Un año más Diario de un Rockero hemos decidido cubrir el festival de Daimiel Brujas Festival, el cual volvía a realizarse en el Auditorio Municipal de la localidad manchega de Ciudad Real y con ya 13 años de vida. Las bandas citadas fueron todas de la escena underground: Sons Of Aguirre & Scila, Evil Impulse, Meltdown, Bones Of Minerva, Badmongos y Vallbona & The Blues Liar.

Vallbona & The Blues Liar

El festival dio comienzo puntual a eso de las 22h con la banda local, es decir Vallbona & The Blues Liar. La formación practica un Rock más clásico ligado al sonido del Rock and Roll, Southern Rock y Blues. Este power trío se presentó para dar una muestra de lo que saben hacer con muy poca afluencia de público en este momento del festival. Entraron al escenario, y lo primero que vemos es un bajista, Ramón “wear-beard” García que no dejaba saber cuál era su identidad, ya que iba vestido a lo ZZ Top con ese pelo largo, esa barba y esas gafas de sol, que le tapaba su rostro. A lo largo de la actuación percibimos como la guitarra de Miguel Ángel Ruíz (quien también es asu vez el vocalista) se iba convirtiendo en el protagonista, por como rugía durante los solos que se marcaba. Fueron 30 minutos de gloria los que ofrecieron con canciones en castellano de su repertorio sacados de su EP “El Brillo Entre Las Nubes” con canciones como: “Usted Necesita Dinero (para vivir aquí)”, “Saben Que Lo Se”, “La Casa De Madera”.

Bones of Minerva

A continuación pudimos disfrutar de la presencia femenina, lo que se agradece y lo que poco a poco se está incorporando en los carteles de algunos festivales, aunque todavía queda mucho por hacer. Las chicas de Bones Of Minerva llegaban desde Madrid para presentar su disco y también editado en vinilo con una canción inédita, “Blue Mountains”. Dieron comienzo con “Plastic Crown”. Aunque también pasaron por otras canciones como por ejemplo:“Vehemence” (la cual compusieron para la BSO de Call TV), «Defenders”, “Whale” (con paisajes cálidos atmosféricos y mucha melodía), “Overcoming”(canción que les sirvió para cerrar su actuación). Nos metieron en situación en un ambiente, donde dentro de su burbuja entrábamos ellas y el público que se acercó a verlas. Era un sonido bastante alternativo en lo que al Rock y Metal se refiere, donde se cruzaban paisajes atmosféricos cálidos con partes en una línea más progresivas, que rebasaban lo extremo y otras donde la melodía estaba aún más presente mirando al lado con más Jazz de su trayectoria con esa combinación entre los guturales de Blue Rodríguez y su voz melódica, que junto con los acordes precisos de bajo y guitarrista y sin duda la machacante y cálida batería, hacían de esto un todo que se complementaba, recordando a la vez los diferentes paisajes de las montañas y su cielo azul de la portada de su álbum. Sin duda, lo volvieron a hacer y el público lo agradeció en todo momento pidiendo que tocaran un tema más, pero no había tiempo para más, ya que el festival debía de seguir.

Evil Impulse

Y desde Ciudad Real llegaban Evil Impulse, quienes ofrecieron una propuesta bastante interesante en la que combinaban Death/Southern/Groove/Thrash. Su paso por el festival se debe a que estaban presentando su nuevo disco “The Unbroken Ritual”. Hicieron su entrada con una batería dura y potente, que se mantuvo firme toda la actuación. Vinieron pisando fuerte y se mostraron con la actitud necesaria para darlo todo. Contundencia, fuerza y caña venían a ofrecer. Antonio (vocalista) consigo ser el centro de atención de todo/a aquel y aquella que se dejó caer por el festival, por como se adueñó del escenario y como se dirigía al incondicional para tratar de transmitir sus energías, su actitud y buenas vibraciones. Y entre palabras decía: “Vamos Daimiel os quiero oir gritar”. La sorpresa de la noche llegaba cuando Estaban Muñoz cantante de Grapeshot y KrazarK subía a cantar con ellos “Redneck” de Lamb Of God. Pero tampoco se quedaron atrás con otras canciones como: “Valley Of Silence”, o “The End Of The Road”. Y es que estaban ofreciendo un buen directo, de eso no había duda. Y es que además querían que el público se acercase al escenario, para estar más en contacto. También mencionaron que estaban grabando videoclip en directo en pleno festival. La noche estaba siendo redonda y no pararon de sorprender y regalar buenas sensaciones.

