Nothgard a su paso por España empezaba su gira en Madrid el pasado 4 de septiembre en la sala Excalibur, la actual Mamapachanga. Y para este concierto les acompañaron HeidHelix NebulaSuru.

IMG_6025

Los primeros en dar comienzo el espectáculo fueron Suru, una banda de Gothic Metal procedente de Guadalajara. Su toque de Death se entremezclaba con la típica voz limpia que se asemejaba a la de Ville Valo (Him) junto con guturales también procedente de su cantante. Dentro del repertorio que traían, presentaron un tema nuevo, «Enemy of Mine». Estuvieron presentes agradecimientos a las bandas con la que compartieron escenario esa noche y  también al organizador por contar con ellos para este espectáculo. Durante el tiempo que estuvieron subidos en los escenarios de la mítica sala encontré un publico poco activo. Sin embargo, regalaron tres o cuatro discos. Con «Into the Grave» la banda dio un paso al frente para que su actuación fuera más frenética, llegando hasta la locura cuando vimos como Álvaro, el vocalista, se tiró al suelo del escenario como colofón para este tema. En su último tema «Khaos in Mind» se percibía un death más denso más marcado con toques más oscuros.

IMG_6071

Helix Nebula hacían Death Metal que a veces llegaban a ser melódico. La primera parte era un death más duro y poco a poco se fue suavizando hasta llegar a ser más melódico. Fue toda una delicia ver a su guitarrista solista como se entregaba y la delicadeza con la que palpaba las cuerdas de su guitarra. Otra de las cosas que estuvieron presentes, fueron tres versiones: la primera de Arch Enemy (Nemesis), la siguiente de Insomnio (Ehemeral) y la última de los franceses Gojira (Ouroboros), y sin embargo el resto de los temas eran suyos como pasaba como «Soul Reaver» que dedicaban a Heid. También hicieron mención a su Ep el cual lo tienen accesible en Bandcamp.

IMG_6147

Sin embargo la sensación de la noche fueron Heid, la banda que se caracteriza por un Pagan Metal, donde el Black, el toque folk castellano por parte del violín y la dulzaina y las letras medievales formaban un todo para recrear un mágico espectáculo haciendo revivir la época de juglares sobre todo por esas historias que nos contaban. Dentro del repertorio que prepararon en unos temas aparecía el violín,  mientras que otros la dulzaina. La batería hacia un guiño en su música que olía a fuerza dureza y mucho dinamismo que encarecía con su potencia, lo cual lo hacia más veraz y rudo en si mismo. Solo el hecho de subir al escenario con una entrada milenaria incitaba a no perderse ningún detalle. Además de esto, se sucedieron pogos que gracias al sonido de la música despertaba el instinto animal del público. El vocalista transmitió viveza y dureza llegando se a entrelazar con el espectador creando un nexo con ellos y así subía la intensidad del momento que se estaba viviendo. Y no por mucho más tiempo al caer «Golpojar» surgió el muro de la muerte y con ello daban por finalizada su actuación.

IMG_6351

Finalmente, llegaban los más esperados, Nothgard. Era la primera vez que venían los alemanes a España y lo hacían con un tour que empezaba en aquella noche, donde presentaban  «Age of Pandora», su segundo álbum, que estará a nuestro alcance el 12 de septiembre. Durante su show se pudo apreciar tres guitarras bien alienadas entre si. Además he de resaltar que uno de sus guitarristas es Dom R Crey, guitarrista en Equilibrium. Por un lado tuvieron momentos más densos y por otros más explosivo. Esto es debido a que hubo puntos en los cuales solo se marcaba un death más pesado y aun así, su toque épico gracias a las partes de Hard Rock y otro elementos, como las dos guitarras solistas, que jugaban un papel fuerte sobre los escenarios, marcaron un antes y un después puesto que se perdía la atención en ellos, por esos punteos y esos riffs con los que nos sorprendían constantemente. Ya de entrada el propio público se vino arriba y pudimos ver una formación muy activa, todo estaba marcado por la expresividad de los dos guitarristas solistas, que jugaron un papel muy importante. Llego el momento de mover las melenas y llegaba «Warborns of Midgard», el momento en el cual se hacían los cambios de guitarra y por tanto las tres guitarras se entremezclaban entre sí formando un todo relativo. Sin embargo el bajo era más independiente. Estuvieron muy volcados con sus seguidores, lo cual les hacia crecerse más y sentirse más cercano al espectador. Al final de su espectáculo eligieron a una persona del público para que les hiciera la foto final grupal del concierto.

También destaco que la sala Excalibur es muy estricta con los horarios, por lo que no permiten salirse de la hora y cortaron diez minutos antes, para después convertirse en el actual Mamapachanga. Seguidamente hubieron algunos problemas técnicos de sonido, pero fueron pequeños, debido al técnico que trabaja en la sala y los músicos reaccionaron rápidamente.

Agracedimientos al organizador por darnos una oportunidad y felicitar a las bandas por la noche que nos hicieron pasar. Esperamos volvernos a ver en próximos conciertos.

Crónica por Gloria A.B
Fotos por Pedro Bao López

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here