El día de los Santos Inocentes nos acercamos a la sala Siroco. Pues allí se iba a disputar el fin de gira del cuarto disco de Luter rodeado de grandes amigos y un público fiel, que gracias a él consiguió hacer un gran Sold Out. Ese disco era “333”.

El concierto arranco puntual con una Intro en la que escuchábamos de fondo la canción de la serie de dibujos animados Willy Fog. Después de esto Luter y los músicos que actualmente le acompañan (Jorge Ruiz ex Encrudo – bajo y coros, Roberto Aracil – batería y Eduardo Martínez – guitarra) a golpe de “Veterano” hicieron su entrada al escenario. Así fue como dio comienzo el concierto. Estaban tocando con guitarras Fender y un bajo Fender Jazz, eso se percibía ya que el sonido era más fluido y en las partes de Blues tenía más sentimiento. La primera de las colaboraciones llegaba de la mano de Adrián García cantante de Naranja Blossom a la voz en “Paseo En Bicicleta”. La segunda de las colaboraciones llegaba en “Misión A Marte” con Silvia Tome a la voz y Adry Serrano en la parte rapeaba. A continuación llegó “El Pan del Superhéroe”, la que sabía a Blues y Rock And Roll y el público no hacía más que cantar cada vez que llegaba el estribillo.

Otra de las colaboraciones llegaba cuando Silvia Tome volvía al escenario en “Arrabales”, y dónde Luter pasó a la guitarra acústica. Luter aseguró que esta canción es a la que tiene especial cariño. También se marcó una versión acústica de “Flojos de Pantalón” como homenaje a Rosendo Mercado. Y como se sentía cómodo él solo con la acústica recreando una vez más ese momento de habitación del que nos habló en la despedida de Los Reconoces, se marcó dos temas nuevos que iban unidos y que van a formar parte del que será su quinto disco en solitario. El primero dijo que se titula “La Coma”, como el barrio en el que se crió y el segundo, que según contaba todavía no tiene título, se lo dedico a sus padres, que se encontraban entre el público. Pero al final terminó diciendo: “La tierra prometida”. Y nosotros nos preguntamos si este será su título.

Volviendo al formato eléctrico llegaba “Paseo En Bicicleta”, donde Luter dejó su Fender a un lado para cambiarla por una GTX 36. La última de las colaboraciones llegaba después con Michel Molinera (cantante y guitarrista de Stafas), quien puso su voz y anduvo a las cuerdas en “Esperpento”. Después de esta última colaboración Luter volvió a hacerse con la GTX 36 y pasaron a tocar él y sus músicos “El Momento Adecuado”.  Y muy seguida a ella llegó la canción que cerró este fin de gira, “En Mi Guarida”, donde la batería se mostraba más acompasada.

Crónica por: Gloria A.B
Fotos por: Charly Rock and Roll

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here