Meltdown

Y la mejor actuación de Brujas Festival llegaba ahora de la mano de los vascos Meltdown, que llegaban tras su paso por Download Festival de Madrid. Traían un sonido que estaba a camino entre el Hardcore y el Metalcore y venían a presentar su nuevo disco “From This Day To The Grave”. Sin duda se movían y expresaban en el escenario como pez en el agua y soltaron mucha rabia y agresividad. Salieron a escena bien uniformados, con una camiseta blanca de manga corta y un pantalón corto negro. Además todos ellos sentían la música a rabiar y eso supieron transmitirlo en todo momento. Una puesta en escena llena de dinamismo, donde no pararon quietos ni un segundo. Proporcionaron una buena dosis de energía con saltos y patadas al aire sobre el escenario. El cantante y el bajista fueron quienes más se dirigieron al incondicional y en todo momento estuvieron dando las gracias por venir. Y con canciones como: “Love Is Rage”, “Rip Of My Eyes”, “Death Is A Promise” demostraron que ahí estaban y no pararían de demostrarlo. Fue un directo arrollador merendándose el escenario.

Sons of Aguerre & Scila

Y el momento de mayor afluencia de público llegaba cuando Sons Of Aguirre & Scila hacían su entrada para ofrecer su propuesta de Rap Metal tras la fusión de las dos formaciones de Alicante con un primer larga duración titulado “Azul/Rojo”. Abrieron paso con «La Cigarra Y La Hormiga”. A lo largo de su actuación tuvieron muy buena conexión con el incondicional, quien se mostró más entregado e incluso cantaba sus canciones. Hacia la mitad Scila dejaba el escenario para dejar a Sons Of Aguirre marcarse dos temazos de su repertorio con canciones como: “Privilegiados” y ”Desahucio”. Enseguida entraron en conexión con el público y la respuesta fue buena, ya que la gran mayoría cantaba sus canciones. El buen rollismo y la compensación que había en el escenario era bastante positivo y se dejó gestar entre el público. Y ya hacia la parte del final Rubén (guitarrista) y (bajista) se bajaron del escenario y desde el foso tuvieron un cálido encuentro con los allí presentes. O también David (vocalista) bajó también del escenario con una máscara de dinosaurio. Buenas energías gastaron y grata actuación la que regalaron a su público. Finalmente se despidieron por todo lo alto con “Los Chicos Del FMI”.

Badmongos

Y no por ser lo últimos en tocar y ser los encargados de cerrar la decimotercera edición del festival de Daimiel lo harían peor. Badmongos vieron con ganas a traernos su Punk, un Punk que se hacía por sí solo y con el que demostraron que ya era el momento de sacar las crestas y disfrutar de sus letras en inglés con ese toque americanizado en todo cuanto hacían. Lo tenían todo, actitud y saber hacer y una gran técnica. Encontramos influencia de Bad Religion, Sex Piston, o incluso Motorhead. Pues su vocalista recordaba al fallecido Lemmy Kilmister, quien fuera el vocalista de los conocidos Motorhead, por la posición del micro y como éste se posicionaba para cantar. Además el rollito que gastaba el batería en cierto modo recordaba a Rob Halford, vocalista de Judas Priest, por esas gafas que gastaba. No entendemos porque parte del público se había marchado, pues se estaba perdiendo una gran actuación. Nos hicieron saber que venían de la Costa Brava. Y con canciones como: “Up In The Sky”, “Be The Motherfucker” o “Got Love Got It All” hicieron las delicias de todo/a aquel y aquella que se mantuvo hasta el final para disfrutar de su buen hacer. Gran sabor de boca nos dejaban tras finalizar Brujas Festival.

Crónica por: Gloria A.B
Fotos por: Pedro Bao

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here