El pasado 13 de abril acudimos a la sala Galileo Galilei al concierto de Poncho K, con su gira “11 palos”. Ya estuvo tocando en Madrid, en febrero, donde además lo grabo para con un crowdfunding sacar “Un resplandor diferente”, Disco y DVD en directo.

A las 21:28, media hora más tarde de lo previsto, salieron con “Muero” y “El gallo de la veleta”. Esa tardanza se hizo notar en el público, hablando sin parar. En “Borracho de la madruga”, cuarto tema de la noche, Poncho se quedó en blanco un par de segundos y como la gente no estaba muy participativa, no se escuchó nada. Ya en “Romper a volar” es el propio cantante el que pide que quien no quiera escucharle que por favor abandone la sala, más que nada por la gente que si quiere hacerlo. Personalmente, me dio la sensación de que en la primera mitad del concierto hubo una gran desconexión por parte del público, aunque después de que él lo dijera todo dio un giro, se veía mucha más participación.

“No me sale del coño” es la más destacada de antes del Bis, en mi opinión. Luego Poncho sale acompañado de su guitarra a cantar “Laureles”. Y seguidamente “Magia Pura”, ahora si con el resto de músicos, donde la gente aunque aplauden tímidamente, se les escucha cantar y terminan el tema ellos solos prácticamente. A continuación Poncho abandona el escenario y los músicos empiezan a tocar “El último sol”, todo el mundo se emociona al oírlo, pero acaban ofreciendo “Una historia con las manos”, y a nadie le importa, ya que se escucha a todos los espectadores a viva voz. El vocalista informa que ahora está mucho menos nervioso pero ha habido un momento que lo ha pasado peor. Seguidamente llegan “Arrebatos de primavera”, que parece una de las preferidas no solo por los cantos sino que al terminar la canción corean su nombre; “La niña del caracol”, que dice que hace mucho que no la canta; “Pescaitos” que aunque es de sus primeros discos, nadie se ha olvidado de ella; entre otras. Además de “El último sol” que la termina cantando.

Y termina con “Al trote” y “De sereno”, no puede terminar mejor la noche, terminan por todo lo alto. El público a pesar de las dos horas de actuación se queda insatisfecho puesto que no para de aclamarles y hasta hay un momento que parece que vuelven a salir.

Crónica por: Itziar Donaire
Fotos por: j.m.donaire

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here