Las bandas Ciclonautas y Cero a la Izquierda pusieron el broche a esta gira`Ciclón Tour 2015´ el pasado jueves 21 de Mayo, en la sala madrileña We Rock. Ambas vienen de la mano de Dromedario Records, sello desde el que se gestionó la última gira de los rotundos Extremoduro.

El título del primer disco de Ciclonautas `Qué tal?´, uno de los descubrimientos de este pasado 2014, incita a descubrir si su directo es tan indispensable como la crítica apunta. Para desvestir tan sugerente incógnita y disfrutar de Cero a la Izquierda quienes conquistaron con su último lanzamiento discográfico a público y medios, fuimos a embriagarnos de rock a la capital. A todo esto se sumaba el incentivo de ver a los Hammonds y como segunda guitarra a Iñaki «Uoho» Antón. Antes de comenzar, todo hacía prever que sería un evento para no olvidar y este fue el resultado de una gran noche de Rock´N´Roll.

El cuarteto de Cero a la Izquierda formado por Javi Robles a la voz, Dani Lafuente al bajo, Sergio Pérez a la guitarra y coros y Lucas Nicolay a la batería, llevaba en la mochila un centenar de conciertos desde el lanzamiento de su debut hasta la aparición de `No Ha Dejado de Llover´, su segundo trabajo, que han dado a conocer durante esta gira. Con un amplio bagaje apilado a las espaldas pese a sujuventud y las buenas críticas precedentes, habían levantado una irrefrenable curiosidad por su directo con el que dejaron patente que ganan en vivo. Es una de esas bandas que están hechas para comérselas así, `en crudo´.

Cero2

Actuación brillante para el grupo que resulta tan efectivo como en el estudio, con el añadido que siempre da la complicidad de un directo y con terreno ganado para la voz de Javi Robles serpenteando, mucho más aclimatada que en el disco, entre los asistentes. Era mi primera vez en la sala We Rock y es merecido alabar la minuciosidad con la que estaba cuidado el sonido. En un tú a tú con el público ‘Mis Lamparones’, ‘Sobre La Piel’ y una capital ‘La Raíz’ fueron y vinieron del escenario al público. Actitud que fue in crescendo con ‘Se Refugia’ y sus coros rocquers, para calmar los latidos desbocados con ‘Otra Luz’ y ‘Contra Viento y Marea’, primer guiño al debut.‘Sobrevivir’, ‘Latitudes’‘Mano a Mano’, ‘Caminos’ y ‘Malas Noticias’, diferentes entre sí pero redondas, dejaron listo el cierre para ‘Libertad’.

No se hicieron esperar y en un breve espacio de tiempo saltaron a escena Ciclonautas, con Mai Medina a la guitarra y voz, Javiertxo Pintor al bajo y AlénAyerdi a la batería. A estas alturas todos hemos leído o escuchado algo de este trío de ases,llegaba el momento de comprobar si eran tan hipnóticos en directo como desde un trabajo repleto de célebres e irresistibles colaboraciones donde el rock se levanta y pasea de la mano de un Rhythm&Blues con zapatos tejanos,deja un sabor distinguido con ecos noventeros, pellizca el Stoner Rock e incluso se atreve a incluir el Folclore argentino a lo largo de su doble disco, todo con un sello diferente e irresistible.

Los tres son músicos con una trayectoria abrumadora y que han sabido conjugar la experiencia y lo mamado en sus orígenes llevándolo a desembocar a un río de corriente imparable que arrastra jirones de mestizaje brutal de compases para cualquiera que desee empaparse de un rock visceral y de calidad superior.

