Muy buenas, hoy con motivo del concierto que tuvo lugar el pasado viernes 15 de Mayo en la Sala Sierra/El Límite Rock Bar de Collado Villalba, tenemos preparada una nueva crónica para vosotros. Comencemos.

DSC_0653

La noche comenzó con la actuación de Mordern Man Desease, interpretando un setlist en su mayoría protagonizado por canciones de su álbum debut Inhumanity. Salieron al escenario con ánimo, ganas de hacerlo bien y sobre todo con ganas de dejar abiertas algunas bocas. Para empezar interpretaron para nosotros Empires of decay, con lo que ya quedo claro para aquel que no les conociese que estaba viendo a un grupo agresivo, rápido, y profesional musicalmente hablando. En lo que al sonido respecta, se supo sacar partido a lo que la sala podía ofrecer, pues desde fuera del escenario se podía distinguir bien la música y disfrutarla. Se pudo apreciar bien la seguridad en el escenario, la compenetración, la buena ejecución y sobre todo que estaban haciendo lo que les gusta hacer, y además por si esto fuera poco, hubo un buen público que se divertía con su música, es decir el buen ambiente de los conciertos no faltó en ningún momento. Como ya he dicho, la mayoría de los temas que interpretaron el pasado viernes, pertenecen a su álbum Inhumanity, como por ejemplo Zero, The AwakeningGet Low o el tema que da nombre al disco, uno de mis favoritos por cierto. A parte de esto, también interpretaron otras dos canciones que no pertenecen a su disco, y son Mirrors, y Succubus momento en el que Daniel Ayllon, vocalista y guitarra rítmica en The Thousand Faces fue invitado al escenario a cantar junto a Luismi Cuevas. Mirrors fue la última canción de su actuación donde yo mismo Nicolás Pizzarelli, tuve el placer de subir al escenario a cantar con ellos para ya despedirse con unos últimos gritos y un poquito más de brutalidad.

En líneas generales fue una actuación buena, cuidada, agresiva y divertida; y espero que aquellos que no les conociesen se llevasen una sorpresa. Para aquellos que os guste el “death metal” y el “deathcore” yo os los recomiendo totalmente.

DSC_0179

La segunda banda en actuar fue una banda del todo distinta a la anterior, estos son Woolly Mammoth Rebellion, grupo que he de decir que no conocía y que me sorprendió mucho. Dieron un concierto extenso, transmitiendo relajación, “buen rollo”, seguridad, y mucho mucho “feeling” con la música que estaban tocando, algo que a mí personalmente me encanta ver en las actuaciones de los grupos, porque eso demuestra profesionalidad, implicación e induce al público a dejarse llevar por lo que están escuchando, y todo esto en conjunto crea un ambiente inmejorable. Respecto a la ejecución hay que decir que no noté fallos, y si los hubo estuvieron muy bien camuflados. En cuanto a presencia también me gustaron, eran solo tres y no necesitaron hablar demasiado para meterse al público en el bolsillo. Ya acabando su actuación tuvieron un detalle digno de remarcar; este fue que sin decir absolutamente nada apagaron los focos del escenario, soltaron los instrumentos dejando que se hiciera un silencio en la sala poco a poco, se bajaron del escenario dando a entender que se había acabado su actuación, y cuando la gente empezó a aplaudir dando esto por sentado volvieron a sus puestos para acabar el concierto con los ojos de todos los presentes fijos en ellos, todo esto envuelto en un aplauso cada vez más estruendoso.

Para ir acabando, como ya dije antes a mí me sorprendieron mucho, y me gustaría volver a tener la oportunidad de verles. Si os gusta la música “stoner” os va a agradar escuchar a Woolly Mammoth Rebellion.

DSC_0285

Ya para acabar la noche toca hablar de El Hombre Negro que vinieron como siempre a pasarlo genial y a procurar que todos los pasasen igual de bien que ellos con sus versiones, sus canciones, sus letras cómicas, su indumentaria chistosa, y su actitud desvergonzada y despreocupada. Hay que destacar que el guitarrista de El Hombre Negro Víctor, sustituyó esa noche a Guille bajista en Modern Man Disease en la posición de bajo, ya que Guille no pudo asistir por motivos laborales. Además el batería Alejandro, pertenece a ambas formaciones. Durante la actuación de esta divertida banda todos tenían la mirada fija en ellos, compartiendo el momento y disfrutando. Para empezar la actuación fueron entrando uno a uno siendo presentados por una grabación no demasiado seria que estaba siendo pinchada, hasta que al acabar esta ya con todos los componentes sobre el escenario, empezó la fiesta literalmente con toda la sala cantando la letra de Dragon Ball junto con la banda. Como cada vez que he tenido la oportunidad de ver a esta banda, consiguieron quedarse con el público haciendo pequeños regalos, contando chistes improvisados, y cosas de este estilo. Esto es ni más ni menos que la personalidad de la banda. Tal fue el espectáculo y tal la acogida, que el público no dejo que se fueran sin antes tocar una última canción para despedirse. Desde aquí digo a aquellos lectores que no les conozcáis y os gusten los conciertos animados y divertidos en los que cualquiera puede evadirse un rato y disfrutar, El Hombre Negro es la banda a la que vosotros queréis ver.

Álbum de Flickr

Álbum de Facebook

Crónica por: Nicolás Pizzarelli

Fotos: Laura Ruíz

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here