El pasado 11 de Noviembre llegaba a la capital un artista que no necesita ni mucho menos una presentación: Robe Iniesta, para presentar la tercera parte de su gira en solitario titulada «Bienvenidos al Temporal».

Esta tercera parte de la gira es titulada por Robe como «Nadie se baña dos veces en el mismo río». Nos esperaba una noche de sentimientos a flor de piel, en la que un abarrotado Palacio de los Deportes (WiZink Center) estaba impaciente ante la inminente salida al escenario del elenco de los artistas. Se retrasó un poco el concierto pero no la apertura de puertas, que fue hecha con antelación y muy ordenada para que todo el mundo pudiera entrar sin problemas al recinto. El concierto estaba planificado para empezar a las 21.30 pero hasta las 21.45 no comenzó, sonando «El cielo cambió de forma«, momento que puso en pie a todo el WiZink Center (antiguo Palacio de los Deportes de Madrid).

La noche nos guardaba un espectáculo de los que nunca se olvidan, con unos MÚSICOS en mayúsculas: Carlos Pérez en el violín, Alber Fuentes en la batería, David Lerman al saxo, batería y clarinete, Álvaro Rodríguez Barroso al piano y al acordeón, y Lorenzo Gonzalez ayudando a la voz y con la Guitarra. La unión de estos artistas y su precisión milimétrica unida a la magia de Robe Iniesta hacia que éste concierto fuera espectacular.

En cuanto al repertorio de canciones que se pudieron escuchar, se tocó por completo los dos albumes en solitario de Robe, «Lo que aletea en nuestras cabezas» (editado en 2015) y «Destrozares. Canciones para el final de los tiempos«. Aunque también se permitió deleitar a los asistentes con «Si te vas» de Extremoduro. Del escenario brotaban sentimientos y una intensidad que Robe sabía transmitir con su voz, ayudado por cada nota que tocaban los grandes músicos que lo acompañaban, creando una atmósfera intensa que hizo que el público disfrutara de cada momento. Fueron muy aclamados también entre el público tema como «Destrozares»«Puta humanidad»«Nana cruel» entre otras. Uno de los momentos singulares de la noche fue con el pequeño homenaje que le dedicó Robe al recién fallecido Chiquito de la Calzada cuando introdujo «Por ser un pervertido», llevándose una flamante ovación de todos los asistentes del WiZink Center.

Fue una noche mágica en la que Madrid pudo disfrutar de uno de los conciertos del año. Os dejo con la galería de fotos del concierto.

Texto y Fotos: Pedro Bao

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here