Teníamos muchas ganas de volver a Nadye, una estupenda banda de esas que te dejan huella nada más conocerles y que he tenido la suerte de seguirles paso a paso desde sus inicios, así que ha sido un orgullo ver como la banda ha resurgido de sus cenizas otra vez, estando Javi llevando el timón de un barco que muestra un estado fantástico y que nos va a dar muchas alegrías en el futuro. Por lo pronto energía renovadas, un nuevo trabajo fresco y directo junto a nuevos miembros que han inyectado una buena dosis de adrenalina directamente a la vena.

Antes de meternos en lo que fue su actuación tenemos que hablar de los fantásticos Gus y Los Impostores una banda de puro rock and roll donde la melodía lleva las riendas y encontramos muchos matices heredados de sonidos de puro rock americano que personalmente creo que le da un toque y un sabor muy personal a la propuesta musical de Gus y los impostores que salieron al escenario con “Mi Ultima canción” de manera contundente e intensidad . Se defienden sobre el escenario de manera perfecta manteniendo una cohesión entre ellos que se nota en un sonido compacto, donde además te puedes encontrar los matices musicales que añade el violín y un Gus Guzmán que se pone al frente con su guitarra y voz, manejándose en unos registros vocales que en algunos momentos me lleva a recordar a Eddie Vedder. Composiciones como “Aguas Turbulentas”, “Defiéndete” o mi favorita “Bonny and Clyde” donde deja ver su cara más “macarra” hacen de su show, una descarga directa, de las que se disfruta desde el primer minuto hasta el último y una banda que no baja el nivel ni un segundo durante el tiempo sobre las tablas. Para disfrutar como los buenos vinos.

Y llegó el turno a Nadye que salieron con una fuerza inmensa y un nuevo disco bajo el brazo del que pudimos escuchar una buena dosis de composiciones como “Los Días del Iceberg” o “Contra las Cuerdas”, que desde mi punto de vista recupera a una banda que ha evolucionado musicalmente de forma muy positiva y que a mi personalmente sin querer desmerecer anteriores trabajos este se me antoja como una vuelta de tuerca más a sus sonido, dando quizás temas mucho más directos y con las guitarras más presentes, aunque esto no excluye esas melodías tan propias y toque personal de la banda.

Durante la noche fueron cayendo tema tras tema que eran fantásticamente recibidos por un público completamente entregado a la banda desde que salieron al escenario. “La 103”, “No me iré”, la locura desatada al sonar “Nuestra revolución” hicieron que la noche mantuviera la intensidad de manera constante con un sonido fresco y muy directo donde su puesta en escena a mi parecer a ganado en contundencia.

El tramo final del show nos llegaría con canciones que todo el mundo estaba deseando que sonaran como “Contra las cuerdas” y ese “Vuelvo a nacer” sin olvidarse de “Boca a Boca”. Un chute de energía y rock and roll directo a nuestras venas.

Texto y Fotos: Charly Rock and Roll

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here