Nos preparábamos para una noche de brutalidad pensando cuánta gente acudiría a la sala, cuando nos encontramos en las cercanías de la We Rock con una cola haciendo esquinazos. Era evidente que se había generado una gran expectación en este festival que ya va por su cuarta edición. La competencia con otros muy apetecibles conciertos como el de Narco el mismo día no hizo ninguna mella en la Mosh Party, que congregó a numerosos seguidores de la escena del underground.

TBP 4

Thirteen Bled Promises empezaron su “Intro” cuando, aunque había un buen montón de seguidores ya presentes, todavía quedaba una larga cola de gente esperando para entrar en la sala. Los medios de prensa nos habíamos rezagado y estábamos cubriendo el festival desde el primer minuto. Thirteen Bled Promises se compone de músicos muy jóvenes que saben lo que hacen. Buena muestra de ello son las canciones que desgranaron: Species landfill, Blephagy slender phytobezoars y A fully stabbed face. Se han empapado bien en el género hasta conseguir un sonido personal y dan la impresión de poder dar mucho más de sí en el futuro. Impresionan en el manejo de sus guitarras de siete cuerdas, con las que consiguen un brutal deathcore de tono muy grave y denso.

La sección de cuerda de Thirteen Bled Promises agita sus cabezas para hacer headbanging en forma de ventilador y el cantante anima al público a hacer cuernos y a participar de la música en general. Preguntó cuántos asistentes tocaban en una banda y numerosas manos fueron levantadas. Este fue pues, un festival para músicos de otros grupos. Para ir finalizando presentó The day after Roswell y aseguró después que “la verdad está aquí dentro” para despedir con The truth is out here.

LFAA 1

Pasadas las 21 horas saltaron a escena los Looking For An Answer con Nacer, consumir, morir. Desde el primer momento hicieron un gran alarde de energía y profesionalidad, descargando Campo de exterminio y Guerra total, para a continuación como anunciaba el cantante Santi, tratar sobre la extinción en La matanza. LFAA son un grupo comprometido con diversas causas sociales como el veganismo, sin caer en lo dogmático o panfletario.

Continuaron compenetrados los cinco músicos a más no poder con Tapias de cementerioRevelación, Terror carnívoro, Cristianislam y Kraken. Santi pidió unas luces más íntimas que no tardarían en convertirse de nuevo en rápidos flashes acordes a su música trepidante: Mártir matarife, Supremacía ética, Cada nacimiento es una tragedia, Seein´red (la versión de los hardcore punk Minor Threat llevada al terreno grind de los Looking), Ecoterror y Plaga humana. Un par de veces Santi hizo mosh y dió un paseo en volandas del público para regresar a las tablas.

Más versiones: adaptaron su grindcore-death metal al thrash metal de Slayer en una brillante ejecución de Postmortem registrada en el EP «Kraken», y continuaron con Estandarte de huesos, Marcha hacia la extinción. Y para rematar, La peste roja más ese segundo y medio añadido de locura que es Escoria.
Gran sensación nos dejaron Looking for an answer. Demostraron una vez más porque están considerados como la banda clave de grind en el estado. Compartieron vinilo con los pesos pesados de Ratos de Porao, han ametrallado con su material en festivales internacionales, y más que está por llegar. Precisamente el cantante anunció en el Mosh Party que este mismo año sacarán nuevo disco. ¡Estad atentos!

Wormed 4

Y llegó el turno de Wormed. Empezaron sobre las 22:10 de espaldas al público antes de girarse e interpretar Geodesic dome de su disco de 2003: “Planisphaerium”. El vocalista de cabello de longitud extrema, Phlegeton, hace de frontman para interpretar las letras del disco “Exodromos”: The nonlocality trilemma, Multivectorial reinonization y Spacetime ekleipsis vorticity, letras que versan sobre ciencia futurista; no en vano el grupo autodefine su música como “sci-fi teach death metal”. Con efectos de sonido en la voz, Phlegeton gruñó visiones humanas que están por llegar dibujando en el aire formas geométricas mientras sus compañeros tocaban en poses escénicas los complicados riffs de Tunnel of ionsComputronium, Nucleon, Stellar depopulation, Tautochrone, Uncoloured plasma orifices transported, Techkinox wormhole y “Outro”.

Quizás Looking for an answer ya habían dejado el listón muy alto, o quizás nos superaba el ansia general de ver a Haemorrhage, (el que se congregó ayer en la We era un público con ganas de marcha a raudales), el caso es que Wormed, aún con gran capacidad técnica, personalmente no me acabaron de convencer esa noche. No obstante, no dudo de la capacidad de Wormed, que cuentan con experiencia en festivales internacionales; de hecho tienen previsto actuar próximamente en Holanda, concretamente en el “Netherlands Deathfest” a finales de febrero; pero su música es extremadamente compleja y no es sencillo entrar en su universo particular.

Haemorrhage 2

Si la anterior edición del Mosh Party reunía a los tres grupos anteriores, esta supone un paso más allá al incluir como cabeza de cartel nada menos que a los Haemorrhage. Y el grind de los veteranísimos Haemorhage no podía empezar de forma más gore: tras una breve intro ambiental, el grupo abrió fuego con Open heart butchery ataviados con batas de médicos y cirujanos, tal y como siempre se presentan en concierto. El cantante, Lugubrious, apareció unos instantes más tarde empuñando la ensangrentada bandera de la cruz roja y totalmente cubierto de sangre. Si ya es impresionante el impacto visual que produce el tipo cubierto de pintura roja, las caras de loco, la rabia con la que canta y el carisma natural acaban de multiplicar el efecto.

Siguieron con Traumageddon entre grandes mareas de asistentes en la We Rock. Se desataron el ánimo y euforia colectivos y el público lo dio absolutamente todo cantando a voz en grito las letras de las canciones como Hospital thieves y Disgurging innards agitando los brazos. No tardaron en llegar los mosh. Las primeras filas se apelotonaron más para que los más animados saltaran desde el escenario a las primeras filas y se dejaran transportar por numerosos brazos en alto con Fester feast y Flesh devouring. Puesto que el vocalista no acababa de ubicar la sala en Tokio, en Helsinki o en cualquier otra capital finalmente se despachó con un “-Hijos de puta, no sabéis ni dónde estáis”. Un frontman con mucho sentido del humor que no se cortó en degustar una rica pierna humana.

Treasures of anatomy, Dissect, exhume, devour, 911 y Deranged for loathsome. El propio cantante se animó a saltar a las primeras filas. Esto sí que era una auténtica fiesta del mosh. No hacía falta que las bandas separasen las filas para orquestar muros de la muerte, pues los propios espectadores se organizaron de forma natural y espontánea para practicar un sano y eufórico moshing. Seguían los temas: Putrescent, Dawn in the rotting paradise, y el cantante iba perdiendo poco a poco los rastros de sangre con el sudor y vociferando más canciones: Mortuary riot, Oozing, Exquisite. Otro tema nuevo: Forensick squad, más Decom-posers, Furtive y Anatomized. Curiosamente no tocaron ninguna canción del penúltimo trabajo: el EP de versiones punk “Punk Carnage”. Me hubiera gustado escuchar la pegadiza “Suzio polizía” de IV Reich, pero no hizo falta, Haemorrhage son divertidísimos y el espectáculo no decae en ningún momento. Llegaron a la declaración de principios We´re the gore y para ultimar el fin de fiesta: I´m a pathologist más allá de la medianoche para goce de los congregados.

Álbum de Flickr

Crónica por: Miguel A.R.

Fotos por: Carlos Sobrino

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here