Sumarle a este cóctel la presencia de Uoho sobre el escenario, tanto a los teclados como a la guitarra, hizo que se soltaran las riendas de todas y cada una de las gargantas desenfrenadas que galopaban por sus letras y acordes hacia las llanuras que cada canción evocaba. El mundo dejó de tener paredes y sólo había un techo: el de Ciclonautas.`Tristes Corazones´ recortaba entre luces y sombras la desvergüenza de los presentes, calentando lo que cada cual guardaba bajo el capó.`DemencioLacruz´ dejó que sus vaivenes rasgaran lo oculto bajo las pieles que danzaban narcotizadas con las subidas y bajadas de ritmos. Nos apresaron`Arde Babylon´ y `Loca´, con Uoho sobre las tablas dotando de doble garra al animal que se contoneaba tras la voz de Mai, una fiera desgarrada, moviendo la cola y a punto de devorar el micrófono con cada estrofa.`El Mostrador de Dios´ hizo la reverencia al coloso de `La Baba del Saurio´ que asomó como una bella desconocida que espolea sensual entre fantasía y realidad, acercándose después sobre unas largas y sinuosas piernas a lomos de unos tacones que ensartaron los acordes de `Demasiado Estuche´ a la que sucedió `Cocodrilo Dado Vuelta´.

Ciclonautas2

Mai sentenció: `Las Vaquitas Ajenas´ estocada rítmica y diabolicamente adictiva que enlazó con otra de mis debilidades el precipicio de`La Alegría´dejando abierta la carne al vértigo de los acontecimientos.

`El Cuento de Nadie´, `Veneno´ y `En El Paraguay´ envueltas por un halo sobrevenido de la mano del formato acústico con que las presentaron nos transportaron a rincones inexplorados de sabor ardiente.

`Que Corra El Aire´ sirvió de puente a un momento especial esa noche, el reloj marcaba las doce y Alén Ayerdi, visiblemente emocionado, recibía de manos de la banda y los presentes las felicitaciones por su cumpleaños, una servidora le brindó una tarta cuyas velas se soplaron en directo y recogió algunos presentes del público.

Retomada la actitud se abrió sobre todos `La Virtud Del Caos´ fetiche sobre las sábanas de mi paladar, un dedo que se desliza dibujando sinsentidos sobre la íntima superficie de un cuello entregado. `Kamikaze del Nido´ tema en el que colaboran Robe e Iñaki, hizo que la guitarra se deshiciera entre los brazos de este último, que una vez sobre el escenario desde donde nos observaron coreando, -enloquecidos y arrebatados-, se desbocó con la púa que entre sus dedos nerviosos, desabrochados como pies a la carrera, hizo gemir cada cuerda desgarrando del aire una inmensidad sin orillas. Como si sobre la faz de la tierra no hubiera más que un verdadero Kamikaze del rock, como una rosa que estalla en mitad de una guerra de escarcha.

El acelerante estaba echado, sólo faltaba la chispa para acabar con todos envueltos en la hoguera y eso aconteció con `Los Hermanos´ y la majestuosa`Qué tal?´ solapando voces a una. `Soy el Dromedario´ sirvió para despedir un concierto con los escarceos propios de las estaciones que engalanan el sentimiento de tradición rocker.

Ciclón Tour 2015, aunaba a las dos bandas, para brindarnos una sorpresa final.

Ciclonautas, Cero a la Izquierda e Iñaki a la guitarra para tocar ‘Hay Poco Roc´N´Roll’ de Platero y Tú, escalera real de color para los que no hemos visto nunca a Platero en directo, supuso la mano ganadora con la que sentí que esa noche: NADA, podía haber salido mejor. Rock de la de vieja escuela al final del renglón.¿Quién no se ha corrido una juerga y ha cantado a voz en grito esta canción?

La madrugada clausura y mientras avanzo dejando flotar tras de mí el humo de un último cigarro enmarcando las puertas de la We Rock, sonrío de medio lado dirigiendo una mirada hacia al cielo enmarcado por los tejados, el fuego sigue encendido, mas doy por contestada mi pregunta inicial: ` ¿Qué tal?´… «Quiero más”.

Álbum de Flickr

Álbum de Facebook

Crónica por: Patricia Nieto Solís

Fotos por: Mikel Masa

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here