Uno podría esperar una noche tranquila en la sala Caracol teniendo en cuenta que era martes y que mucha gente podría estar de vacaciones. Sin embargo, la cita con Myrath en Madrid tuvo éxito y fue bastante concurrida. Se nota la popularidad de Myrath a nivel internacional y su fama ascendente. Pero antes de disfrutar de su original propuesta, tocaba escuchar lo que tenía que ofrecer el combo francés Manigance.

Maningance se encargaron de abrir. Este grupo proviene de Aquitania, y tiene una trayectoria considerable a sus espaldas, incluyendo 6 discos de estudio y uno en directo. También hay que señalar la voz de Carine Pinto, una voz femenina muy precisa. La fórmula de Manigance es una mezcla de power metal, algo progresivo y heavy metal clásico. Esa noche Manigance nos presentó en su setlist temas como: “Face contre terre”, “Lion-Di-ci”, “Volte face”, “Pur sang”, “Machination” o “Larme de l’universe”.

La actuación de Manigance fue correcta, pero no destacable. Es cierto que siempre es difícil el papel de telonero.
Para empezar, como puntos positivos destacaría la simpatía de los componentes y sus ganas de agradar, lo movidos que eran los guitarristas, y sobre todo la calidad técnica de uno de ellos, Bruno Ramos. Lo peor de su actuación fue el papel que hizo su vocalista, le faltaba fuerza y parecía un poco fuera del escenario. Además el sonido no les acompañó, con lo cual el resultado final se vio algo afectado, aunque a medida que avanzaban los temas iban mejorando. Para acabar, las canciones eran mayoritariamente en francés. En resumen, Manigance ofrecieron una actuación correcta, destacando el papel de las guitarristas.

Tras la actuación de los aquitanos, la decoración del escenario de la sala adquirió tintes árabes, lo que presagiaba la pronta aparición de los tunecinos Myrath. Por si algún despistado no les conoce, este grupo es el resultado de mezclar en una cocktelera muchas dosis de metal, una buena cantididad de música tradicional tunecina y unas gotas de progresivo. No son la única banda que propone algo similar pero resultan originales porque tampoco abundan, y encima los chicos de Myrath lo hacen de lujo. Otro plus de originaliad es la bailarina de la danza del vientre que les acompaña en el escenario durante algunos cuantos temas.

A diferencia del caso anterior, el sonido estuvo a su favor durante la actuación, dejando al margen que se echaba de menos algo más de volumen para el vocalista. Por lo demás, todos los músicos hicieron un papel muy bueno a nivel técnico, y el cantante, Zaher Zorgati, demostró ser un buen frontman que además de tener buena voz sabe animar al público y llevar buena parte del peso de la actuación.

En cuanto al repertorio, tuvimos ocasión de disfrutar de temas ya conocidos, pero también de tres temas del que será su próximo disco y que tuvieron el detalle de adelantar en directo. Estos últimos fueron “Born to survive”, “Dance” y “No holding back”. Dentro de los temas de sus anteriores discos sonaron algunos como “Wide shut”, “Endure the silence”, “Merciless times”, “Storm of lies” o “Tales of the Sands”, aunque las que merecen mención especial son “Madness”, “Get your freedom back” y “The unburnt”. La primera de ellas animó bastante al público a cantar, la segunda tenía un mensaje de denuncia al terrorismo y al fanatismo, y la última, su guiño a la saga Canción de hielo y fuego , más conocida como Juego de Tronos. Es un tema que toca la fibra sensible de los fans, y que da lugar a momentos curiosos como que una chica de la primera fila le acercase un libro de la saga a Zaher y éste lo cogiese unos instantes.

En resumen, Myrath nos regaló casi hora y media de su peculiar mezcolanza musical y dejó satisfechos a los asistentes, probablemente con ganas de más. Afortunadamente prometieron volver por España cuando toque presentar su próximo disco, así que tendremos ocasión de volverles a vero.

Crónica por: Endika TL
Fotos por: Eduardo Barbuzano

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here