El pasado fin de semana tocaba asegurarnos risas y cachondeo en la mítica Sala Hebe de Vallekas, que tanto hemos frecuentado alguna vez. Por esto, el 16 de enero asistimos a la primera edición del PataLiebre Rock. La formaciones que completaron el cartel fueron Papa Lebowski, Vagos Permanentes El Último Txikitero.

01_El_Ultimo_Txikitero006

Inaugurando el festival madrileño se encontraba El Último Txikitero, que vinieron a presentar Runners. La formación de Punk se enfrento con letras muy divertidas que nos alegraron el comienzo del festival. En el escenario teníamos un bajista con una chapela donde se podía leer Lolillo y decorando su pie del micro, una bota de vino, donde en ella estaba escrito el nombre de la banda. Pudimos observar, que Ángel (voz y guitarra) era el lider de la banda, mientras que Raul, que se encontraba a la voz, es denominado por su compañeros «Txikitixa». Durante la actuación de estos, hubo poca acción sobre el escenario y un público poco activo, también. Aunque en algunas de sus canciones estuvo presente la figura del acordeón propiciando el toque alegre que despertó las ganas de moverse un poco más sobre el escenario. Esto fue posible en temas como: Van Damme, Lentejas, Txitxigorri, La Novia de Manuel, entre otros. Además durante la actuación de estos, la bota llena de vino rulo por toda la sala y no solo bebieron de esta los músicos, sino que también aprovecharon la ocasión los allí presentes. Si bien es cierto, el sonido de la sala volvió una vez más a resultarnos bastante pesado y cargante, como la semana anterior en el concierto de No Konforme, resultando una vez más demasiado fuerte para la ocasión, lo que perjudico poder entender la letra de los temas, un problema que procedía de sala. Con Mis Manias Borja (batería) apareció de pié hasta que con sus primeros toques de baquetas, volvió a sentarse nuevamente. Y ya cuando se acercaba el final sonaba De Fiesta. Finalmente, todo terminaba con un bis final con el tema Heavy Metal.

02_Vagos_Permanentes003

Después de esto, llegaron Vagos Permanentes para animar la fiesta a ritmo de Ska/Punk. Y con ello, presentaron Fenomenos Para Anormales Vol.1, su último disco. Pudimos ser testigos, que habían hecho cambios en su formación nuevamente, integrando una trompa y cambiando una de las trompetas. Al final, pudimos observar demasiados músicos para tan poco escenario, por lo que poco pudieron moverse y algunos pasaron a un segundo plano, como fue el caso de Richar (guitarrista) y las trompetas. Sin embargo, Denis (saxo) hizo todo lo que estuvo en su mano para moverse un poco más, lo que pudo. Pero, quienes más pudieron expresarse fueron los vocalistas: Aarón y Mireia, quienes más pudieron pivotar en el escenario. Aarón se presentó al escenario retratando la idea de un obrero, con un mono azul y un casco. Ya de entrada su micro no funcionaba, por lo que tuvo que cantar desde el de su compañero Álvaro (guitarrista), hasta que el técnico consiguió solucionarlo. Sin embargo, consiguieron contagiar al público, el cual se activó y despertó bailando sin cesar, lo que les llevó a fundirse en un pogo, como pasó en La Guerra de los Mundos. Y en Volveremos A Ver Sol tuvo más presencia el sonido el sonido del bajo. Y cerrando, como ya hemos visto en otra ocasiones se marcharon con Skamotxalo, la versión de los conocidos S.A.

03_Papa_Lewosky010

Y para cerrar solo quedaba la actuación de Papa Lebowski, quienes dejaron el listón bastante alto con su humor en forma de canciones. Se presentaron con batas y gafas de sol, ¡vamos de andar por casa!, como aquel que dice. Y aquí vinieron para presentar El Rock del XXII. Además, causó mucho magnetismo ver a Txus (vocalista) sobre el escenario, por como se movía y se expresaba convirtiéndose así en el frontman de la banda. Cabe destacar que a la batería se encontraba Hugo de Envidia Kotxina y que eran muy técnicos en su estilo. Transmitían mucha fuerza, posesión y control del escenario. En Operación Bikini el vocalista se quitó la camiseta y empezó a tocarse sintiéndose sexy. Por otra parte, con Viaje A Marte nos decían con su letra «vámonos a Marte a morir en el planeta Rojo». Al finalizar Todo Esta Muy Mal el público terminó silbandoles por el cachondeo que traían. Y con un bis final, que corría acuentas de un remix del repertorio que habían interpretado esa noche, se despedían de todos nosotros.

En definitivas cuentas una noche para disfrutar, para reír y demostrar que la música y humor pueden ir de la mano.

Álbum de Flickr

Crónica por: Gloria A.B

Fotos por: Pedro Bao López

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here