Con el cadáver del mítico “Mundo Idiota” aún caliente (pues la última edición no se pudo celebrar), frikis de todo el país hemos encontrado refugio y consuelo en este nuevo evento que recoge el testigo y nos ofrece un lugar donde los inadaptados nos sentimos como pez en el agua. Como puerco chapoteando en la charca, vaya. Fetén.

Hablamos de la primera edición del festival Fosa de Frikis y lo hacemos también del “Lleno” o “Ya no cabe más freak en este garito”, colgado de la puerta de la Sala Mon (antigua Penélope, para algún despistado como la que lo suscribe). Un exitazo. Y es que con un cartel compuesto por Juako Malavirgen, Mamá Ladilla, Gigatrón y El Reno Renardo, cómo resistirse.

“Sin vosotros esto no sería posible, Josefinas” nos dice Yago, célebre organizador y orador con muy buenas dotes que además nos presenta al resto de los hacedores del cotarro, éstos últimos bajo el nombre de “Tardes de Tontuna”. Guitarra y voz para cantar unas coplillas a medida de cada uno de los artistas que van saltando al escenario, anunciandonos así a Juako con una jotica y saliendo al tablao el greñudo en cuestión a eso de las seis de la tarde. Cantautor, monologuista y todo lo que le echen, con un rollo muy a lo Juan Abarca style prometió tener a todo el público conquistado en menos de lo que se dice Tres tristes tigres y así fue. Con más gracia que vergüenza nos hizo un tour por sus greatest hits dándonos la receta en veinte segundos del Kalimotxo o con rigor y cariño de dónde vienen los niños, todo a la vez que nos vemos inundados por ráfagas de olor a su mascarilla pantene. Con “Bud Spencer” y “Madre, no me ponga más albóndigas” nos dice adiós y al final hasta nos da pena que se vaya y todo.

Lo que más me gusta de Mamá Ladilla sin duda es que son tres y por lo tanto puedo utilizar de forma justificada la maravillosa expresión de “Power Trío”, que me encanta. Con su punk-rock costroso y genial se monta buena bulla en el foso al ritmo de “Farloparlante” o la sorpresiva “Prebostes Taraos” del célebre “Naces, Creces, Te Jodes y Mueres” con la que más de un nostálgico se desmelenó. El amigo Abarca nos recuerda que tienen trabajo recién horneado, “Quién Pudriera” para más señas, y nos dan cuenta de él con temas como las contundentes “Se dice Heavy Metal”, “Cancer de Sida” o “Cibernáusea” en las que tanto Sergio al bajo como Abel a las baquetas tienen oportunidad de lucirse pero bien. No puede faltar el “Surfin Papa”, “Aparta papá” o “Mi nave Mix”, y con “Chanquete ha muerto” y la caña burra de “Ataca” y la pista echando humo recogen el tinglao.

Se empieza a oir el grito de “Este garito lo vamos a quemar”. No en balde es el turno ahora de los Dioses del Metal, que a esas alturas ya tienen a sus hordas de seguidores enfebrecidos en medio del público empuñando sus hachas (de plástico). Se aparece Gigatrón con “Speed Thrash Big Bang” seguida del contoneo de caderas del “Viking Bugui” y los himnos “Barco de Colegas”, “Banderas de Roña” y “La Tierra del Rock” en la que todos miramos a nuestro alrededor en busca de algún pijo al que aniquilar, sin demasiada fortuna. Charly Glamour and company están a tope y eso se nota. Nos dejan perlitas en directo como “El Conan” o el épico combo Mamá Ladilla + Gigatrón en Mamatrón y su ópera rock “Blasphemian Rhapsody” y la bella imagen de estos dos pesos pesados de la escena friki-musical compartiendo escenario. Una delicia. A partir de ahí a los fans acérrimos del “Aluminium Paper Album” se nos hace el culo pepsicola con un temazo tras otro, cayeron “Visigoth Kings” y nada más y nada menos que la Trilogía Alluminati en directo y convenientemente inmortalizada por varias cámaras para que después lo podamos ver una y otra vez en Youtube; “El papiro de Aluminio”, “Galileo Galactus” y “El Superjevi”. Maravilloso. Wonderful.
Los agudos de Charly y los poderosos riffs de Dave Demonio van llegando a su fin con “Caballón”, “El Barbero de Vallekas” y “Heavy Hasta La Muerte”, con la que se despiden hasta más ver como lo que son: verdaderos Dioses del Metal.

El listón está verdaderamente alto pero El Reno Renardo sale a la palestra con aquello animadísimo y dispuestos a hacerlo lo mejor posible (aunque para ello Jevo necesite una chuleta en forma de tablet al pie de micro donde ir leyendo las letras de las canciones. Equisdé, equisdé), además es la Gira 11º Aniversario de la banda y el Fosa una magnífica ocasión para celebrarlo. Nos asola el doble bombo de “Mama no quiero ir al Gym” y los afilados riffs de “Señoras”, además recuperan clasicazos con motivo del aniversario como “Fiesta Palangana”, para el deleite del personal. Aunque el sonido es un poco regulero y a veces los de Bilbao se pasen un poco de improvisada cháchara entre canción y canción no dejan de soltar bombazos como “Tu Hamster”, “Orcos de Modor” (la cuál nos dedican con mucho amor) “El Bogavante” o “Camino Moria”. Llegan los bises con “Chicken es Pollo” y la tradicional rotación en los instrumentos que toca cada miembro de la banda y la jevorra “La Navaja del Trueno Inmortal” como bonus y a petición popular, pues el Fosa de Frikis es un festival en el que sobra tiempo y no falta, como debe de ser. Un cierre absolutamente apoteósico con “Crecí en los Ochenta” en la que todo el elenco sale al escenario cantando y bailando al son y el respetable haciendo lo propio, encantado.

El año que viene repito fijo.

Salud y Rock and Roll

Crónica por: Elena O.B
Fotos por: Pedro Bao

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here