La noche del 31 de marzo de 2017 quedará en el recuerdo como la noche de los Sold Out en Madrid, cinco conciertos consiguieron su objetivo, y de lo que solo puedo estar más que orgullosa. Nosotros marchamos a la sala Penélope, donde hubo uno de esos llenazos, para disfrutar de una buena dosis de Rock and Roll a manos de Inconscientes Cero A La Izquierda, ya que por fin se hizo realidad lo que muchos estaban esperando después de 10 años de la primera visita de Inconcientes a la capital, cuando se hacían llamar La Inconsciencia de Uoho. 

Los primeros en salir a la palestra y encargados en abrir la noche más rockera de ese viernes en la capital, eran los navarros Cero A La Izquierda. La banda de Rock and Roll no era la primera vez que se dejaba caer por Madrid. Sin duda, ya lo hicieron en otras ocasiones para acompañar a Ciclonautas o Kutxi Romero, de lo que también hemos sido testigos. En esta ocasión además de abrir para Inconscientes, estaban presentando su tercer trabajo, «Campo de Minas», como así nos hizo saber Javi Robles (vocalista). En este momento de la noche, solo eramos unos pocos los que nos decidimos a disfrutar de la actuación de Cero A La Izquierda. Además, tuvieron poco espacio para moverse en el escenario, ya que la batería de Inconscientes estaba ya colocada sobre el mismo escenario, así que imaginar como tuvo que ser todo para ellos. Pero al final, exprimieron al máximo el poco espacio que se les dejó, hasta el punto en el que Javi muy decidido optó por moverse hasta los rincones más incógnitos e insospechados del propio escenario. Tanto es así, que le pudimos ver subido encima de una de las pantallas que traían o sobre la batería de su compañero Lucas Nicolay. También señalar que no fueron muy afortunados con las luces, pero esto no impidió que sacaran en adelante su espectáculo, ya que se volvió bastante cercano, consiguiendo hacer del público un miembro más en la banda. Con «Va A Temblar La Tierra», un tema con un sonido más duro, dieron las gracias a todos por estar acompañándoles esa noche y también aprovecharon para presentarse. «Solo Un Espejo» quisieron dedicársela a su amigo Jorge. Aquí Javi finalmente terminó sentado en el rellano sel escenario. La canción más especial llegaba con «Agosto», la cual es la que más le gusta a Javi, ya que la dedicó a su tío, que ya no está con nosotros y que escribió para él, refiriéndose a que no le olvida y le tiene en su pensamiento. Pues aquí Javi se mostraba más íntimo y cercano a nosotros arrodillándose en la parte delantera del propio escenario. Sin embargo, «Hasta Que Duela» era un tema en una línea más blusera, donde tuvo más presencia el bajo de Sergio Ugarte. Además aprovecharon la ocasión para presentar a cada uno de los miembros que forman la banda. Y  en «Telón De Acero» introdujeron unas luces más estroboscópicas y en la parte del inicio y del final incluyeron la sonaja. Con la que se despedían era «Mis Lamparones», donde Dani y Sergio se enfrentaron en un duelo de cuerdas donde también chocaron sus cabezas. Estos fueron algunos ejemplos de los temas que allí se desplegaron y una muestra de como se movieron e interactuaron sobre el escenario.

Y ya con la sala llena y con un ambiente que dejaba claro la expectación que había, hacía su entrada la banda de Iñaki Uoho, es decir Inconscientes. Venían a presentar su nuevo y segundo disco «Quimeras Y Otras Realidades». Hicieron su entrada con «Otra Realidad» de su disco a presentar, donde en mitad nos sumergían en un ambiente más cálido con toques de Blues. Con «Detrás del Universo» preguntaron: «¿Hemos venido a pasarlo bien o que?». Los ánimos de expectación estaban asegurados. El ambiente se percibía bastante caldeado. Pues fue aquí donde Iñaki (guitarrista) y Jon Calvo (vocalista y guitarrista), también conocido por ser a su vez vocalista en su otra banda Memoria de Pez, hicieron un cambio de guitarras. Y como no podía ser menos alguna canción de Platero y Tú era de esperar. Una de ellas fue ni más ni menos que, «Como Has Perdido Tú», donde el público no pudo dejar de cantar. Con «Mi Desierto» se percibió uno de los momentos más íntimos de la noche. Aquí iniciaban con todo a oscuras. Además esta era una de las lentas que nos traían y donde Iñaki y Aiert Erkoreka (teclísta) se seguían a la par a la guitarra y teclados. Dos versiones más de Platero nos regalaron y que nos llegaron de sorpresa. En esta ocasión escogieron «Alucinante» y «Voy A Acabar Borracho». La sorpresa no terminaba aquí con las versiones de Platero, sino que continuó más tarde cuando Óscar Beorlegui de Dromedario Records y manager de las bandas que estábamos disfrutando, subió al escenario para poner voz en «Eterno Viajero», canción que rescataron del proyecto Extrechinato y Tu, el cual reunía a dos grandes bandas: Extremoduro y Platero y Tú.  Después de esto, entre el público se escucho gritar a viva voz «¡Plarero!». A continuación fueron a por unos tema de sus inicios, de la época en la que se hacían llamar La Inconsciencia de Uoho. Nos referimos a la marchosa «Una Vez Más», donde Iñaki y Jon jugaban al perro y al ratón con ese encuentro amistoso a las guitarras y en donde uno iba de tras del otro, o también «Presos en Una Botella», momento donde la formación y los incondicionales se convierten en un todo complementándose mutuamente. Además vivimos uno de los encuentros de guitarra y bajo protagonizados por Jon Calvo y Miguel Colino. También un Blues nos amenizó de manera intima con ese teclado elegante y unos destacados punteos de guitarra. No era más que el sonido de la melodía de «Cacareo», el cual dejó a todos los presentes hipnotizados. Por ello, no perdían la mirada de lo que estaba sucediendo en el escenario. El concierto ya se estaba terminando y solo había tiempo para algunos temas más. En esta ocasión se decidieron por «El Último Hombre Libre», donde se produjo un solo de teclado inigualable de Aiert Erkoreka. Se despidieron como mejor podían hacer, con «Hay Poco Rock and Roll» de Platero y Tú, donde Uoho se marcó unos riffs esplendidos dejándonos a todos boquiabiertos. Después de esto, todos se marcharon a rodear a José Ignacio Cantero (batería) y regalarle unos cuantos acordes y riffs para poner punto y final al directazo que se marcaron.

Crónica por: Gloria A.B
Fotos por: Álvaro Moreno

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here