a Speed Sickers no les falta el sentido del humor como sus letras y su actitud demuestran. Basta decir como prueba que el primer tema de la noche se titula “A.C.A.B. (Always carry a bible)”. El batería Fortu no pierde la sonrisa y se le ve disfrutando a las baquetas como un niño con un juguete nuevo, mientras Carlos Slap porta un contrabajo eléctrico que de vez en cuando el instrumentista se coloca bajo los brazos como si de un gigantesco bajo se tratara. Para ultimar su descarga el guitarrista Iván atacó los primeros acordes de “Too drunk to fuck” de Dead Kennedys y el frontman dejó su guitarra para dar rienda suelta a un divertido baile y a una histriónica interpretación vocal del tema. Como guinda del pastel, aunque no estaba prevista en el set-list, añadieron una versión del “Got the time” más similar a la versión de Anthrax que a la Joe Jackson que queda genial con el sonido de cuerdas de contrabajo.

Ratos de Porao (9)

El bajista y el batería de Ratos de Porao estaban ansiosos por empezar. Poco más tarde se dejó ver sobre las tablas el guitarrista, y un poco más impuntual el vocalista Joao Gordo entró en escena. Comenzaron Ratos de Porao con gran expectación y muchas ganas de pogos por parte del público. RDP no desdeñan un gusto por el metal entre otras influencias. Sus canciones tienen una duración mayor de lo que suelen tener las canciones comunes de hardcore y tampoco ocultan sus influencias heavys como se puede ver en algún que otro guitarreo de Jao o en la pegatina de DIO del bajo que utiliza Juninho. Tocaron canciones del último disco como “Conflito violento”, la versión de Ramones “Commando” sin dejar de lado otras canciones como “Capitalismo”, “Beber até morrer” clásicos imprescindibles como “Morrer” (“la única certeza en este mundo” en palabras textuales del propio Joao) o la gran “Crucificados pelo sistema” con el grupo poniendo los brazos en cruz para hacer más gráfica la canción. Asistimos a las carreras y posesiones infernales de Joao Gordo, a toda una exhibición de ritmos graves con auténtica rabia demoniaca del bajista Juninho, potentes riffs del guitarrista Jão y exhibición técnica del batería Boka. No tocaron “Prenuncio di treta” del último disco y a decir verdad nos quedamos con ganas de más canciones. Pero así son Ratos de porao: tan urgentes y directos como contundentes y satisfactorios.

En definitiva: fue una gran noche por parte de la organización que estuvo pendiente de todo detalle, por parte de los patrocinadores, por parte de los grupos que no dejaron que la fiesta decayera ni un momento, y por parte del público que disfrutamos como locos. Esperamos más noches así.

Crónica por: Miguel A.R.
Fotos por: Mikel Masa

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here