El pasado 17 de diciembre Heid presentaba en casa su primer disco, «Alba» junto a buenos amigos: Ocelon, Endoval Thybreath. Y era la primera vez que se subían a los escenarios de la sala Changó Live.

Abriendo la noche se encontraba Endoval, una formación prácticamente nueva de Folk Metal de Madrid. Tenían influencia de Finntroll y de Korpiklaani. Salieron a escena con una Intro bien ambientados. Llevaban unos ropajes como si vinieran de un bosque nórdico, y algunos incluso iban maquillados de verde en sus rostros, preparados para la batalla con utensilios como: un cuerno, una espada o unos cuernos de ciervo. En total eran siete músicos, de los cuales tenían instrumentos como: el violín, el teclado o el whistle, entre otros. El primer tema de la noche llegaba con «Noblin The Goblin», donde Ángel (whistle) sacó su mazo dándole mucho juego en el directo. Al final terminó de rodillas dando un grito de guerra. Después de esto, llegaba la presentación de la banda: «Somos Endoval», seguido de «Pakanajuhla», que comenzaba con el violín. En mitad de ésta, bajo y guitarra agitaban sus melenas. Y al terminar, el público rompió en aplausos. Y como así nos contaban «Trollhall» es donde acabó el último troll muerto. En esta parte del concierto el teclado adornaba la canción y el violín tiene más visibilidad. Con «Ukko Is Leaving» pidieron a los allí presentes que repitieran lo que decían los músicos. Después de esto, Alberto (vocalista) tomó la delantera de «Wanderer’s Path» Arturo (bajista) no lo puedo evitar, rompió en saltos justo en el momento en el que el público empezó a animarse. Y ya todo terminaba dejándonos con buenas sensaciones dejándonos un último tema más. Así que con «Under Bergets Rot» se despedían y daban por finalizado su espectáculo.

Después llegaron Thybreath. La nota discordante la pusieron ellos, ya que en estilo no guardaban ninguna semejanza con el resto de bandas, pero ahí estaban ellos. Practican Power/Thrash, lo que se percibía especialmente en la voz. Si bien es cierto, cada vez van contando con menos Thrash Metal en sus melodías y marcando más su Power. Abrieron paso con una Intro, donde de fondo se podía ver su último videoclip, «The Bogeyman». Además despedían a su batería Miguel López, pero daban la bienvenida a su nuevo bajista, Tsuspe. Y continuando, uno de los temas que estuvieron presentes era «The Plague» con Victor, un vocalista muy envolverte que compaginaba dos registros de voz, una de tipo más rasgada y otra más limpia de las que se suelen encontrar en el Power Metal, lo que se repitió a lo largo de su actuación. Además era quien se dirigía a su público. Sin embargo, en «Until My Last Breath» los allí presentes quisieron acompañarles a ritmo de palmas, mientras rechinaba la guitarra de Ivan Arroyo. En «Broken Lives» se produjo un encuentro de bajo y guitarra de la mano de Ivan Tsuspe, mientras que Victor dirigía al público a su semejanza. Y llegados a este punto, de la noche, ya todo estaba hecho y nos dejaban con «No Redemption» «Where The Gods Fall».

Seguidamente le tocaba el turno a Ocelon, una de las bandas más aclamadas de Folk Metal de Madrid y que nos hicieron sentir en familia y cantar sus canciones. Hoy venían para dar a conocer a su nuevo fichaje, Daniel, que entra en las filas a la gaita y el whistle. Comenzaron con una Intro, con la que de poco en poco fue entrando al escenario cada uno de los miembros que forman la banda. Con esto dieron paso a «Battletroll», uno de sus himnos, que el público sobre todo no hacían más que cantar ese estribillo que le da nombre. A continuación, llegaba uno de sus mayores éxitos, «Pilgrimage» con un humo que invadía el escenario, y un público que finalmente terminó rompiendo en aplausos. «Homeland», uno de esos clásicos de la banda y uno de los primeros temas que compusieron, llegaba con fuerza con un acompañamiento de voz de su compañero guitarrista Julio. Con «Comunnion» vimos que Julio y David, los dos guitarras, bajaban del escenario y se entremezclan con el público para regalarles sus riffs. Sin embargo, con «Among Mountains», tema que les acompaña desde la demo, David servía de animador con esas palabras que tenía pegadas detrás de su guitarra, para que los presentes interactuasen. Después de esto, se produjo un wall of death en «Amnber Blood». Y ya solo quedaban los dos últimos temas «The Moon Hunter» «Ashen», donde disfrutamos de la colaboración de su amiga Macarena a la voz.

Y cerrando noche los cabeza de cartel, Heid. La banda de Pagan Metal de Madrid lo volvió a hacer. Creó un ambiente bastante trepidante a lo largo de todo el concierto, ofreciendo lo mejor de sí hasta el final, con una muy buena puesta en escena. No solo venían a presentar su primer disco, sino también a su nuevo integrante, Miguel, que pasa a ser el nuevo violinista y quien realiza la sección de vientos desde ahora en adelante con el whistle, tras la salida de Noel de la formación. Y dicho esto vamos al grano. Abriendo paso con una intro, cada músico que forma la banda entraba de uno en uno. Y no fue hasta empezar la primera canción que nos traían, «Triste Está El Rey», cuando hizo su entrada Ivan Herrero (vocalista). Con todos ya en el escenario, estaban dispuestos a dar cera en una batida del Black Metal más oscuro y contundente que te podrías encontrar mezclado con ritmos paganos. Y continuaba la noche y todavía quedaba hueco para más, para dar y no parar de sorprendernos. Entonces llegaba «Mortal Es El Hombre», donde disfrutamos de unos coros paganos del señor Cantalapiedra. En «La Mano Negra» Pablo introducía el arpa de boca. Después de esto, pasó a presentar muy orgulloso del resultado del disco, la canción que le da nombre, «Alba». «El Buey» una canción instrumental tradicional castellana de la zona de León, también se hizo resurgir con instrumentos como el pandero y la sonaja. Esto anunciaba que el concierto llegaba a su fin, y no sin interpretar antes «Arde La Rebelión» «Golpejar» con un precioso Wall of death que invadía la sala.

Crónica por: Gloria A.B
Fotos por: Pedro Bao

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here