Este pasado viernes 4 de noviembre se dieron cita Despojos de Poeta y Sonotones en pleno centro de Madrid.

_ao_9379

Una joven banda catalana abría el recital con su último trabajo bajo el brazo. Despojos de Poeta presentaba su reciente álbum ”Siempre Nos Queda el Alma”, editado bajo Rock Estatal Records, el cuál constituye el primer larga duración del grupo que hasta la fecha sólo había editado el EP «Descenso» en 2014. Las influencias de este cuarteto en lo más granado del rock nacional son muy notables. Sin ir más lejos, la referencia al tema de Gritando en Silencio que les da nombre, además de un estilo en el que predominan el sonido limpio de guitarras que se doblan, coros, segundas voces y grandes pasajes instrumentales.

Comenzaron muy puntuales con los dos temas que abren este último álbum, con el reconocible punteo de «Génesis» y «El Contragolpe». La sala se encontraba aún algo vacía pero eso no hizo que empezaran con menos fuerzas, más bien todo lo contrario. Desde el principio la banda, especialmente su cantante Álex Porcel, se esforzó por meter al público en el concierto mostrándose gratamente cercanos y con un agradable afán por presentarnos con humildad pero con muchas ganas el rock fresco y desenfadado que facturan. Siguen con «Parte de Todo» y llegan a un tema que me gustó particularmente, “Los Segundos», canción cargada de matices, cambios de ritmo y un intenso estribillo con regusto a Marea, muy recomendable. Con todos los espectadores ya metidos en el bolsillo, continúan con “El Temor a Poder Morir” y “Mi Regla”, que van en la misma línea pero con algunas partes más rápidas, como es el caso de la contundente “Sólo Hay Hiel”, con un veloz solo de guitarra. Muy buena elección es “Latir” como primer single de “Siempre Nos Queda el Alma” pues tiene un estribillo atractivo y pegadizo que acabamos todos los allí presentes cantando y que te deja con ganas de volver a escucharlo una y otra vez. Tras el medio tiempo de “Náufrago” llegamos a la canción que da nombre al disco, un rock and roll rabioso con un ritmo de guitarras trepidante. Con este tema y con una gran sensación de satisfacción colectiva terminó el concierto de Despojos de Poeta.

_ao_9458

Sonotones comenzaron muy puntuales también, a las 21.30h como un clavo. A estas alturas la sala estaba llena y el personal muy animado, con lo que ya la primera nota de “Entra En Mi Mente” fue muy celebrada. En un visto y no visto habían descargado también “Europa Está Matándome” y “¡Qué Escéptico!”. Se avecinaba un setlist largo sin apenas tiempo para las pausas, en el que se iba a hacer un repaso de su extensa carrera, y sobretodo, del disco que presentaban: “No hay futuro”.

Tanto en “Volver a Empezar” como en el tema que abre este último trabajo, “¡Qué Estás Contando!”, es evidente el giro hacia un sonido mucho más agresivo que tiende al punk-rock, con letras desengañadas y corrosivas que reafirman éste nuevo enfoque musical que ya comenzó con su anterior álbum, “Salta la Banca”, a la que precisamente pertenecía el siguiente corte, “Ni Contigo Ni Sin Ti”.

Con “Sólo Sabemos Mirar” y “Ya No Es lo Mismo” viajamos hasta su segundo trabajo “Listos Para Jugar” de 2001, así como con “Los Buenos Tiempos” de “Átale”. Aquí domina un rock más suave con temas que versan sobre todo de nostálgica amistad y desamor. Los allí presentes agradecieron enormemente este guiño a sus inicios.

Llegamos a un bloque dedicado íntegramente a “No hay futuro”. Se suceden “Agotados de Decir Que Sí”, “Viva el Vino”, la cuál Javier Die dedicada al gran pragmatismo de nuestro presidente del gobierno, o la divertida “Por Navidad”. “Qué Derroche” le sigue y con “Punk Rocker” toda la concurrencia coreó a una voz el pegadizo grito con el que empieza, muy a lo Ramones.

Con una hora de concierto a la espalda y más de medio repertorio ventilado, el concierto continuaba a muy buen ritmo con «Lo Tienes Que Probar» y «Queremos Mandar». Llegamos por fin a uno de mis temas favoritos, «La Culpa Fue De La Ciudad», canción con la que conocí a Sonotones hace cerca de diez años y de la que guardo un especial cariño. Pertenece a su álbum «III», del que verdaderamente eché muy en falta que tocaran un «Caperucita Roja» o un «La Casa De Las Sombras» o cualquier tema puesto que es un disco redondo.

Después de «He Sido Infiel» llega la traca final con el rock desgarrado de «Señoras y Señores» y su cáustico estribillo el cuál cantamos todos de forma desaforada. Para ir cerrando no podía faltar lo que ya es un verdadero himno, «Sólo Tienes Una Vida”, y sin ningunas ganas de que aquello terminara, concluyeron con el trallazo «¡Vais Mal!». Sonotones se marcó todo un recital en el que pudimos repasar su larga trayectoria y seguir aprendiéndonos su último discazo, “No Hay Futuro”.

Crónica por: Elena O.B.
Fotos por: Pedro Bao.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here