Este fin de semana nos acercamos a la sala Silikona de Madrid para disfrutar de mucho Folk Metal con tres bandas que venían a presentar nuevo disco. Nos referimos a los zaragozanos Salduie, los madrileños Survael y a los catalanes White Raven. Antes de dar paso al concierto, comentar que la sala no gozaba de muy buen sonido para un evento de estas características y que los tiempos estuvieron muy bien cuadrados, ya que se cumplieron a raja tabla.

La noche abría con White Raven, una formación que practica Folk Death Metal que venían a presentar su nuevo disco «In The Forest», el cuál salió a la venta a principios de año a lo largo de este enero frío. Entre sus instrumentos cuentan con violín, whistle, flauta de sauce y didgedoo para hacer su actuación más colorida. Hicieron su entrada al escenario con una intro donde todos se encontraban de espaldas. Justo en la parte del final se daban la vuelta para hacer posible su espectáculo. Con todo y con esto vimos a un vocalista muy vivo que se encargó de dirigirse al público y presentar los temas. También pudimos percibir que los guitarristas, el bajista y el de los vientos tenían muy buena conexión, ya que en algunas ocasiones se agrupaban en la parte derecha del escenario. Durante «White Raven», tema que da nombre a la banda, el bajo tuvo más presencia y el vocalista se encargó de enganchar a los allí presentes y animarles para que se lo pasarán bien. Con «Life» hubo una fuerte conexión entre el violín y el whistle. «Wally, Wally, Wally» fue presentada por el músico que interpreta las partes de vientos. Se trata un tema instrumental, donde él introdujo la flauta de sauce y el propio vocalista pasó a la guitarra, ya que su guitarrista rítmico pasó en este momento al didgedoo. Antes de dar paso a «The Spirit of Ilene Os» aprovecharon para hacer un momento de publicidad y hablarnos de los artículos que tenían a la venta en su merchan y para anunciar que el concierto ya estaba llegando a su fin. Esta canción que interpretaron era de las que más fuerza tenían en el directo, por lo que iba como un guante a la mano por sus ritmos tan rápidos marcados por una batería sólida. Con «Bozka» despidieron su espectáculo, convirtiendo la Silikona en una fiesta.

Seguidamente llegaba la banda de Folk Metal Salduie, que vinieron para presentar su segundo álbum «Belos». Durante su actuación  percibimos unos cambios en la formación: Nehemias David Sebastián ya no sigue con ellos en lo que se refiere a la voz melódica, como así habían anunciado en las redes sociales. En su lugar ha llegado Diego Royo. También vimos que actualmente ya no cuentan con teclado tras la salida de Román y que su nuevo bajista se llama Daniel. Con todo estos cambios fueron entrando al escenario de poco en poco a ritmo de una intro, más conocida como «Pax Sepronia». Con ello dieron paso al primer tema que nos traían «Carus de Sekaiza» con un inicio más potente con las guitarras más machacadas. En «Bonerau» Diego Bernia, vocalista de guturales tuvo más presencia, ya que Diego Royo le dejó a él solo al mando de lo que viene siendo la cuestión vocal. A lo largo del concierto es cierto que que Daniel (bajo) parecía como si estuviera en un segundo plano. Por otra parte, también nos hicieron bailar a ritmo de «A Brindar», una de las canciones más pegadizas de su primer disco Imbolc. Sin embargo, «Bestias Numidas», una canción de batalla, donde contaron en la grabación con la colaboración de José Broseta (Ópera Magna), fue donde más conexión tuvieron con su público. Con «Netón», una de las más potentes y con más fuerza de Belos, anunciaron que su actuación estaba llegando a su fin. Para despedirse escogieron un tema muy fiestero que les acompaña desde sus inicios, la archiconocida «Hidromiel», que todos querían escuchar.

Por último, solo quedaba por actuar la banda de Epic Metal Survael. Jugaban en casa y presentaban su disco «Savage Tales». En cuanto a la voz comentar que ha cambiado. En 2015 Marcos dejaba la formación, dando paso a que Miguel dejase de ser el bajista y se convirtiera definitivamente en el nuevo vocalista, lo que pudimos comprobar esa noche, ya que con anterioridad nosotros no hemos podido ver a la banda en directo con estos cambios. Esto ha hecho que Joaquín sea definitivamente el nuevo bajista. Con esto, tuvimos a una banda más sólida. Y ahora vamos al lío. Hicieron su entrada con una intro con la que nos adentraron a lo que veríamos después. Con «Green Eyes» basada en una leyenda de Bequer, se produjo un encuentro de bajo y guitarra. Más tarde las tres cuerdas bien alineadas dejan a Miguel en primera plana, donde pudo lucirse aún más. También se atrevieron con una versión de Immortal, «Tyrants», que supieron llevar a su terreno y hacerla suya. Con «Desperta Ferro», una de las canciones que les acompaña desde sus inicios, vimos a un público más entregado que alzaba el puño en alto en la parte más épica. Para cerrar eligieron «Go Back Home», con un final atronador, que vino muy bien para despedir el concierto, donde terminó acaparando la atención del vocalista.

Crónica por: Gloria A.B

Fotos por: Pedro Bao

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here